BASILICA DE SANTA MARIA LA MAYOR

BASILICA DE SANTA MARIA LA MAYOR

P.za di Santa Maria Maggiore, 00100 Roma RM, Italia

€
Basilica
Italiano
Euro
ROME, ITALY - JUNE 1: Basilica Santa Maria maggiore - Rome - outside on June 1, 2014, Rome, Italy.
Ir a:

Bienvenidos a la Basilica de Santa Maria la Mayor en Roma. La Basílica Papal de Santa María Mayor es una auténtica reliquia histórica. Es la única de las cuatro basílicas mayores de Roma (las otras son San Pedro, San Juan de Letrán y San Pablo Extramuros) que conserva intacta su planta paleocristiana, tal como fue construida en el siglo V, aunque posteriormente haya sufrido numerosos añadidos.

La Basílica Papal de Santa María la Mayor es una auténtica joya rica en belleza inestimable. Desde hace unos dieciséis siglos domina la ciudad de Roma: templo mariano por excelencia y cuna de la civilización artística, es un punto de referencia para los cives mundi que acuden a la Ciudad Eterna desde todo el mundo para disfrutar de lo que la Basílica de Santa Maria ofrece a través de su monumental grandeza.

La mando construir el Papa Liberio, según cuenta la leyenda, el 5 de agosto de 356 vio a la Virgen María en sus sueños, donde la misma Virgen María le señaló el lugar donde quería que se construyera la basílica, haciendo caer una copiosa nevada sobre la colina del Esquilino en pleno mes de agosto. El Papa Liberio, en presencia de los fieles congregados ante el prodigio, habría trazado sobre la nieve el perímetro del edificio. Este es el origen de la conocida advocación de la Virgen Blanca o Virgen de las nieves, muy difundida por todo el orbe.

Basilica Papal de Santa Maria la Mayor de Roma

En realidad, fue construida un siglo después por el Papa Sixto III en el lugar de una iglesia anterior. Tenía una nave y dos pasillos, a los que se añadieron el crucero y el nuevo ábside en el siglo XIV, mientras que las preciosas Capillas Sixtina y Paulina se construyeron en los siglos XVI y XVII respectivamente. El campanario del siglo XIV es el más alto de Roma. La fachada principal, caracterizada por mosaicos del siglo XIII, un pórtico y una logia para las bendiciones, fue reconstruida por Ferdinando Fuga a mediados del siglo XVIII. El interior destaca por sus finas decoraciones en mosaico: las Historias paleocristianas de la Biblia y de la Infancia de Jesús y el ciclo medieval de la Coronación e Historias de la Virgen de Jacopo Torriti. Se dice que el oro que cubre el artesonado de la nave fue el primero que llegó de América, donado al Papa Alejandro VI por la Corona española.

Hay que tener en cuenta que desde los tiempos del imperio tardío, el Cerro Esquilino había albergado un pequeño templo dedicado a los protectores de nacimientos Giunone Luncina, a quienes se dedicaban fiestas matronales. En cualquier caso, lo cierto es que Santa María Mayor es el primer templo cristiano del mundo dedicado a la Virgen, y que su origen se remonta al Concilio de Éfeso (año 431). Este concilio sancionó que la Virgen podía ser llamada con propiedad “madre de Dios”, y sobre este tema (la maternidad divina de María) gira toda la iconografía del templo.

PARA SABER: El techo, el único que queda del siglo XV en Roma junto con el de San Marcos, encargado a finales del siglo XV por Alejandro VI Borgia, fue decorado con la primera carga de oro procedente de las nuevas tierras descubiertas en América.

Es la única de las grandes basílicas de Roma que conserva las estructuras originales de su época, aunque enriquecidas por añadidos posteriores. En su interior, presenta algunas particularidades que la hacen única: los mosaicos de la nave central y el arco del triunfo que data del siglo V d.C. Los mosaicos de la nave y del arco del triunfo datan del siglo V d.C. y fueron realizados durante el pontificado de Sixto III (432-440) y los del ábside fueron ejecutados por el fraile franciscano Jacopo Torriti por orden del papa Nicolás IV (1288-1292); el suelo “cosmatesco” donado por los caballeros Scoto Paparone e hijo en 1288; el artesonado de madera dorada diseñado por Giuliano San Gallo (1450); el belén del siglo XIII de Arnolfo da Cambio; los frescos de la iglesia de San Gallo y de la iglesia de San Gallo. de Arnolfo da Cambio; las numerosas capillas (de la Capilla Borghese a la Capilla Sixtina, de la Capilla Sforza a la Capilla Cesi, la Capilla del Crucifijo y la casi desaparecida Capilla de San Miguel); el Altar Mayor de Ferdinando Fuga y posteriormente enriquecido por el genio de Valadier; finalmente, la Reliquia de la Santa Cuna y el Baptisterio. Cada columna, cada pintura, cada escultura, cada pieza de esta basílica encarna la historia y los sentimientos religiosos.

Desde el devoto peregrino reunido en oración hasta el simple amante del arte, conmovido por las obras de los genios del arte, podrán disfrutar íntimamente de las emociones que les ofrecerá este lugar sagrado.

El encuentro con la Basílica de Liberia, que lleva el nombre del Papa Liberio, es una experiencia enriquecedora tanto humana como espiritualmente. No es raro encontrar a los visitantes en actitud de admiración ante la belleza cautivadora de sus obras, al igual que es visible la devoción de todas aquellas personas que, ante la imagen de María, venerada aquí con el dulce título de “Salus Populi Romani”, buscan consuelo y alivio.

Cada año, el 5 de agosto, una solemne celebración conmemora el “Milagro de la nevada”: una cascada de pétalos blancos desciende del techo, cubriendo el hipogeo y creando una unión ideal entre la asamblea y la Madre de Dios.

Desde el inicio de su pontificado, el Santo Padre Juan Pablo II quiso que una lámpara ardiera día y noche bajo el icono de la Salus, como testimonio de su gran devoción a la Virgen María. El 8 de diciembre de 2001, el mismo Papa inauguró otra preciosa perla de la Basílica: el Museo, un lugar donde la modernidad de las estructuras y la antigüedad de las obras maestras expuestas ofrecen a los visitantes un “panorama” único.

Los numerosos tesoros que contiene hacen de Santa María la Mayor un lugar en el que el arte y la espiritualidad se unen en una unión perfecta, ofreciendo a los visitantes las emociones únicas de las grandes obras del hombre inspiradas por Dios.

La fachada de Santa Maria de las Nieves

Magnífica obra de Ferdinando Fuga (1741), orientada al sur con un pórtico de cinco vanos en la parte inferior y tres en la logia superior, cubre los mosaicos del siglo XIII de la antigua fachada.

Engarzadas como una gema preciosa en este evocador escenario, representan el nacimiento de la basílica con María Santísima, que se apareció en sueños al Papa Liberio y al patricio romano Giovanni, inspirando el lugar donde debía construirse su templo. El 5 de agosto de 358, en efecto, una nevada cubrió la colina del Esquilino y sobre la misma nieve el Papa trazó el perímetro de la futura Basílica.

