RAGUSA

Ragusa

Vistas de la ciudad de Ragusa
Ir a:

Bienvenido a Ragusa, la unión de Ragusa Superiore y Ragusa Ibla.

Ragusa es la ciudad de dos almas: la ciudad moderna y antigua de Ibla, su salón barroco.

Esta dualidad deriva del famoso terremoto de 1693, que arrasó la ciudad.

Situada entre las cumbres rocosas al noroeste de Módica, Ragusa es una ciudad con dos caras.

En la cima de la colina se encuentra Ragusa Superiore, una ajetreada ciudad de trabajo con sensatas calles cuadriculadas y todos los atributos de una moderna capital de provincia, mientras que en la ladera de la colina, más abajo, se encuentra Ragusa Ibla.

Esta zona inclinada de callejones enmarañados, casas de piedra gris y palacios barrocos en bonitas plazas es el centro histórico de Ragusa y es bastante magnífico.

Como todas las ciudades de la región, Ragusa Ibla (la ciudad vieja) se derrumbó tras el terremoto de 1693 y se construyó una nueva ciudad, Ragusa Superiore, en una meseta superior.

Pero la antigua aristocracia se resistió a abandonar los palacios tambaleantes y reconstruyó Ragusa Ibla exactamente en el mismo lugar.

En la reconstrucción, esta parte de la ciudad fue especialmente cuidada para crear un estilo único en su tipo y en el mundo, caracterizado por el uso de la piedra local y la inspiración de los artistas que desarrollaron el estilo barroco, utilizado con el tiempo, haciendo los edificios e iglesias son únicos.

vistas de ragusa ibla desde ragusa superior

Las dos ciudades se fusionaron en 1927, convirtiéndose en la capital de la provincia en detrimento de Modica.

No es justo dejar fuera de ningún recorrido por Sicilia la ciudad de Ragusa.

Una “isla dentro de la isla” como la denominan los que la conocen bien, por tratarse de una provincia tradicionalmente ajena al movimiento urbano de las masificadas Palermo y Catania.

Las casas se encaraman en la colina Iblea, luchando por no precipitarse, aferradas a la tierra.

Las obras maestras arquitectónicas construidas después del terremoto, junto con todos los presentes en Val di Noto, fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2002.

RAGUSA SUPERIORE

Una de las mejores razones para subir a la mitad moderna y menos atractiva de Ragusa es volver a bajar.

Se tarda una media hora en bajar por la Salita Commendatore, un paso sinuoso de escaleras y arcos estrechos que lleva a Ragusa Ibla pasando por la Chiesa di Santa Maria delle Scale, una iglesia del siglo XV con unas vistas impresionantes.

Para llegar a la Salita, hay que seguir el Corso Italia hacia el este y luego tomar la Via XXIV Maggio.

puentes que unen ragusa superiore con ragusa ibla

Podemos iniciar nuestra visita a Ragusa en la via Roma, centro comercial de la ciudad moderna donde nos dejará el autobús de Palermo o Catania.

En uno de los pisos del hotel Mediterráneo (con acceso por la via Natalelli) encontramos el Museo Arqueológico enclavado sobre los yacimientos del período prehistórico, entre los que abundan los pertenecientes a la Edad de Bronce (1800-1400 a.C.) que testimonian la presencia de una serie de poblados siculos.

Podemos iniciar nuestra visita a Ragusa en la via Roma, centro comercial de la ciudad moderna donde nos dejará el autobús de Palermo o Catania.

En uno de los pisos del hotel Mediterráneo (con acceso por la via Natalelli) encontramos el Museo Arqueológico enclavado sobre los yacimientos del período prehistórico, entre los que abundan los pertenecientes a la Edad de Bronce (1800-1400 a.C.) que testimonian la presencia de una serie de poblados siculos.

Saliendo del museo tenemos enfrente el valle de S. Domenica, atravesado por tres puentes que unen la Ragusa del settecento con la del novecento.

El que está en el centro, el puente viejo (actualmente abierto sólo para peatones) fue construido por el padre Cappuccino 1835.

Volviendo a vía Roma, y andando en dirección norte, encontramos el corso Italia, que atraviesa Ragusa en dirección este-oeste.

Cruzando el corso Italia, en el número 109 podemos admirar el palazzo Schinina, restaurado recientemente y actual sede del obispado.

Al fondo de la via Roma en dirección norte llegamos a la rotonda, desde la que se puede disfrutar de una interesante vista del valle del S. Leonardo, ejemplo de valle de cañón típico de los Iblei.

Volviendo atrás y bajando por el corso Italia llegaremos a la piazza S. Giovanni.

La principal atracción de la Ragusa superior es la Cattedrale di San Giovanni Battista, una enorme iglesia del siglo XIX cuya fachada, muy ornamentada, se ve realzada por el bonito campanario de Mario Spada.

La catedral de S. Giovanni Battista se inició en 1706 y después de varias interrupciones fue finalizada y consagrada en 1778.

Es obra de dos maestros constructores: Mario Spata y Rosario Boscarino.

Su amplia fachada barroca tiene tres portales, el central ornamentado con tres estatuas que representan la Immacolata, el Battista y S. Giovanni Evangelista.

vista general de ragusa superiore

Tiene interés, siempre en la fachada, el reloj solar recientemente restaurado.

El interior, de tres naves en cruz latina, está ornamentado con fastuosos estucos.

La estatua del santo en piedra pece (piedra calcárea con betún) (1513) es obra de Angelo Rocchetti y proviene del antiguo templo dedicado al santo, destruido en el terremoto de 1693.

Por su parte, la talla de madera (1858) que se saca en procesión por la fiesta del patrono el 29 de agosto, con gran participación del pueblo, es obra del ragusano Carmelo Licitra, llamado “Giuppino”.

En el interior de la catedral también se conservan varios cuadros entre los que destaca Cristo del Manno, S. Filippo Neri del Conca, i S. Gregorio Magno de Paolo Vetri.

Cerca de allí, bajo el Ponte Nuovo, el Museo Arqueológico Ibleo, un tanto abandonado, alberga notables hallazgos del asentamiento griego de Kamarina, del siglo VI a.C., en la costa.

Tiene interés, siempre en la fachada, el reloj solar recientemente restaurado.

El interior, de tres naves en cruz latina, está ornamentado con fastuosos estucos.

La estatua del santo en piedra pece (piedra calcárea con betún) (1513) es obra de Angelo Rocchetti y proviene del antiguo templo dedicado al santo, destruido en el terremoto de 1693.

Por su parte, la talla de madera (1858) que se saca en procesión por la fiesta del patrono el 29 de agosto, con gran participación del pueblo, es obra del ragusano Carmelo Licitra, llamado “Giuppino”.

En el interior de la catedral también se conservan varios cuadros entre los que destaca Cristo del Manno, S. Filippo Neri del Conca, i S. Gregorio Magno de Paolo Vetri.

Cerca de allí, bajo el Ponte Nuovo, el Museo Arqueológico Ibleo, un tanto abandonado, alberga notables hallazgos del asentamiento griego de Kamarina, del siglo VI a.C., en la costa.

museo ibleo de ragusa superior

El museo Arqueologico Ibleo ocupa el primer piso del Palacio del Mediterráneo en via Natalelli.

Tiene secciones dedicadas a la estación prehistórica, Camarina, asentamientos sicilianos arcaicos y clásicos, centros helenísticos, asentamientos romanos tardíos.

La estela dedicada al Guerrero de Castiglione es interesante y muy valiosa, se muestra en la sección de las áreas habitadas de Sicilia.

Conmemora al soldado Pirrinoi probablemente al acecho en Castiglione en las montañas Iblei para proteger la ciudad de Camarina alrededor del siglo VI. A.C.

Es un bajorrelieve en una sola losa local de piedra caliza, que representa a un guerrero armado a caballo.

Explican que la importancia de este hallazgo radica en el grabado en caracteres griegos y en el dialecto dórico, relacionado con una personalidad probablemente indígena.

Al lado de la catedral, en el corso Italia, protegido con andamios por motivos de seguridad, pues habían caído algunos trozos de la cornisa, está el Collegio di Maria, construido el 1796 por D. Felicia Schinina.

El interior, de planta central, conserva cuadros de Tommaso Pollaci.

Bajando por corso Italia se encuentran algunos bellos palacios del settecento entre los que destaca el Palazzo Lupis, notable por sus estupendas ménsolas.

Una vez en piazza Matteotti, a la izquierda tenemos el Palazzo delle Poste y en la misma calle el Palazzo del Comune (1880), ampliado en 1929 para acoger la Prefettura.

En el interior del salón de recepciones se pueden contemplar frescos de Duilio Cambelotti (1933).

Bajando se cruza la via S. Vito, que conduce al puente “nuovissimo” (1964) que cruza el valle de S. Domenica. (A unos 100 m, en la esquina con corso Vittorio Veneto se encuentra el Palazzo Zacco, barroco, con las ménsolas de los balcones ricamente decoradas.

Si continuamos bajando por corso Italia, en el número 35 está el Palazzo Bertini con sus famosas máscaras grotescas puestas como clave de bóveda sobre tres ventanas, objeto de frecuentes tomas fotográficas.

Siempre bajando, a mano derecha cruzamos la via Scuole, que conduce a la iglesia del Carmine, fundada en 1560.

La iglesia, que fue reconstruida en el settecento, fue derruida en los años 50 y en su lugar hay un moderno santuario.

El corso Italia empalma aquí con la via XXIV Maggio y enseguida a la izquierda encontramos un quiosco construido en 1838 en agradecimiento a la Madonna por haber acabado con la epidemia de cólera, justo al abrigo de la casa del doctor Giuseppe Carbonaro, que con tanta valentía trabajó para combatir la enfermedad.

Hemos llegado al corso Mazzini, calle serpenteante que nos lleva a Ragusa Ibla, y enseguida a la derecha está la iglesia de S. Maria delle Scale o delle Cateratte.

Reconstruida después del terremoto del 1693, y que conserva, de la primera iglesia del 400 y del Renacimiento, un púlpito gótico en el exterior así como capillas gótico-catalanas y del Renacimiento en el interior.

A destacar un relieve polícromado de terracota, recientemente restaurado, que representa el tránsito de la virgen de escuela gaginesca (1538).

Desde la iglesia se puede admirar uno de los más bellos panoramas de Ragusa Ibla.

RAGUSA INFERIOR 

Ragusa Iblea

Iblea es Ragusa, porque no hay una, sino dos ciudades, la primera es la nueva, moderna y fácil, organizada y comercial.

La segunda es más íntima, más característica, y es la que más buscan los turistas.

Ciudad del Barroco, porque también fue destruida por el terremoto de 1693, y reconstruida por el arquitecto Gagliardi, príncipe ya entrenado de la arquitectura experimental de Noto.

Debido a su posición, Ragusa Ibla sorprende y fascina, pequeños grupos de casas que se aferran a las espuelas rocosas, casi pareciendo caerse.

Ragusa Ibla es un placer para pasear, sus laberínticas callejuelas se entrelazan con los palacios de color gris rocoso para abrirse a hermosas plazas bañadas por el sol.

Calles, callejones y espacios abiertos, casas e iglesias, todo parece ser puesto allí con cuidado, como una cuna diseñada por un maestro artesano.

La Basílica de San Giorgio domina el paisaje desde arriba, estrictamente en estilo barroco, corona la vista que sube a la plaza ligeramente inclinada.

que ver en ragusa ibla

Otros monumentos de Ragusa Ibla que vale la pena visitar son la Iglesia de San Giuseppe y el portal de San Giorgio.

Es fácil perderse, pero nunca hay que equivocarse demasiado, y tarde o temprano acabará en la Piazza Duomo, la sublime plaza central de Ragusa.

Frente a la plaza, en el Corso XXV Aprile, se encuentra el Palazzo Arezzo di Trifiletti, construido entre el siglo XVII y principios del XIX.

Las visitas guiadas a este palacio aristocrático incluyen su salón de baile, adornado con raras mayólicas napolitanas de finales del siglo XVIII y luminosos frescos del siglo XIX que nunca han necesitado ser retocados.

Frente al palacio, la calle Novelli conduce a la entrada del precioso Teatro Donnafugata, un teatro con 99 asientos que parece una gran ópera italiana en miniatura.

El teatro es una de las paradas del recorrido a pie A Porte Aperte de Ragusa Ibla.

La calle Novelli conduce a la calle Orfanotrofio, donde se encuentra Cinabro Carrettieri, el colorido taller de los mundialmente famosos artesanos de carros sicilianos Biagio Castilletti y Damiano Rotella.

La calle continúa hacia el sur hasta el Corso XXV Aprile, donde se encuentra una llamativa iglesia Gagliardi, la elíptica Chiesa di San Giuseppe, cuya cúpula está adornada por el fresco Gloria di San Benedetto (Gloria de San Benito, 1793) de Sebastiano Lo Monaco.