El autor es Filippo Rusuti y los mosaicos acogen al visitante en toda su majestuosidad, despertando esas emociones que acercan al hombre a la grandeza de Dios. Los mosaicos son tan valiosos que sólo se puede acceder a ellos mediante una visita guiada especial que toca la sensibilidad de quienes admiran y contemplan esta obra de arte. Tanto en la Logia como en la fachada, hay que reconocer a Fuga su gusto barroco y pictórico que, junto con un vivo sentido del espacio, le guiaron en esta obra arquitectónica en la que las cinco salas inferiores, que dan acceso al pórtico, se corresponden con las tres de la Logia superior: un juego de vacíos que alivia la pesadez de las columnas en racimo, los arcos de medio punto, los capiteles, los frontones, las cornisas, las guirnaldas, los putti, las estatuas que representan a S. Carlo, B. Albergati, B. Albergati y la Virgen María. Carlo, B. Albergati y los Santos Pontífices. Entre ellos, casi flotando en el cielo, se encuentran la Virgen y el Niño.

Los artistas que trabajaron en ella fueron Lironi, Bracci, Maini, Slodtz, Della Valle y otros.La primera piedra de esta fachada -que, dejando entrever el juego de la policromía y el brillo del mosaico de la pared posterior, es casi un tabernáculo, plásticamente sentido- fue colocada por Benedicto XIV el 4 de marzo de 1741.

Las obras en él y en el interior del templo se completaron en 1750. Sobre toda la restauración, el Papa Lambertini soltó una broma sarcástica: “La gente pensaba que éramos empresarios del teatro porque parece un salón de baile”.

La arquitectura de los dos edificios laterales es: a la derecha de Ponzio (1605), a la izquierda de Ferdinando Fuga (1743) construida después de 138 años para uniformar la fachada de la Basílica. Los dos ángeles colocados en la puerta central son: Virginidad, de Maini, y Humildad, de Bracci.

Fachada Basilica di Santa Maria Maggiore
Fachada Basilica di Santa Maria Maggiore

Interior de la Basilica Santa Maria Maggiore

La basílica de Santa María la Mayor, situada en la cima de la colina del Esquilino, es una de las cuatro basílicas papales de Roma y la única que conserva las estructuras paleocristianas. Una conocida tradición cuenta que fue la Virgen María quien indicó e inspiró la construcción de su casa en el Esquilino. Apareciéndose en sueños al patricio Juan y al Papa Liberio, pidió la construcción de una iglesia en su honor, en un lugar que ella misma indicó milagrosamente. En la mañana del 5 de agosto, la colina del Esquilino apareció cubierta de nieve. El Papa dibujó el perímetro de la nueva iglesia y Juan aportó la financiación.

La basílica muestra estilos arquitectónicos muy variados, desde el paleocristiano hasta el barroco. El edificio completo fue restaurado y reformado durante el siglo XVIII, por lo que la fachada y una gran parte de la decoración interior procede de este periodo. A pesar de las diversas reformas realizadas , la iglesia ha mantenido los 3 pasillos del siglo V, separados por 40 columnas monolíticas de mármol y granito, algunos mosaicos y suelos de mármol del periodo medieval, algunas columnas jónicas procedentes de otros edificios de la antigua Roma, además de los espléndidos mosaicos del siglo V.

En 1288, Niccolo IV ordenó la construcción del crucero. Alessandro VI (1254-1261) decidió la construcción del techo del pasillo central, para el cual, según lo que dice la tradición, los materiales llegaron directamente del Nuevo Mundo debido a los orígenes españoles del Papa.

No queda nada de la iglesia, salvo un pasaje del Liber Pontificalis que afirma que el Papa Liberio “Fecit basilicam nomini suo iuxta Macellum Liviae”. Incluso las recientes excavaciones realizadas bajo la actual basílica, aunque han sacado a la luz importantes testimonios arqueológicos como el estupendo calendario de los siglos II-III d.C. y los restos de las murallas romanas que son parcialmente visibles al visitar el museo, no nos han aportado nada de la antigua construcción. El campanario, de estilo románico-renacentista, tiene 75 metros de altura y es el más alto de Roma. Fue construida por Gregorio XI a su regreso a Roma desde Aviñón y tiene cinco campanas en la parte superior. Una de ellas, “la sperduta”, repite cada noche a las nueve, con un sonido inconfundible, una llamada a todos los fieles. Al entrar en el pórtico, a la derecha, se encuentra la estatua de Felipe IV de España, benefactor de la Basílica. El boceto de la obra, realizado por Girolamo Lucenti en el siglo XIII, es de Gian Lorenzo Bernini.

En el centro se encuentra la gran puerta de bronce realizada por Ludovico Pogliaghi en 1949, con episodios de la vida de la Virgen, los profetas, los evangelistas y las cuatro mujeres que prefiguran a la Virgen en el Antiguo Testamento. A la izquierda, la Puerta Santa, bendecida por Juan Pablo II el 8 de diciembre de 2001, realizada por el escultor Luigi Mattei y ofrecida a la basílica por la Orden Ecuestre del Santo Sepulcro de Jerusalén.

En el centro está el Cristo resucitado, cuyo modelo es el hombre de la Sábana Santa, que se aparece a María, representada como la Salus Populi Romani. A la izquierda, la Anunciación en el pozo, un episodio tomado de los Evangelios apócrifos, a la derecha, Pentecostés. Abajo a la izquierda, el Concilio de Éfeso, que estableció a María como THEOTÒKOS, a la derecha el Concilio Vaticano II, que quiso que fuera Mater Ecclesiae.

El escudo de Juan Pablo II y su lema están representados en la parte superior, mientras que los dos de la parte inferior pertenecen al cardenal Furno, que fue arcipreste de la basílica, y a la Orden del Santo Sepulcro. La basílica actual data esencialmente del siglo V d.C. Su construcción está vinculada al Concilio de Éfeso del año 431 d.C., que proclamó a María Theotokos, Madre de Dios, y fue encargado y financiado por Sixto III como obispo de Roma. Al entrar, sorprende su inmensidad, el esplendor de sus mármoles y la riqueza de su decoración; el efecto monumental y grandioso se debe principalmente a la forma de la estructura de la basílica y a la armonía que reina en los principales elementos de su arquitectura.

Construida según los cánones del “ritmo elegante” de Vitruvio, la basílica está dividida en tres naves por dos hileras de preciosas columnas sobre las que corre un artístico entablamento interrumpido ahora hacia el ábside por dos arcos construidos para la construcción de las Capillas Sixtina y Paulina. Entre las columnatas y el techo, los muros estaban originalmente perforados por grandes ventanas, de las que sólo se conserva la mitad, ya que las demás fueron tapiadas. En el lugar donde se encontraban las ventanas, hoy es posible admirar una serie de frescos que representan “Historias de la vida de María”.

Sobre las ventanas y los frescos, un friso de madera decorado con exquisitas tallas que representan una serie de toros montados por cupidos se une a la cornisa del techo. Los toros son el símbolo de la familia Borgia y los escudos de Calixto III y Alejandro VI, los dos papas Borgia, destacan en el centro del techo. No está clara la contribución de Calixto III a la creación de esta obra, pero es seguro que fue Alejandro VI quien la realizó cuando aún era arcipreste de la basílica: el techo fue diseñado por Giuliano da Sangallo y completado por su hermano Antonio. Según la tradición, el dorado se hizo con el primer oro de las Américas que Isabel y Fernando de España ofrecieron a Alejandro VI.

Techos del interior de la Basilica de Santa Maria la Mayor
Techos del interior de la Basilica de Santa Maria la Mayor

La decoración del techo se conserva desde el periodo del Renacimiento, mientras que las cúpulas y las capillas pertenecen a la época Barroca. 

Como una espléndida alfombra, el suelo de mosaico, realizado por los maestros marmolistas Cosma y ofrecido a Eugenio III en el siglo XII por Escoto Paparoni y su hijo Giovanni, dos nobles romanos, se encuentra a nuestros pies. Sin embargo, la singularidad de Santa Maria Maggiore se debe a los espléndidos mosaicos del siglo V encargados por Sixto III, que recorren la nave y el arco del triunfo. Los mosaicos de la nave resumen cuatro ciclos de la Historia Sagrada cuyos protagonistas son Abraham, Jacob, Moisés y Josué, y en su conjunto pretenden testimoniar la promesa de Dios de una tierra al pueblo judío y su ayuda para alcanzarla.

El relato, que no sigue un orden cronológico, comienza en el muro de la izquierda, cerca del arco del triunfo, con el sacrificio incruento de Melquisedec, el rey-sacerdote. La influencia iconográfica romana es evidente en este panel. Melquisedec, representado en pose de oferente, y Abraham, con toga senatorial, recuerdan al grupo ecuestre de Marco Aurelio. Los paneles siguientes ilustran episodios de la vida de Abraham anteriores al primer panel. Durante mucho tiempo, esto llevó a creer que cada panel era un fin en sí mismo, hasta que un estudio más profundo de los mosaicos permitió darse cuenta de que la decoración era estudiada e intencionada. El panel con Melquisedec sirve para conectar los mosaicos de la nave con los del arco del triunfo, donde se narra la infancia de Cristo, rey y sacerdote.

Entonces la historia comienza con Abraham, el personaje más importante del Antiguo Testamento, a quien Dios promete una “nación grande y poderosa”; con Jacob, a quien el Señor renueva la promesa hecha a Abraham; con Moisés, que liberará al pueblo de la esclavitud en la que ha nacido, convirtiéndolo en el “pueblo elegido”; con Josué, que lo conducirá a la tierra prometida. El recorrido concluye con dos paneles, pintados al fresco en la época de la restauración encargada por el cardenal Pinelli, que representan a David conduciendo el Arca de la Alianza a Jerusalén y el Templo de Jerusalén construido por Salomón. Del linaje de David nacerá Cristo, cuya infancia se ilustra en el arco del triunfo mediante episodios extraídos de los Evangelios apócrifos.

Cúpula de la Basilica Santa Maria Maggiore
Cupula de la Basilica Santa Maria Maggiore

En 1995, Giovanni Hajnal creó un nuevo vitral en el rosetón de la fachada principal. Representa la afirmación del Concilio Vaticano II, en la que María, la exaltada hija de Sión, es el vínculo entre la Iglesia del Antiguo Testamento, representada por el candelabro de siete brazos, y la Iglesia del Nuevo Testamento, simbolizada por el cáliz con la Eucaristía.

El arco de triunfo consta de cuatro registros: en la parte superior, desde la izquierda, está la Anunciación, en la que se muestra a María vestida de princesa romana, sosteniendo el huso con el que teje un velo de color púrpura para el templo en el que era sirvienta. La historia continúa con el anuncio a José, la adoración de los Reyes Magos y la matanza de los inocentes. En este panel, hay una figura con un manto azul de espaldas a las otras mujeres: es Santa Isabel que huye con San Juan en brazos. A la derecha, la presentación en el Templo, la huida a Egipto y el encuentro de la Sagrada Familia con Afrodisio, gobernador de la ciudad de Sotina. Según un evangelio apócrifo, cuando Jesús huye a Sotina, en Egipto, caen los 365 ídolos del capitolio. Afrodisio, aterrorizado por el milagro y consciente del fin del faraón, va con su ejército al encuentro de la Sagrada Familia y adora al Niño, reconociendo su divinidad.

El último panel muestra a los Magos en presencia de Herodes. Al pie del arco se encuentran las dos ciudades de Belén a la izquierda y Jerusalén a la derecha. Si Belén es el lugar donde nació Jesús y donde tuvo lugar su primera Epifanía, Jerusalén es la ciudad donde murió y resucitó (hay un vínculo con el tema apocalíptico de su venida definitiva al final de los tiempos, subrayado por el trono vacío en el centro del arco, un trono flanqueado por Pedro y Pablo, el primero llamado por Cristo para difundir la “Buena Nueva” entre los judíos, el otro entre los gentiles, los paganos). Todos juntos formarán la Iglesia de la que Pedro es el guía y Sixto III su sucesor. Como tal y como “episcopus plebi Dei” le corresponde conducir al pueblo de Dios hacia la Jerusalén celestial. En el siglo XIII, Nicolás IV, el primer Papa franciscano, decidió demoler el ábside original y construir el actual unos metros más atrás, creando así un crucero para el coro entre éste y el arco. La decoración del ábside corrió a cargo del franciscano Jacopo Torriti y las obras fueron sufragadas por los cardenales Giacomo y Pietro Colonna.

El mosaico de Torriti está dividido en dos partes distintas: en la cuenca del ábside se encuentra la Coronación de la Virgen, mientras que en la banda inferior se representan los momentos más importantes de su vida. En el centro de la pila, encerrado en un gran círculo, Cristo y María están sentados en un gran trono representado como un sofá oriental. El Hijo está colocando la corona de joyas en la cabeza de la Madre.

En el mosaico, María no sólo es vista como la Madre, sino como la Iglesia Madre, la esposa del Hijo. A sus pies están el sol y la luna y alrededor de ellos coros de ángeles adoradores a los que se suman San Pedro, San Pablo, San Francisco de Asís y el Papa Nicolás IV a la izquierda; Juan Bautista, Juan Evangelista, San Antonio y el donante Cardenal Colonna a la derecha.

En el resto del ábside, una decoración de racimos brota de dos troncos situados en el extremo derecho e izquierdo del mosaico. En la banda de la base del ábside, las escenas de la vida de la Virgen están dispuestas a la derecha y a la izquierda de la “Dormitio” colocada justo debajo de la Coronación. Esta forma de describir la muerte de la Virgen es típica de la iconografía bizantina, pero también se extendió a Occidente tras las Cruzadas.