En el otro extremo de Ragusa Ibla, llegamos a la Piazza della Repubblica, dominada por la Chiesa delle Santissime Anime del Purgatorio es una de las pocas iglesias de la ciudad que ha sobrevivido al gran terremoto de 1693, que tiene un hermoso portal barroco en la fachada.

Entre para admirar el Anime in Purgatorio (Almas del Purgatorio; 1800) de Francesco Manno en el altar principal.

Continuando ahora en Corso Italia, llegamos a Corso Mazzini que se une, a través de un camino tortuoso, Ragusa Superiore con Ragusa Inferiore o Ibla, a los que también se puede acceder a través de tres puentes (Vecchio o dei Cappuccini, Nuovo y Giovanni XXIII), o bajando una escalera de cientos de escalones de largo.

cupula de la catedral de san giorgio en ragusa

Aquí, en la frontera entre los dos centros de la ciudad, encontramos la IGLESIA DE SANTA MARIA LE ESCALA construida entre los siglos XV y XVI, y reconstruida después de 1693.

En el interior, todavía hay elementos del diseño antiguo: los tres portales góticos catalanes en la nave derecha y, en la última capilla de esta misma nave, otro portal con formas renacentistas refinadas y elegantes.

Esta ciudad de 1000 iglesias, que está extrañamente ubicada más baja que la moderna, nos gusta cada vez más.

A partir de aquí, comenzando en la subida del Commendatore, aquí está el BARROCO, típicamente exuberante en sus formas, del Palazzo Cosentini y el Palazzo della Cancelleria (siglo XVIII).

Aquí también está la iglesia de Santa Maria dell’Idria, parece majestuosa cerca de estos callejones, fundada por los Caballeros de Malta en el siglo. XVII, con un campanario original, cubierto con cerámica de Caltagirone.

Dentro de un lienzo que representa a San Giuliano se le atribuye a Mattia Preti.

banderas de italia y sicilia en ragusa

Siguiendo la calle del mercado, pero también por otras calles cercanas, regresamos finalmente frente a la Iglesia de San Giorgio.

Paremos a tomar una granita admirando la Piazza Duomo y bajemos por la zona peatonal, nos encontraremos con el CÍRCULO DE CONVERSACIÓN.

Desde el exterior nos asomamos a una sala e imaginamos cómo debería animarse este lugar de encuentro, donde la burguesía académica local discutió con la ambición de tener la solución para todo.

Más adelante, de forma similar a la iglesia de San Giorgio, encontramos la iglesia de San Giuseppe, dentro de la cual hay una estatua artística de plata del siglo XVII.

La cercana iglesia normanda de Sant’Antonio conserva el portal gótico en la fachada; el de la sacristía es barroco.

Yendo a la izquierda, encontramos la Iglesia de la Inmaculada Concepción con otro hermoso portal del siglo XIV, mientras que cerca de las antiguas murallas llamadas bizantinas, la iglesia del Señor Encontrado nos espera, reconstruida entre el siglo XVIII y XIX.

Una hermosa pintura, la Madonna del Carmine, de Vito D’Anna, se encuentra en la iglesia de Santa Maria di Valverde.

Que ver en Ragusa Ibla

VÍA ESCALA

Hablando de subidas, callejones e irregularidades extraordinarias: tuve mi primer acercamiento a Ragusa Ibla cuando subí los pocos escalones que llevan a la entrada de la Iglesia del Anime Sante del Purgatorio.

Frente a la iglesia, de hecho, se abre la pequeña Via Scale: frente a ella es la mejor manera de entrar y conocer hermosos edificios como el Palazzo della Cancelleria y la Iglesia de Santa Maria dell’Itria.

El encanto de esta calle reside en todas las preguntas que te harás mientras observas la posición de las casas y te preguntas cómo debe ser vivir dentro de algo que, en sí mismo, es Patrimonio absoluto, incluso antes de ser declarado por la UNESCO.

La belleza y la armoniosa convivencia entre los edificios históricos, importantes, muy decorados, y las casas que parecen tan frágiles, casi como si un golpe de viento bastara para llevárselas, te dejara sin palabras.

Ragusa es el retrato de la Sicilia que enamora, tardarás un momento en entender por qué.

duomo de San giorgio en ragusa iblea

LA CATEDRAL DE SAN GIORGIO Y SU PLAZA

En la plaza de la Catedral de San Giorgio donde, además de la Catedral, cualquier otro edificio merecería un libro de fotos.

Construido según un diseño de Rosario Gagliardi, entre 1739 y 1775, el barroco siciliano explota aquí en todo su esplendor.

El Duomo es el que habrás visto en la mayoría de las fotos que representan a Ragusa Ibla y es objetivamente grandioso.

En el extremo superior de la inclinada Piazza Duomo se encuentra el orgullo de la ciudad, la catedral de San giorgio de mediados del siglo XVIII con una magnífica cúpula neoclásica y vidrieras.

La hermosa fachada escenográfica se caracteriza por columnas yuxtapuestas y superpuestas, con el cuerpo central que se extiende hacia arriba.

Esta extravagante fachada convexa, uno de los mejores logros de Rosario Gagliardi, se eleva como un pastel de bodas de tres pisos, sostenido por columnas corintias que se estrechan gradualmente y salpicado de cornisas salientes.

El interior no es tan suntuoso, tiene tres naves, divididas por pilares sólidos, tres pinturas bien hechas son de Vito D’Anna.

En el tesoro se conservan objetos de plata de gran valor y hay dos cuadros de Dario Guerci y una estatua de San Jorge a caballo.

Direcciön: Piazza Duomo Ragusa Ibla Horas: 10 am-1pm y 3-6.30pm de abril a octubre y diciembre, horario reducido el resto del año

cupula San Giuseppe ragusa

LA IGLESIA DE SAN GIUSEPPE Y LOS PALACIOS BARROCOS

Siguiendo, se encontrará con otra iglesia en la que es imposible no fijarse, a pesar de su posición más retirada: la Iglesia de San Giuseppe.

Construida entre 1756 y 1796, esta elegante iglesia fue encargada por la rica orden benedictina.

En el interior, dirija su mirada hacia arriba para apreciar el fresco de Sebastiano Lo Monaco de la Gloria di San Benedetto (Gloria de San Benito; 1793), que decora la cúpula.

Como era habitual en la época, el interior elíptico se diseñó para que las monjas de clausura -que observaban la misa desde los discretos balcones enrejados de arriba- pudieran observar mejor el servicio.

Al volver a la calle te darás cuenta de que el centro de Ragusa Ibla es todo esto: una sucesión de majestuosos y elegantes palacios, enriquecidos por irrepetibles decoraciones barrocas.

Una galería al aire libre de preciosa arquitectura, cercano esta el palacio del Circolo di Conversazione, llama la atención por sus paredes azules.

Dirección: Plaza Pola Ragusa Ibla Horario: De 9:00 a 12:30 y de 15:00 a 19:00 todos los días de junio a septiembre, horario reducido el resto del año

la iglesia del Purgatorio de ragusa

Chiesa delle Santissime Anime del Purgatorio

Consagrada en 1658, la iglesia del Purgatorio sobrevivió milagrosamente al terremoto de 1693 antes de ser retocada y ampliada el siglo siguiente.

Estas adiciones del siglo XVIII incluyen el campanario y la fachada, las dos puertas falsas de esta última son un recordatorio constante de que sólo hay un camino al cielo.

Si se cruza la puerta derecha, se verá recompensado con el Anime in Purgatorio (Almas en el Purgatorio; 1800) de Francesco Manno, situado en el altar mayor.

La plaza que da a la iglesia se conoce localmente como Piazza degli Archi (Plaza de los Arcos), llamada así por el acueducto que pasaba por aquí antes del terremoto de 1693.

Dirección: Piazza della Repubblica Ragusa Ibla Tel: 0932 62 18 55 Horario: De 10:00 a 19:00 horas todos los días de junio a septiembre, horario reducido el resto del año

Portale San Giorgio Vecchio ragusa

Portale San Giorgio Vecchio

En la calle, a la derecha de la entrada del Giardino Ibleo, hay que echar un vistazo al portal gótico catalán de lo que fue la gran Chiesa di San Giorgio Vecchio, ahora en gran parte en ruinas.

El luneto presenta un interesante bajorrelieve de San Jorge matando al dragón.

Dirección: Vía de los Normandos Ragusa Ibla

Palacio Arezzo de Trifiletti

Si le apetece husmear en las dependencias privadas de una familia aristocrática, Domenico Arezzo ofrece visitas guiadas al palacio de su familia, construido entre el siglo XVII y principios del XIX y situado frente a la Piazza del Duomo.

La visita incluye el salón de baile, adornado con una rara mayólica napolitana de finales del siglo XVIII y luminosos frescos del siglo XIX que nunca han necesitado ser retocados.

Se ofrecen sesiones de aperitivo y degustaciones de vinos y especialidades locales, que deben reservarse con al menos un día de antelación.

Antes de marcharse, no deje de consultar el impresionante árbol genealógico de Domenico, que se remonta a sus antepasados hasta 1130.

Dirección: Corso XXV Aprile 4 Ragusa Ibla Tel: 339 4000013 eventipalazzoarezzo@gmail.com Visita el sitio web Horarios: visitas guiadas 10. 30h a 19h todos los días de junio a septiembre, con cita previa el resto del año Precio: Visita de 20 minutos 5€, visita y aperitivo 15-40€

teatro donnafugata de ragusa

Teatro Donnafugata

Construido en los “bassi” (viviendas de la clase trabajadora) del palacio de una familia noble, este teatro-joya parece un gran teatro de ópera italiano en miniatura.

Aunque sólo tiene capacidad para 99 personas, cuenta con todos los adornos: asientos de parterre y de palco, una acústica impecable, un escenario de 5×7 metros y un foso de orquesta lo suficientemente grande para un piano o un cuarteto.

De abril a octubre, el teatro es una de las paradas del recorrido a pie A Porte Aperte.

También puede consultar el sitio web para conocer las próximas representaciones, que se celebran durante todo el año.

Dirección: Via Novelli 3 Ragusa Ibla Tel: 334 2208186 Visita el sitio web Horarios: visitas guiadas Abr-Oct, espectáculos todo el año Precio: visita guiada 10 €

Cinabro Carrettieri ragusa

Cinabro Carrettieri

Biagio Castilletti y Damiano Rotella son dos de los pocos maestros artesanos que siguen fabricando carretti siciliani (carros tradicionales sicilianos) a la manera tradicional.

Su habilidad con los atrevidos colores sicilianos no pasó desapercibida para los diseñadores italianos Dolce & Gabbana, que les encargaron la creación de las ilustraciones de su propia línea de electrodomésticos Smeg.

Las visitas guiadas al taller (en italiano) incluyen un breve vídeo histórico con subtítulos en inglés.

Aunque no es obligatorio reservar con antelación, se recomienda hacerlo.

Si le apetece probar este género tradicional de la pintura siciliana, puede participar en un taller de pintura in situ (40 €), también en italiano. Los talleres, de un mínimo de dos horas, deben reservarse con unos días de antelación, por correo electrónico o por teléfono. Los niños son bienvenidos.

Dirección: Vía Orfanotrofio 22 Ragusa Ibla Tel: 340 8444804 info@cinabrocarrettieri.it Visita el sitio web Horario: 10. 30am-9pm Precio:15/30min visita guiada €3/5

EL JARDÍN IBLEO ragusa

EL JARDÍN DEL IBLEO

La última parada en Ibla que sugiero en este pequeño itinerario sobre qué ver en Ragusa es el Jardín Hibelino.

En el extremo oriental del casco antiguo se encuentra el Giardino Ibleo, un agradable jardín público trazado en el siglo XIX que es perfecto para un almuerzo de picnic.

Un pequeño oasis donde dialogan armoniosamente el barroco, las flores y los matices orientales.

Después de tanto caminar, un momento de relajación sentado en un banco entre hileras de palmeras y coloridos parterres sólo puede hacerte bien.

Dentro del jardín encontrará un par de pequeñas iglesias, algunos monumentos y un extraordinario mirador desde el que podrá admirar las colinas (y sentarse en un banco de nuevo, si siente la necesidad).

Es agradable y relajante pasear admirando las hermosas vistas.

Cerca del jardín, también están las excavaciones arqueológicas de Ragusa Ibla, que han sacado a la luz muchos hallazgos de la antigua Hybla.

Muchos, al ver palmeras y monumentos, sin duda lo reconocerán como uno de los lugares de excelencia de la ficción del Comisario Montalbano.

La serie que convierte las páginas de Andrea Camilleri en una película transforma los amarillos y los misterios en colores y sonrisas, la magia natural de un lugar fascinante.

Dirección: Plaza Odierna Ragusa Ibla Tel: 0932 65 23 74

Qué ver en Ragusa Superiore

CORSO ITALIA

A la entrada del Giardino Ibleo se puede subir al pequeño autobús que, alejándose del intrincado mundo de Ragusa Ibla, le llevará al centro histórico de Ragusa.

El primer impacto lo tendrá con Corso Italia, una de las principales calles de la ciudad.