Además del ábside, Clemente X ordenó la construcción del edificio que podemos admirar a la derecha de la apertura de la fachada principal en la Piazza Saint Mary Major, mientras que Clemente XI quería el edificio a la izquierda de la fachada, que luego terminó junto con el nuevo Fachada de Ferdinando Fuga en 1743-50.

La Virgen está tumbada en el lecho y, mientras los ángeles se disponen a retirar su cuerpo ante la mirada atónita de los Apóstoles, Cristo toma en sus brazos su “alma” blanca, que espera en el cielo. Torriti enriquece la escena con dos pequeñas figuras de franciscanos y un laico con gorro del siglo XIII. Debajo de la “Dormitio”, el Papa Benedicto XIV colocó la espléndida “Natividad de Cristo” de Mancini. Entre los pilares jónicos, bajo los mosaicos, Fuga colocó bajorrelieves de Mino del Reame que representan el Nacimiento de Jesús, el milagro de la nieve y la fundación de la basílica por el Papa Liberio, la Asunción de María y la Adoración de los Reyes Magos.

También de Fuga es el baldaquino sobre el altar central, delante del cual está la Confesión, encargada por Pío IX y realizada por Vespignani, donde se encuentra el relicario de la Cuna. El relicario es de cristal, con forma de cuna, y contiene piezas de madera que, según la tradición, pertenecieron al pesebre en el que se acostó al Niño Jesús. Fue fabricado por Valadier y donado por el embajador de Portugal. La estatua de Pío IX, el papa del dogma de la Inmaculada Concepción, es obra de Ignazio Jacometti y fue colocada en el hipogeo por León XIII.

El gran dosel que se encuentra en el altar también es obra de Fuga, mientras que las cuatro columnas de pórfido rojo que lo sostienen se enriquecieron con una decoración de hojas doradas de Giuseppe Valadier (1800). 

Altar de la Basilica de Santa Maria la Mayor
Altar de la Basilica de Santa Maria la Mayor

Fuga reparó toda la basílica, incluso internamente. El arquitecto mantuvo la estructura de la iglesia primitiva, con las cuarenta columnas monolíticas que dividen el espacio en tres pasillos.

La iglesia tiene capillas importantes en los pasillos laterales. A la derecha encontramos la Capilla Sixtina o del Santísimo Sacramento encargada por el Papa Sisto V a Domenico Fontana en 1585. Luego tenemos la Capilla Paoline, también conocida como Capilla Borghese, encargada por Pablo V a Flaminio Ponzo, quien la realizó entre 1605 y 1613 (copiando la Capilla Sixtina).

Aquí se conserva el ícono de la Virgen María Salus Populi del siglo IX, querido por los romanos por haber salvado a la ciudad de una epidemia de plagas y ademas podrás ver las tumbas de los papas Clemente VIII y Pablo V

Campanariola Basilica deSanta Maria la Mayor

El campanario con su punta en forma de pirámide data de 1300, y con sus 75 metros es el más alto de Roma. En 1500 se añadieron las capillas laterales. 

El Suelo de laSanta Maria la Mayor

Al entrar en la basílica, sorprende la particularidad del suelo de mosaico realizado por los maestros del mármol de Cosma, conocidos como “cosmateschi” (siglo XIII).

Capilla Borghese deSanta Maria la Mayor

Joya artística de rara belleza, es un lugar donde se funden el arte y el sentimiento religioso: el icono de la Salus Populi Romani, que según la piadosa tradición fue pintado por el evangelista Lucas, acoge con su mirada maternal a quienes se dirigen a ella.

En 1605, Pablo V (1605-1621) subió al trono papal y fue responsable de la Capilla de Nuestra Señora, también conocida como Capilla Borghese o Capilla Paulina, que contrasta con la Capilla Sixtina y es simétrica a ella en su planta y disposición arquitectónica. También tiene forma de cruz griega, con tramos corintios y cuatro grandes arcos, sostenidos por audaces pilares, sobre los que descansa la cúpula.

Se construyó para albergar la imagen de Nuestra Señora “Salus Populi Romani”, por orden de Pablo V, según el diseño del arquitecto Flaminio Ponzio (1560-1618), entre los años 1606 y 1612; la consagración tuvo lugar el 27 de enero de 1613, pero las decoraciones continuaron en los años siguientes. Le costó a la Cámara Apostólica la suma de 299.261 escudos y 61 baiocchi. Sólo 25 años más joven que la Capilla Sixtina, presenta una decoración pictórica libre e impetuosa. Con sus preciosos mármoles y marcos dorados; con sus ángeles de bronce (de resplandeciente belleza) y sus ángeles de estuco (que se elevan con alas vibrantes y sonrientes), con su majestuoso altar, cuyo azul intenso encanta a quienes disfrutan de sus detalles, con sus grandiosos y refinados monumentos, el Borghese ofrece los signos más marcados de la primera manifestación del Barroco, que le confiere una singular vibración de alegría y vida. Los artistas o manieristas más famosos de la época competían por adornarlo.

La primera maqueta del altar se realizó en madera de peral en 1607, y un año después el fundidor Pompeo Targoni comenzó a trabajar en él, completándolo en septiembre de 1612. La obra brilla con el metal dorado, forjado en las formas aéreas y animadas de los ángeles, que sostienen el marco que encierra la Salus Populi Romani, modelada por Camillo Mariani: la riqueza de los detalles y el preciosismo de los contrastes luminosos que animan los ángeles de Mariani deben mucho al manierismo florentino de Sansovino, pero también consiguen traducirse en un poderoso lirismo capaz de aligerar la fuerte masa de la estructura arquitectónica. Mariani también esculpió la estatua de San Juan Evangelista. Sin duda, la pieza escultórica y decorativa más interesante del altar mayor de la Capilla Paulina es el bajorrelieve del frontispicio, obra de Stefano Maderno, que representa al Papa Liberio trazando el perímetro de la basílica en la nieve. Maderno también es responsable de los ángeles que sostienen pergaminos en los laterales de las tumbas. La mesa del altar fue ofrecida en 1749 por la princesa Agnese Colonna Borghese, cuyos escudos están grabados en ella.

Giuseppe Cesari, conocido como Cavalier d’Arpino, pintó en el luneto sobre el altar: a la izquierda, el fresco que representa la aparición de la Virgen y de San Juan Evangelista a San Gregorio el Maravilloso, y a la derecha, algunas personas mordidas por la serpiente de la herejía y el Templo de Dios con una multitud de verdaderos creyentes. El mismo artista pintó los grandes Profetas en las pechinas de la cúpula: Isaías, con su aspecto enjuto, pelo y barba blancos, con túnica azul, manto rojo y pies descalzos; Jeremías, con su frente calva, barba afeitada, con túnica azul y manto amarillo que le envuelve y le llega hasta los pies; Ezequiel, de aspecto juvenil, pelo rubio, bermellón en sus mejillas imberbes, con una túnica púrpura adornada con rayas azules, sin mangas (lo que hace que sus brazos estén desnudos) y un manto amarillo que rodea su persona; Daniel, un joven sentado, pelo rubio largo y ondulado, tez blanca, con una túnica azul claro bordada con oro, mangas levantadas, un manto púrpura. El mismo Cavalier d’Arpino pintó, en el arco de la galería del altar, a los santos obispos Ignacio y Teófilo, Ireneo y Cipriano.