A veces te llamarán la atención las repentinas salpicaduras de color que destacan sobre toda esa piedra de color claro.

Cattedrale di San Giovanni Battista

Otro punto de interés es la hermosa CATEDRAL SAN GIOVANNI BATTISTA que se eleva imponentemente en la intersección de las dos avenidas principales de Ragusa superior, a través de Roma y Corso Italia.

De repente hay que abandonar momentáneamente el recorrido lineal (y cuesta arriba) por Corso Italia para entrar en una plaza que no es muy bonita, la verdad, pero sólo porque está desfigurada por una especie de ecomonstruo en uno de sus cuatro lados, sin embargo, cualquier guía sobre qué ver en Ragusa te sugerirá que tienes que ir a esa plaza.

Una elegante plaza adosada da paso a la ornamentada fachada, asimétrica por el bonito campanario de Mario Spada.

Se pueden subir los 129 escalones de este último para disfrutar de una hermosa vista de la ciudad.

Allí le espera, de hecho, una de las iglesias más bellas e importantes de la ciudad: la Catedral de San Giovanni Battista.

Ahí está, brillante e imponente en lo alto de su escalera, alzándose orgulloso frente al horror arquitectónico que han construido frente a él.

Fue construida a partir de 1694 y tiene una gran terraza con vistas a la Piazza San Giovanni.

La fachada grande y animada está flanqueada por un enorme campanario que termina en una cúspide, recientemente restaurada.

En el interior, con tres naves, las capillas del siglo XIX están decoradas con estucos finos.

Dirección: Piazza San Giovanni Ragusa Superiore Tel: 0932 62 15 99 Visita el sitio web Horario: De 10:00 a 20:00 horas todos los días de junio a septiembre, de 7:30 a 12:30 horas y de 15:00 a 19:00 horas de lunes a sábado. 30pm de lunes a sábado, 8.30am-12.30pm & 3-7pm el resto del año, campanario 9.30am-mediodía & 3-6.30pm de lunes a sábado Precio: campanario 2€

Museo Arqueológico Ibleo

Al sur de la catedral, junto a la Via Roma, se encuentra el Museo Arqueológico Ibleo, un importante aunque algo abandonado museo arqueológico que alberga hallazgos de la época prehistórica y del yacimiento griego de Kamarina, en la costa.

También son interesantes las cerámicas del centro de caravanas de Scornavacche, así como los restos del suelo de mosaico de Santa Croce Camerina, cerca del final del bucle alrededor del museo.

Dirección: Vía Natalelli Ragusa Superiore Tel: 0932 62 29 63 Horario: De 9 a 18.30 de lunes a sábado

LA IGLESIA DEL ECCE HOMO Y LAS CALLES INTERIORES DEL CENTRO DE RAGUSA

El Ecce Homo es otra hermosa iglesia que se alza majestuosa en un contexto urbano emblemático y fascinante.

Para verla hay que salir del Corso Italia y adentrarse en las calles laterales.

Se encontrará con una Ragusa con rasgos más populares y menos suntuosos.

Caminando por ella experimenté mil déjà vu: ese ambiente descuidado, esa sensación de dejadez casi hasta el abandono, esas imágenes de calles y edificios que “si estuvieran cuidados, mejor mantenidos y renovados…”.

En definitiva, encontré la sensación habitual que a veces te embarga cuando viajas por Sicilia.

Algo tan familiar, tan cercano e intrínseco que incluso es difícil de sacar y explicar.

LAS VISTAS DESDE LA IGLESIA DE SANTA MARIA DELLE SCALE

Volviendo, y luego descendiendo hacia Ragusa Ibla, no puedes evitar detenerte cientos de veces para tomar decenas de fotos de una de las vistas más hermosas de la ciudad.

En este sentido, la terraza de la iglesia de Santa Maria delle Scale es un punto privilegiado.

Podrás admirar Ragusa Ibla tal y como la has visto hasta ahora en casi todas las fotografías que la retratan desde lejos: recostada sobre la colina, con su forma irregular que parece no seguir ninguna lógica, los edificios que parecen apilados unos sobre otros y que esconden esa densa red de callejones, subidas y bajadas que antes mencionaba.

FESTIWALL RAGUSA

Si piensa en arte callejero, no se le ocurrirá pensar en Ragusa.

Sin embargo, esta bella ciudad barroca es una de las más importantes del sur de Italia en lo que a arte se refiere.

La ciudad está repleta de murales espectaculares, que adornan desde los laterales de las escuelas y los edificios de apartamentos hasta los tejados.

Gran parte es el legado de FestiWall, un festival de arte callejero que se celebro anualmente en Ragusa de 2015 a 2019.

Con el objetivo de embellecer los paisajes urbanos de Ragusa Superiore, el evento atrajo a algunos de los mejores talentos creativos del mundo.

Años más tarde, su producción creativa sigue viva, convirtiendo las calles mundanas en improbables puntos de interés creativo.

Entre las piezas más destacadas se encuentran The Farmer, del artista australiano Fintan Magee, la también siciliana Ficupala, del griego Dimitris Taxis, Ogni bene è mobile, del italiano afincado en Berlín Agostino Iacurci, y la conmovedora Preparato, del dúo holandés Telmo Pieper y Miel Krutzmann.

El sitio web de FestiWall ofrece un práctico mapa de todos los murales, que están dispersos por la ciudad.

Una de las obras que no aparece en el mapa es el tierno mural del artista australiano Guido Van Helton, que representa a una madre cuidando a dos bebés.

Situado a 750 metros al noreste de la estación de tren, la imponente obra se terminó en 2019 para celebrar los 40 años de la Associazione Volontari Italiani del Sangue (AVIS), la principal organización de donación de sangre sin ánimo de lucro de Italia.

Aquí os dejo una pequeña lista de alguno de los murales mas importantes:

Guido Van Helten caridad streetart ragusa festiwall

Mural de Guido Van Helten

Canalizando la iconografía clásica de la Caridad, esta poderosa representación de una madre siciliana atendiendo a dos bebés fue ejecutada por el artista callejero australiano Guido Van Helten en 2019.

El elevado mural se encargó para celebrar el 40º cumpleaños de la Associazione Volontari Italiani del Sangue (AVIS), la principal organización de donación de sangre sin ánimo de lucro de Italia.

Un segundo mural de Van Helten, titulado L’Attesa (La espera), está situado cerca, en la esquina de Via G Bruno y Via Vittorio Emanuele Orlando.
Ubicación: Via G Bruno, Ragusa Superiore

Agostino-Iacurci-Immobile-2015 streetart ragusa festiwall

Mural de Agostino Iacurci

El artista Agostino Iacurci, nacido en Italia y afincado en Berlín, es el autor de este voluptuoso mural de varias plantas.

Titulado immobile (Todo objeto es móvil), su representación de un huevo encaramado a una pila de objetos frágiles es una meditación sobre la precariedad de la belleza.

También es una reflexión sobre la fragilidad de la propia región, sus gentes y su patrimonio perpetuamente amenazados por los caprichos sísmicos de la tierra.

El mural está a 1,1 km al oeste de la terminal de autobuses de Ragusa.
Ubicación: cnr Via Anfuso & Viale Melilli, Ragusa Superiore

Daniel Eime streetart ragusa festiwall

Mural de Daniel Eime

Via Ludovico Ariosto alberga un llamativo mural de cuatro plantas de un anciano realizado por el artista callejero portugués Daniel Eime.

El retrato, que ilustra la habilidad de Eime para el estarcido y el fotorrealismo, se inspiró en una búsqueda aleatoria de imágenes en Internet sobre “Ludovico Ariosto” (el nombre de la calle y de su poeta epónimo).

La gente se pregunta si la figura es Gorbachov, Picasso o Hitchcock.

En realidad, no es ni nadie ni nadie.
Ubicación: Via Ludovico Ariosto, Ragusa Superiore

Telmo Miel streetart ragusa festiwall

Mural de Telmo Miel

Titulado Preparato (Preparado), este mural deliciosamente dulce y parcialmente abstracto de una madre y su hijo viajero de la época es obra del dúo holandés Telmo Pieper y Miel Krutzmann (alias Telmo Miel).

La obra fue realizada para la edición 2018 de FestiWall, un festival local de arte callejero que finaliza en 2019.

A su lado hay un mural abstracto del artista ruso Alexey Luka, también realizado para FestiWall en 2018.
Ubicación: cnr Via Canova & Via Pio La Torre, Ragusa Superiore

Dimitris Taxis ragusa streetart festiwall

Mural de Dimitris Taxis

Titulado Ficupala, este mural en bloque es obra del artista griego Dimitris Taxis.

La obra, inspirada estilísticamente en el arte del cómic y una oda a los paisajes sicilianos, fue ejecutada para la edición de 2018 del ya desaparecido FestiWall, un festival anual de arte callejero diseñado para embellecer los paisajes urbanos menos atractivos de Ragusa.

Se encuentra a 1,2 km al noroeste de la terminal de autobuses de Ragusa.
Ubicación: cnr Via G la Pira & Viale dei Platani, Ragusa Superiore

Pixel Pancho streetart ragusa festiwall

Mural de Pixel Pancho

Justo al suroeste de la estación de tren de Via Archimede se encuentra un doble retrato del artista turinés Pixel Pancho, famoso por explorar las dualidades de lo humano y lo robótico.

La presencia de las naranjas evoca una escena rural siciliana de una novela de Elio Vittorini.

El mural es uno de los muchos que hay en la ciudad creados especialmente para el ya desaparecido festival de arte callejero FestiWall.
Ubicación: Vía Sacra Famiglia, Ragusa Superiore

EXCURSIONES CERCANAS A RAGUSA

Ragusa, por sí sola, merece un viaje, pero también tiene lugares encantadores para visitar que están a menos de una hora.

esterior del castillo donnfugata ragusa

Castillo de Donnafugata

El castillo de Donnafugata se halla a 18 kilómetros de Ragusa, a mitad de la calle de los cinco “zucchi” que desde Castiglione baja a Camarina, rodeado de una rica campiña de algarrobos, caseríos y villas ottocentescas.

El nombre no tiene nada que ver con su aparente significado (“mujer secuestrada”) pero es probable que sea de origen árabe: ayn as jafat, que significa “fuente de salud”, ya que efectivamente existe una fuente cerca de la estación de ferrocarril.

Originalmente una torre de vigilancia medieval, el lugar fue ampliado por el noble Vincenzo Arezzo La Rocca, barón de Serri, que compró la finca en 1648.

Esta ampliación constituiría posteriormente el núcleo de la remodelación del castillo en el siglo XIX.

Ocupa una área de 2.500 m2 y se articula en 122 salas.

La fachada principal está ornamentada con un bello porche en estilo gótico-veneciano, ocho balcones dan acceso a la gran terraza sobre el porche.

Bellas ventanas bíforas embellecen las demás fachadas.

Entre las salas más importantes recordamos el salón de los blasones, con las paredes decoradas con:

  • los blasones de las familias sicilianas más importantes,
  • el salón de los espejos con ricos cortinajes que se alternan con espejos que revisten todas las paredes,
  • la sala de billar,
  • las habitaciones del obispo,
  • la pinacoteca,
  • la sala de música,
  • el salón de fumadores y
  • la biblioteca.

Es interesante notar el amplio uso de la piedra pece (piedra calcárea con betún) local para la pavimentación de las estancias.

El castillo está rodeado de un amplio parque de unas 8 hectáreas que el barón Corrado Arezzo, experto botánico, hizo arreglar con especies escogidas por él personalmente.

En el interior del parque hay varias construcciones que servían para hacer más agradable la estancia de los huéspedes del barón, entre las que están:

  • la coffee house, el templete,
  • el laberinto,
  • una cueva artificial que reproduce un ambiente cárstico,
  • algunos estanques y
  • varios jarrones de Caltagirone diseminados por el parque.

Hoy en día, la propiedad pertenece a la ciudad de Ragusa y sus suntuosas habitaciones y verdes terrenos (que incluyen un laberinto) están abiertos al público y merece la pena visitarlos.

El nuevo residente del castillo es la Collezione Gabriele Arezzo di Trifiletti, una extraordinaria colección de moda y vestuario considerada una de las mejores de Europa.

Abarcando desde el siglo XVI hasta el XX (la mayor parte data de los siglos XVIII y XIX), el acervo ofrece una lujosa visión de la antaño gloriosa cultura aristocrática de Sicilia.

De hecho, su valor hizo que se propusiera su traslado a la Galería del Traje del Palacio Pitti, en Florencia, sugerencia que fue rápidamente rechazada por el gobierno siciliano.

Entre las cerca de 3.000 piezas, que se exponen por turnos, se encuentran vestidos de baile, uniformes, corpiños, chemises, capas, chales, ropa interior, guantes, medias, velos, sombreros militares y eclesiásticos, zapatos, peines, dedales, bolsos, paraguas, artículos de cosmética y abanicos.