La Asunción, dentro de la cúpula, es obra de Ludovico Cardi, conocido como Cigoli. Por encima de las nubes, María Santísima raptada al cielo. La luna bajo los pies de la Madre de Dios fue pintada por el autor exactamente como la había revelado el telescopio de Galileo, que era amigo de Cardi. Los Apóstoles, algunos sentados, otros de pie, siguen el triunfo de la Virgen, que sostiene el cetro de la reina en sus manos. Ante la Virgen, que ha aplastado a la serpiente, el mundo empíreo se abre mientras una multitud de ángeles se arremolina en filas para celebrarla. De esta multitud se desprende un grupo de Querubines, que se encogen como una nube, dispuestos a hacer un trono con sus alas de oro; otros grupos tocan sus trompetas; otros lanzan sus cantos; otros esparcen flores. Más arriba, se ve una miríada de espíritus angélicos, de los que sólo son visibles medias personas, bustos o cabezas.

Una pequeña cúpula con seis pequeñas ventanas hace las veces de majestuosa linterna de la cúpula. Un Padre Eterno se pinta en las profundidades, coronado por huestes de serafines. Giovanni Baglione en la bóveda de la nave, delante de esta Capilla, pintó Doctores y Evangelistas; en el interior, en el arco sobre la entrada, las figuras de Juliano el Apóstata, León IV de Armenia y Constantino el Coprónimo; en el óvalo sobre el altar, la imagen de San Lucas.

En el arco de la derecha, Guido Reni pintó al fresco a los santos Cirilo de Alejandría, Idelfonso, Juan Crisóstomo y las santas Pulcheria, Gertrudis y Cunegonda; y en el arco de la izquierda, a san Heraclio, san Narsés y las poderosas figuras de santo Domingo y san Francisco. En el arco de la izquierda, sobre el monumento de Pablo V, Guido Reni también representó al Padre Eterno enfadado por la maldad de los hombres. También de Stefano Maderno son algunos putti en el friso alrededor de los capiteles.

Nicola Cordier esculpió las estatuas de David aplastando al gigante Goliat y señalando con su dedo índice a su descendiente, el Mesías, y las de Aarón, San Bernardo y San Atanasio. La estatua de San José fue realizada por Ambrogio Buonvicino.

Al entrar en la capilla, a la derecha, se encuentra el monumento a Clemente VIII (1592-1605), obra de Silla di Viggiù, mientras que las cariátides, de fuerte sentido pictórico, son obra de Pietro Bernini. A la izquierda está el monumento a Pablo V (también de Silla di Viggiù) retratado en actitud de gran devoción.

Altar de Capilla Borghese
Altar de Capilla Borghese

Capilla Sixtina deSanta Maria la Mayor

Antes de hablar de una obra tan importante como la Capilla Sixtina, es necesario mencionar al Papa que la construyó.

Sixto V fue el papa que, más que ninguno de sus predecesores, supo revitalizar la ciudad, empobrecida por el “saqueo” de Roma en 1527, y su primera preocupación fue dar a la ciudad eterna la posibilidad de expandirse restaurando las zonas insalubres y creando infraestructuras útiles para explotar las zonas ya ocupadas por nuevos asentamientos. El pontífice encargó a su arquitecto de confianza, Domenico Fontana, la construcción de una capilla del Santísimo Sacramento digna de albergar el belén.

El programa iconográfico de la decoración pictórica, que representa a los antepasados de Cristo, las historias de la Virgen y la vida de Jesús, tiene su centro en la Capilla del Pesebre, bajo el altar, que alberga el antiguo Oratorio del Pesebre, construido en el siglo XIII por Arnolfo di Cambio, que Domenico Fontana transportó en bloque desde el ábside de la Basílica. Las pinturas de la Capilla Sixtina celebran el triunfo logrado por la Virgen, cuya maternidad divina fue negada por la herejía protestante, en el Concilio de Trento. La obra fue dirigida por Cesare Guerra y Giovanni Nebbia, que recibieron su correspondiente pago entre 1587 y 1589. Su principal interés era conseguir que las figuras de la Capilla Sixtina fueran una continuación natural del mensaje ya expresado en los mosaicos del arco absidal.

Estilísticamente, las pinturas de la Sixtina se rinden a un lenguaje que seguramente cautivará al espectador. Al haber eliminado todo intelectualismo y excesiva personalización artística, las imágenes son claras y reconocibles, sin necesidad de más comentarios. Muchos artistas trabajaron en la Capilla Sixtina.

Sixto V fue a verlo en persona en el taller del artista, y luego asistió a su erección en junio de 1587. La estatua de Sixto V, obra de Giovanni Antonio Paracca, conocido como Valsoldo, representa al Pontífice arrodillado, mirando con buenos ojos el Tabernáculo y el Pesebre de la Cripta. El altar del centro de la capilla es muy hermoso: cuatro ángeles de bronce dorado de tamaño natural, obra de Sebastiano Torregiani, sostienen el copón que es el modelo de la propia capilla, ricamente decorada con ángeles y profetas en la ronda y bajorrelieves en las puertas. A los pies del altar, al final de la doble escalera de la Confesión que conduce al Oratorio del Pesebre, se encuentra el Nacimiento del siglo XVI de Cecchino da Pietrasanta, colocado en un altar de estilo cosmatesco.

Capilla de Cesi

Encargado por el cardenal Paolo Emilio Cesi y su hermano Federico, fue construido hacia 1560 y su autor es desconocido, aunque se cree que fue diseñado por Guidetto Guidetti, en colaboración con Giacomo Della Porta.

Regina Pacis

La estatua de Regina Pacis, encargada por Benedicto XV en acción de gracias por el fin de la Primera Guerra Mundial, fue realizada por Guido Galli. En el rostro de la Virgen, sentada en un trono, “Regina Pacis y Soberana del Universo”, hay una sensación de tristeza.

La Capilla Sforza

Junto a la entrada, dos placas recuerdan que la capilla se construyó gracias al cardenal Guido Ascanio Sforza di Santafiora, arcipreste de la basílica, y a su hermano, el cardenal Alessandro Sforza Cesarini, que supervisó la decoración realizada en 1573. Según Vasari, el proyecto fue diseñado por Michelangelo Buonarroti, quien nos dejó dos bocetos del proyecto, que muestran la planta original con elipses en los laterales y un espacio rectangular para el altar. Los retratos insertados en los monumentos funerarios y el retablo (1573) se han atribuido a Gerolamo Siciolante da Sermoneta (1521-1580). El panel cuadrado del altar es obra de Siciolante y representa la Asunción de la Virgen, cuya escansión de los planos está bien organizada para pasar suavemente del ámbito terrenal al celestial, donde la figura de María está discretamente sentada en oración.

La tumba de Bernini

“La noble familia Bernini espera aquí la Resurrección”. Junto al altar mayor, la sencillez de la lápida de uno de los más grandes artistas del siglo XVII.

Que ver en la Basílica Papal de Santa Maria la Mayor de Roma

Al entrar en la Basílica de Santa María la Mayor no se puede dejar de admirar los espléndidos mosaicos de la nave central y los del arco de triunfo que datan del siglo V d.C., o los del ábside realizados por Torriti a instancias del Papa Nicolás IV. El suelo cosmetico, regalo de los caballeros Scoto Paparone y su hijo, data de 1288, mientras que el techo de casetones de madera dorada se debe a Giuliano da San Gallo.

Continúe visitando las diferentes capillas: la Capilla Borghese, la Capilla Sixtina (no confundir con la Capilla Sixtina de Miguel Ángel en los Museos Vaticanos), la Capilla Sforza, la Capilla Cesi, la Capilla del Crucifijo y lo que queda de la Capilla de San Miguel. También son impresionantes el Altar Mayor, a cuya derecha se encuentra la tumba del gran arquitecto Gian Lorenzo Bernini, la Reliquia de la Santa Cuna, el belén del siglo XIII y el Baptisterio.

Hay hermosos mosaicos en los paneles bajo las ventanas, que representan un ciclo de historias del Antiguo Testamento: historias de Abraham, Jacob e Isaac en el lado izquierdo, Moisés y Josué en el derecho. Bajo el pontificado del Papa Juan Pablo II, se construyó un museo que se inauguró el 8 de diciembre de 2001 y que contiene otras muchas obras maestras de incalculable valor de la antigüedad.

¿Qué más añadir? Ciertamente, ningún artículo es suficiente para describir todas las maravillas del interior de la Basílica de Santa María la Mayor. Dejaremos que descubra el resto por sí mismo, con la seguridad de que tendrá la dosis justa de curiosidad.

Un último consejo: ¡acercate al atardecer o cuando caiga la noche! De hecho, con la nueva iluminación nocturna, la Basílica se ha vuelto aún más bella y evocadora.

  • El gran tesoro de Santa María Mayor son los mosaicos anteriores a las época cristiana del siglo V. El principal se encuentra en el Arco de triunfo, y contiene escenas de la vida de la Virgen y de Cristo niño.
  • También son de época romana los 27 pequeños paneles bajo las ventanas de la nave central, con escenas del Antiguo Testamento. El gran mosaico del ábside, en cambio, es ya de época medieval (siglo XIII).
  • La basílica albergó desde su inicio una Gruta de la Natividad, que recreaba el lugar del nacimiento de Cristo (del mismo modo que Santa Croce in Gerusalemme recreaba el Calvario). En el siglo VII se depositaron en esta gruta las famosas reliquias del Pesebre, traídas de Tierra Santa, que todavía se exponen en la cripta de la confesión, junto al altar.

En este plano están señalados los principales puntos de interés, ordenados por importancia según los colores: rojo, azul, verde y gris.

  1. Mosaicos paleocristianos (s.V).
  2. Paneles pequeños, con mosaicos del s.V.
  3. Mosaico del ábside (s.XIII), realizado por el gran maestro Jacopo Torriti
  4. Capilla Sforza, última obra diseñada por Miguel Ángel, muy apreciada por los críticos de arte debido a sus líneas arquitectónicas, que anticipan ya el estilo Barroco.
  5. Capilla Sixtina (de Sixto V). Realizada a finales del Renacimiento en un estilo sobrerecargado.
  6. Capilla Paulina o Capilla Borghese(de Pablo V). Realizada 25 años después, con arquitectura gemela a la Capilla Sixtina, pero en estilo barroco. Interesante hacer la comparación entre ambas capillas.
  7. Reliquias del pesebre
  8. Tumba de Bernini, apenas visible en el primer escalón del presbiterio
  9. Techo artesonado. Según parece (no es del todo seguro), fue dorado con el primer oro traído de América, regalado por los Reyes Católicos, siendo Papa Alejandro VI Borgia.
  10. Acceso al Museo de la Basílica. Conserva un “nacimiento”, obra de Arnolfo di Cambio (s.XIII), realizado para la antigua Gruta de las reliquias del pesebre.
Basílica de Santa María Mayor - plano
Planimetria de Santa Maria la Mayor

Imagen adjunta: Rey Mago adorando al Niño, de Arnolfo di Cambio (s.XIII) realizado para la capilla de la Gruta de la Natividad. Lluvia de pétalos – 5 de agosto El día 5 de agosto, fiesta de la Virgen de las Nieves, en la misa solemne celebrada por el cardenal titular de esta basílica, tiene lugar una lluvia de pétalos blancos, conmemorando la milagrosa nevada que dio origen al templo. Caen durante el canto del “Gloria” sobre la zona del altar desde una abertura del techo.

La Basílica de Santa María la Mayor (Basilica di Santa Maria Maggiore) es una antigua basílica católica considerada la más grande de las iglesias dedicadas a la Virgen María en Roma siendo una de las cuatro basílicas mayores de la ciudad.

Mezcla de estilosSanta Maria la Mayor

Probablemente lo más llamativo de la Basílica de Santa María la Mayor sean las diferentes partes que contiene pertenecientes a periodos tan variados de la historia. Al igual que si estuviera formada por retales, la iglesia resume las etapas más importantes por las que pasó el arte cristiano en Roma.

Artistas notables participaron en la construcción de la capilla, como el caballero D’Arpino y Guido Reni para los frescos. Alrededor de la entrada encontramos la Capilla de la Cruz y la Capilla de San Miguel y San Pedro en Cadenas, cuyos frescos se atribuyen a Piero della Francesca.

En el pasillo del lado izquierdo encontramos la Capilla Cesi del siglo XVI, en honor al martirio de Santa Catalina de Alessandria descrita en los frescos.

También está la Capilla Sforza, realizada en el siglo XVI por Giacomo dalla Porta, y cuyo plan original fue diseñado por Michelangelo Buonarroti.

La Leyenda de la Basilica di Santa Maria della Neve

Milagro de la nieve el 5 de agosto en Roma: cómo nació la Basílica de Santa María la Mayor en el Esquilino
Cada 5 de agosto se celebra el “milagro de la nieve” en la Basílica de Santa María la Mayor. Cuenta la leyenda que el 5 de agosto del año 358 d.C., la Virgen María se le apareció al Papa en un sueño, pidiéndole que construyera una basílica en el lugar que ella le indicara. Por la mañana, el Esquilino estaba cubierto de nieve: y fue allí donde se construyó la iglesia dedicada a la Virgen María.