Estas son algunas las muchas posesiones preciadas se encuentra en el Castillo:

  • un vestido que perteneció al icono de la moda de la Belle Époque, Donna Franca Florio;
  • un raro traje de caza de finales del siglo XVII;
  • libreas del siglo XVIII usadas por los sirvientes de la nobleza siciliana;
  • el vestido que inspiró el famoso vestido de Claudia Cardinale en la película de Luchino Visconti Il Gattopardo (El Leopardo; 1963).
castillo donnafugata ragusa desde el aire

La forma más fácil de llegar al castillo es, con mucho, el coche.

Autotrasporti Tumino ofrece tres autobuses diarios de ida y vuelta entre la estación principal de autobuses de Ragusa y el Castello di Donnafugata (ida y vuelta: 4,80 euros).

El último autobús de vuelta a Ragusa sale a las 14.15 horas; consulte el sitio web de la compañía de autobuses para conocer todos los horarios.

De lunes a sábado, los trenes van de Ragusa a Donnafugata (de tres a cuatro diarios, de 20 a 25 minutos, 2,50 euros), desde donde hay un paseo de 600 metros hasta el castillo. Inconvenientemente, los autobuses y los trenes al castillo no funcionan los domingos.

Dirección: Contrada Donnafugataa tel: +3900932676500 Visita el sitio web Horario:9am-1pm & 2. 30-7pm Mar-Dom verano, 9am-1pm & 2-4.45pm Mar-Dom invierno Precio: adulto/reducido €6/3

atardecer en marina di ragusa

Marina de Ragusa

A pocos kilómetros de Ragusa en dirección sur, asomada al mar africano, se encuentra Marina de Ragusa, la antigua Mazzarelli, nombre árabe que significa “pequeño suburbio”.

Pueblo de pescadores, en su puerto se embarcaba todo lo que se producía en el interior de la provincia de Ragusa y estaba destinado a la exportación de cereales, quesos etc.

Fue dotado de una torre de vigilancia y defensa contra las incursiones piratas en el s. XVI.

Pero el verdadero desarrollo de Mazzarelli se inició hacia 1870 cuando en Ragusa se abrieron las primeras minas de alquitrán que, después de su extracción, era transportado por centenares de carreteros al cargador y de allí exportado y destinado a asfaltar las calles de todo el mundo: París, Berlín, Londres, Amsterdam, Buenos Aires, Pequín, etc.

La expansión se reanuda a partir de los años 60, cuando Marina Ragusa se convierte en lugar de veraneo.

Dotada de amplias playas con fina arena dorada, posee óptimas infraestructuras de ocio y buenos locales públicos.

Hoy es un importante punto de referencia para quién quiera pasar unas vacaciones en la playa.

playas de marina de ragusa

LAS PLAYAS DE MARINA DI RAGUSA

A una veintena de kilómetros de Ragusa se encuentra uno de los balnearios más famosos de Sicilia: Marina di Ragusa.

La playa de la ciudad es muy larga, en su fina arena hay lidos equipados y zonas de libre acceso.

Te advierto que en el mes de agosto habra gran masificación de gente así que tendrás que madrugar para coger sitio..

De hecho, la ciudad es famosa también por un turismo joven hecho de clubes y entretenimiento.

Modica… para probar el chocolate

A 31 minutos en coche y situada a una veintena de kilómetros de Ragusa, Modica es sin duda uno de los primeros destinos de la zona a visitar.

La elegancia de sus palacios barrocos, las calles, el centro histórico que se despliega a lo largo del Corso Umberto I, son sólo algunas de las razones que han convertido a la ciudad en uno de los municipios sicilianos Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en 2002.

Un manjar que no debe dejarse sin explorar es el chocolate, una verdadera especialidad que se presenta “al natural” o en las diversas fórmulas aromatizadas que hacen que lo mejor no sea degustarlo solo,

atardecer en playa de donnalucata

Donnalucata, la Marinella de Montalbano

Tal vez no todo el mundo haya oído hablar de Donnalucata, un pequeño pueblo escondido a sólo veinte kilómetros de Ragusa, pero estamos seguros de que muchos habrán admirado involuntariamente su belleza en la televisión.

El pueblo, de hecho, aparece con el nombre de Marinella en numerosas escenas de la premiada serie de televisión Il Commissario Montalbano, basada en los libros de Andrea Camilleri.

El Palazzo Mormino Penna, el edificio más importante de la ciudad, ha aparecido en varios episodios de la serie y sus playas de arena fina son un paraíso que no ha escapado a las cámaras.

Scicli, Vigata y el encanto de un pueblo enclavado en las rocas

A 32 minutos de Ragusa, podras conocer Scicli que al igual que Donnalucata, se encuentra a un cuarto de hora en coche, no ha escapado a la producción de la serie de televisión basada en las novelas de Camilleri, por lo que también aquí encontramos huellas del paso del comisario Montalbano.

El bello edificio del ayuntamiento, en la ficción, se convierte en el edificio de la comisaría de la imaginaria Vigata y el despacho que, en la serie, pertenece al alcalde es, de hecho, el despacho del jefe de la policía municipal.

Pero no es sólo la fama que le da la televisión lo que hace mágico a Scicli: este pueblo aparece desde arriba como enclavado en la piedra caliza, donde las casas brotan directamente de la roca en un admirable ejemplo de arquitectura orgánica “involuntaria”.

punta secca sicilia

Punta Secca y Scoglitti, las playas más bonitas de Sicilia

Unas vacaciones en Sicilia no pueden ignorar el mar y las hermosas playas que ofrece la región. Con sólo veinte o treinta minutos en coche llegamos a las playas de Punta Secca y Scoglitti.

El primero es conocido, como los dos municipios presentados anteriormente, por haber sido escenario del rodaje del comisario Montalbano.

Aquí, de hecho, se encuentra la espléndida villa en la que vive el Comisario y desde cuya terraza se asoma a menudo para meditar.

Más allá de la ficción, sin embargo, el verdadero atractivo de Punta Secca siguen siendo las hermosas playas de arena, libres y seguras, y ese ambiente sencillo, de pequeño pueblo de pescadores, que no se ha visto afectado por la repentina fama.

Ragusa con niños

Playas y excursiones en los alrededores de Ragusa para viajar con niños

Aqui tienes muchas ideas interesantes sobre qué hacer y ver en Ragusa con niños:

¡desde las playas más bonitas hasta excursiones para hacer en un día!

En definitiva, una serie de consejos prácticos de quienes, como siempre, los probaron en primera persona.

Alquilar un coche, seria una de las mejores opciones para poder estar liberado de horarios, y después de esto nos dirigimos a Marina di Ragusa.

Marina di Ragusa tiene una hermosa playa en la ciudad, de agua realmente limpia y siempre acariciada por una agradable brisa.