¿Puede nevar en agosto? Según la leyenda, puede. Era el 5 de agosto de 358 d.C. cuando Roma se despertó bajo un manto de nieve blanca. Un acontecimiento insólito, que todavía hoy se cuenta, de año en año, de generación en generación, y que dio lugar a lo que ha pasado a la historia como “el milagro de la nieve”.

Pero, ¿cómo surgió este mito? Según la leyenda, en la noche del 5 de agosto de 358 d.C., la Virgen María se apareció en sueños al entonces Papa Liberio y al patricio Juan, pidiéndoles que construyeran una iglesia en el lugar que ella les indicara. Cuando despertaron, el Papa y el patricio encontraron el Esquilino cubierto de nieve en pleno agosto. Este acontecimiento pasó a la historia como “el milagro de la nieve”, y en el lugar de la nevada se construyó la basílica de Santa Maria Maggiore, dedicada a la Virgen María. Todos los años, el 5 de agosto, hay una fiesta para celebrar la Madonna della Neve y una misa solemne en honor a la Virgen María.

Edificada sobre un templo pagano que rendía culto a la diosa Cibeles, la Basílica de Santa María la Mayor fue construida a mediados del siglo IV bajo las órdenes del Papa Sixto III sobre la antigua Basilica erigida por el Papa Liberio. Con el paso del tiempo la basílica ha tenido nombres muy variados:

  1. Santa María de las Nieves (debido al milagro de la nieve que indicó la forma de la iglesia), 
  2. Santa María Liberiana (debido al Papa Liberio)
  3. Santa María del Pesebre (al recibir una reliquia del Santo Pesebre)
  4. Santa María la Mayor, ya que es la mayor de las 26 iglesias de Roma dedicadas a la Virgen María.
Basílica de Santa María la Mayor o Basilica di Santa Maria della Neve
Basilica di Santa Maria della Neve

La fiesta de Nuestra Señora de las Nieves en la Basílica de Santa María la Mayor

Una recurrencia, la del milagro de la nieve, que se celebra cada año en Roma y fuera de ella, y que atrae a turistas de todo el mundo. Se organiza un maravilloso espectáculo de luz y sonido en la plaza frente a la Basílica, tras el cual se reproduce una nevada artificial que recuerda la ocurrida en el año 358 d.C. Este acontecimiento es muy importante para la ciudad, hasta el punto de que en 1987 también participó el Papa Juan Pablo II, que pronunció un discurso sobre el milagro de la nieve ante miles de fieles que acudieron a Roma especialmente para la ocasión.

La representación del milagro fue concebida en 1983 por el arquitecto Cesare Esposito: es él quien cada año organiza y monta el evento en la Basílica de Santa Maria Maggiore para la representación del Milagro de las Nieves. La Basílica de Santa María la Mayor, una de las cuatro basílicas papales de Roma, se encuentra en la cima de la colina del Esquilino y es la única que ha conservado su estructura original paleocristiana, aunque enriquecida con añadidos posteriores.

Cuenta la leyenda que el rico patricio romano Giovanni y su esposa, al no tener hijos, decidieron dedicar una iglesia a la Virgen María, que se les apareció en sueños una noche de agosto del año 352. En el sueño, la Virgen María les informó de que un milagro les mostraría el lugar en el que construir la iglesia. El Papa Liberio también tuvo el mismo sueño, y al día siguiente fue a la colina del Esquilino y la encontró cubierta de nieve. El propio Papa dibujó el perímetro del edificio y la iglesia se construyó a costa de la pareja.

Todavía hoy, cada año, el 5 de agosto, se conmemora el milagro de la nieve con una celebración especial durante la cual se lanzan al aire pétalos blancos desde lo alto de la basílica, produciendo un efecto realmente sugestivo que no debe perderse. En el Museo Liberiano se encuentra el primer belén inanimado de la historia, La Natividad de Arnolfo di Cambio, brillante artista toscano y famoso escultor que perfeccionó sus habilidades en el taller de Nicola Pisano.

Las profundas transformaciones de la basílica, que hasta entonces había conservado su aspecto sustancialmente medieval, fueron iniciadas entre finales del siglo XVI y principios del XVII por Sixto V y Pablo V, que construyeron las dos grandes capillas laterales, conocidas como capillas Sixtina y Paulina, y el palacio a la derecha de la fachada. Entre 1670 y 1676, Carlo Rainaldi rediseñó el ábside en su forma actual. En su interior hay importantes obras de arte. En las paredes de la nave, por encima del entablamento, hay paneles de mosaico que datan del siglo V.

El techo data de la época de Alejandro VI Borgia (1492-1503) y, según la tradición, fue dorado con el primer cargamento de oro americano, regalo de Isabel de España. El arco del triunfo está decorado con mosaicos que representan Historias de la Infancia de Jesús de la época de Sixto III. En la cuenca del ábside, el hermoso mosaico fue ejecutado, y firmado, por Iacopo Torriti, a finales del siglo XIII.

Museo de Santa Maria Maggiore

El Museo fue inaugurado y bendecido por el Santo Padre Juan Pablo II el 8 de diciembre de 2001 en la fiesta de la Inmaculada Concepción.
En el Museo se exponen los objetos más preciados de la Basílica, también llamada “Belén de Occidente”.

Se han agrupado en ocho salas, según los siguientes temas: la historia de la basílica, Cristo en el misterio de la Natividad y la Pasión, María venerada en la basílica bajo el título de Salus Populi Romani y varios santos vinculados de manera especial a la basílica: San Carlos Borromeo (que fue arcipreste de la basílica de 1564-1572), San Pío V, enterrado allí, B. Pío IX que acaba de ser beatificado. Pío IX que acaba de ser beatificado, otros Papas; Años Santos del siglo pasado, Arciprestes, Capítulo, libros y objetos litúrgicos: cartegloria de Luigi Valadier, relicarios y obras de Pietro Gentili, Benedetto Cacciatore, custodias (por ejemplo: Vincenzo Belli), cálices, custodias y otros objetos litúrgicos. Vincenzo Belli), cálices de varios artistas como Giuseppe Grazioli, Vincenzo Coaci, Pietro Paolo Spagna, Augusto Castellani ofrecidos por papas, arciprestes, clérigos liberianos y la administración capitolina, que, siguiendo una tradición que se remonta a 1624, ofrece cada año un cáliz votivo.

Entre las diversas obras de los grandes maestros, se pueden admirar los cuadros: Salita al Calvario de Giovanni Bazzi conocido como il Sodoma, la Madonna con Bambino, S. Antonio da Padova e S. Caterina da Siena de Domenico di Iacopo di Pace, conocido como il Beccafumi, tres tablillas con la historia del Icono Salus Populi Romani, de la fábrica de Baldassare Croce.