Por la tarde, el paseo marítimo se convierte en un río de gente hasta altas horas de la noche (o de la mañana…), ideal para dar bonitos paseos y comer bien en los numerosos restaurantes.

Nuestros lugares favoritos en Ragusa con niños

El mar es hermoso en todas partes, pero estos son los lugares que recomendaría:

Punta Secca:

A 7 km de Marina di Ragusa es, con diferencia, el lugar que más me ha gustado.

Pequeño país (fracción de Santa Croce Camerina), con una hermosa playa de arena nunca demasiado llena de gente y un hermoso mar cristalino.

Un pequeño puerto poético, el faro que domina una pequeña plaza y luego la famosa casa del comisario Montalbano, que sin duda ha hecho famoso este lugar.

Hay muchos “lugares de Montalbano” en los alrededores:

  • Ragusa Ibla,
  • Donnalucata,
  • Comiso,
  • Scicli.

Hay algunos lugares donde se puede comer pescado y pizza y luego la heladería (Zefiro) para un triunfo absoluto de las granitas.

Donnalucata

En cambio, yendo hacia el este, a unos 10 km de Marina di Ragusa, llegamos a Donnalucata, una fracción del municipio de Scicli.

Además, se trata de una pequeña ciudad con vistas al mar, con una amplia playa y un mar cristalino.

Algunos puestos venden pescado fresco a dos pasos de la playa.

Por la noche, el paseo marítimo está lleno de gente (y de puestos que me parecieron de muy mala calidad), así como los lugares donde se puede cenar en las calles laterales.

No hace falta decir que incluso aquí los helados y granizados son del nivel.

marzamemi sicilia

Marzamemi

Un poco más lejos, a unos 70 km, se encuentra Marzamemi, un pintoresco pueblo de pescadores con una hermosa playa donde se puede pasar un día en el mar, para terminar con un agradable paseo nocturno.

Desde el punto de vista cultural, esta zona es magnífica.

Visitamos los lugares barrocos, Ragusa Ibla, Scicli y Modica, todos ellos Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Los niños estaran encantados, entre otras cosas por la comodidad de hacer el recorrido a bordo del Trenino Barocco.

Recomiendo ir allí a última hora de la tarde y pasar la noche.

El Castillo de Donnalucata

Se encuentra a unos quince minutos de Marina di Ragusa.

En realidad era una residencia noble, de la que actualmente sólo se pueden visitar las 28 habitaciones (!) situadas en la primera planta.

Se recomienda comprar una entrada combinada para visitar los jardines, donde también hay un divertido laberinto para los más pequeños, atraídos también por los majestuosos árboles a los que se puede subir (no había ninguna prohibición ;-)).

Excursiones de un día desde Ragusa con niños

Como nos gusta explorar y sumergirnos en la zona que visitamos -además de visitar los alrededores inmediatos de Ragusa-, decidimos hacer dos excursiones de un día más largas, pero aún así factibles.

Aquí tienes algunos detalles:

Excursión al Valle de los Templos en Agrigento

Preciosa visita de una hora y media aproximadamente, si es posible hacer la visita acompañados de un guía experimentado que consiguirá despertar el interés de los niños y os revelara interesantes detalles de este mágico lugar.

Tarde en el mar, al pie de la Scala dei Turchi, un acantilado escarpado que domina el mar a pocas millas de Porto Empedocle.

La Scala dei Turchi es obviamente muy popular y siempre encontrará mucha gente, especialmente en temporada alta.

Mi consejo, por tanto, es aprovechar uno de los aparcamientos y bajar al mar por un establecimiento privado.

Buceo para todos desde el acantilado y paseo inolvidable por la “escala” blanca.

En coche tardaras 2 horas, pero realmente mereció la pena.

Excursión al Monte Etna

Para concluir nuestro viaje en Sicilia, no podía faltar una excursión al Monte Etna.

Una vez más, el viaje en coche no sera corto (unas 2,5 horas), pero una vez que lleges a Nicolosi puedes dejar el coche en el Rifugio Sapienza. Comprar un billete combinado para el teleférico + la visita guiada con transporte en jeep ( unos 63 € para los adultos y algo más de 40 € para los niños) y sube a visitar algunos de los cráteres laterales.

Concluyo diciendo simplemente que recomiendo mucho estos lugares para un viaje con niños de unos diez días.

A todos les encantará: sol, mar, cultura, aventura y una comida indescriptible.

¡Buen viaje!

LA GASTRONOMÍA de Ragusa

Comenzamos nuestro viaje enogastronómico desde los pastieri, pasteles de carne picada de cordero y cabrito, sazonados con pimienta, queso y huevos, ampliamente utilizados en el área de Modica.

Ragusa goza de un gran prestigio en cuanto a restaurantes con estrellas Michelin, alegres trattorias de barrio y cafés de moda.

El cerdo es una carne muy popular, que aparece en platos típicos como los cavati (pasta en forma de concha) con salsa de cerdo y los sfogghiu (delicados pasteles de hojaldre rellenos de ricotta y salchicha de cerdo).

La Navidad trae consigo los mucatoli (galletas rellenas de frutos secos).

En octubre, la comida artesanal, el vino y la cultura forman un apetitoso trío en el festival Scale del Gusto, de tres días de duración.

Continuar con el scacce, hojas finas de pasta de harina, rellenas de espinacas o ricotta o brócoli o tomate, berenjenas, llamadas empanadas durante la Pascua.

Podemos degustar el conejo partuisa, los garbanzos cocinados con carne de cerdo y el macco, un pasado de habas.

No se pierda el caciocavallo, un queso típico de leche de vaca, modelado en formas paralelepípedas, cuyo nombre deriva de la posición particular en la que se colocó para sazonar.

También en Modica probamos el mejor chocolate para su procesamiento particular y antiguo. Luego las galletas affucaparrinu, literalmente strangolaprete.

Los dulces con almendras son sabrosos, como el turrón, el amaretti y el característico ‘mpanatiggi’, que además de las almendras contienen chocolate, filete de ternera y varias especias.

Acompañamos todo con un buen vino, eligiendo entre Cerasuolo di Vittoria, Ambrato di Comiso y Albanello.

Dormir en Ragusa

Ragusa está bien dotada de alojamientos de calidad, desde elegantes B&B hasta hoteles con todos los servicios.

Para disfrutar del ambiente, es difícil superar la estancia en Ragusa Ibla, el centro histórico barroco de la ciudad.

Detalles

Ir a:

Otras Visitas que pueden interesarte

Localiza RAGUSA en el mapa