También hay tejidos litúrgicos de San Pío V, Pablo V y Urbano VIII. Son interesantes las antiguas partituras de la venerable Cappella Musicale, un manuscrito de la Misa “La Stella” de Domenico Scarlatti y un autógrafo de Pierluigi da Palestrina.

El museo está abierto todos los días de 9:00 a 18:30, con la última entrada a las 18:15. También es posible visitar la “Loggia delle Benedizioni” con sus mosaicos del siglo XIII y la “Presepe di Arnolfo di Cambio”.

Tel/fax 06-69886802 e-mail: museo.smm@basilica.va

Basílica de Santa María la Mayor – Via Liberiana, 27 00185 Roma

Horario del Museo de Basilica de Santa Maria la Mayor

Abierto todos los días de 9,30 – 18,30 Se accede desde la primera capilla derecha, descendiendo un tramo de escaleras

Como llegar a Basilica de Santa Maria la Mayor

La entrada a la Basílica se encuentra en la Piazza di Santa Maria Maggiore, a un corto paseo desde la estación, o bien tomando la línea de metro B o B1 y bajando en Cavour. Ubicación Piazza di Santa María Maggiore.HorarioTodos los días de 7:00 a 18:30 horas.

  • TransporteMetro: Termini, líneas A y B.
  • Autobús: líneas 16, 70, 71 y 714.LUGARES PRÓXIMOSPalazzo Massimo alle Terme (375 m)Estación Termini (412 m)Plaza de la República (562 m)Basílica de Santa María de los Ángeles (567 m)Termas de Diocleciano (592 m)

La PlazaBasilica de Santa Maria la Mayor

Fuera de la Basílica, en la Plaza, la columna que sostiene la imagen de la Virgen es de época romana. Pertenece a la Basílica de Majencio del Foro Romano. Respecto a la fachada principal de la basílica, lo más interesante es el campanario medieval, uno de los más altos y elegantes de Roma. La fachada actual fue construida por Ferdinando Fuga en 1740, respetando los valiosos mosaicos medievales que se ven a través de los vanos superiores.

Estos mosaicos, que se pueden ver de cerca desde la llamada “logia de las bendiciones”, ilustran la leyenda de la construcción del templo en tiempos del Papa Liberio. En la parte posterior de la Basílica de Santa Maria Maggiore, en la Piazza Esquilino, se puede admirar la zona absidal realizada en 1600 por el arquitecto Carlo Rainaldi, quien reelaboró ​​un proyecto anterior de Gian Lorenzo Bernini.

En el centro de la plaza Esquilino hay un gran obelisco originario del Mausoleo de Augusto, y erigido por voluntad del Papa Sisto V en 1587.

Puntos de alineación

La columna de la plaza actúa como punto de alineación de la larga calle Merulana, al fondo de la cual se divisa el obelisco lateranense: San Juan de Letrán. En la plaza que se forma junto a la fachada trasera de Santa María, otro obelisco más pequeño sirve de alineación de la Vía Sixtina y de Quattro Fontane, y al fondo se ve el obelisco de la Plaza de España.

Ver la Plaza de Santa Maria la Mayor en Directo

https://www.skylinewebcams.com/it/webcam/italia/lazio/roma/basilica-papale-santa-maria-maggiore.html

HorarioBasilica de Santa Maria la Mayor

Abierta todos los días del año: 7 – 18,45 h. Misas Las misas se celebran casi siempre en las capillas laterales y no afectan a las visitas turísticas. Pero cuando se celebran en al altar papal no se puede visitar el templo.

Laborables: 7 – 8 – 9 – 10 – 11 – 12 – 18
Festivos: 7 – 8 – 9 – 10 (en latín) – 12 – 18 (en el altar

Monumentos cercanos a Basilica de Santa Maria la Mayor

Recorriendo la Via Merulana, que puedes ver en la parte inferior del mapa, en 10 minutos se llega a San Juan de Letrán, cuyo obelisco se divisa al final de esa calle. Muy cerca de Santa María Mayor se encuentran dos de las iglesias más antiguas de Roma: Santa Práxedes y Santa Pudenziana.

Basilica de Santa Maria la Mayor Precio Entradas

Adultos: 3,00€
Estudiantes y mayores de 65 años: 2,00€

Entrada gratuita

Y algo más lejos, otros monumentos de gran importancia:

  • Santa Práxedes, iglesia de origen paleocristiano. El templo actual es del año 822, un magnífico ejemplo de la recuperación artística que experimentó Roma durante el Imperio Carolingio. Lo más importante de esta iglesia son sus valiosos mosaicos bizantinos, del siglo IX, ubicados en la preciosa capilla de San Zenón (nave derecha) y en el ábside. Cerrada al mediodía (de 12 a 15). No se puede visitar durante las celebraciones litúrgicas (domingos 8 – 10 – 11,30 – 18)
  • Santa Pudenziana: construida sobre la casa del Senador Pudente, en la cual probablemente se hospedó San Pedro (Santa Pudenziana y Santa Práxedes eran ambas hijas de Pudente). La iglesia actual es del siglo VIII, aunque conserva el ábside original, con un bellísimo mosaico del siglo IV. Cerrada al mediodía (12-13). No se puede visitar durante las celebraciones litúrgicas (domingos 8 – 10 – 11.30 – 18)
  • Santa María de los Ángeles y Termas de Diocleciano. Las Termas de Diocleciano constituían el mayor complejo termal de Roma, superando incluso al de Caracalla. Como el resto de las termas de la ciudad, dejaron de funcionar con las incursiones de los bárbaros. Después de un milenio de saqueos masivos de piedra y mármol, en el siglo XVI todavía quedaban en pie las naves principales, que fueron aprovechadas para construir una iglesia. El proyecto, muy modificado posteriormente, corresponde a Miguel Angel. Con sus 100 metros de longitud, 27 de anchura y 28 de altura, conforma un espacio que sobrecoge al visitante, evocando el esplendor de las antiguas termas Imperiales. Horario: abierta de 7 a 19 entre semana, y de 7 a 19,30 los domingos.Las misas no afectan a las visitas turísticas.
  • VISITA A LAS TERMAS. Algunos espacios termales, miles de lápidas con inscripciones, y hallazgos de las termas se exponen en el Museo de las Termas de Diocleciano, que forma parte del Museo Nazionale Romano. Las piezas se encuentran expuestas en su mayor parte en el claustro del convento de Santa María de los Angeles, diseñado por Miguel Angel. Puedes ver aquí las tarifas y horarios.
  • Fuente de las Nayades. Situada en la Plaza de la República, cuya forma circular corresponde a la antigua exedra de las Termas de Diocleciano. Fue realizada en 1901. La carga fuertemente sensual de estas traviesas ninfas de los arroyos (o náyades) busca la confrontación con el ambiente sacro de Roma, recientemente arrebatada entonces al poder de los Papas.
  • Palazzo Massimo. Es una de las sedes del Museo Nazionale Romano: contiene una extraordinaria colección de estatuaria clásica, pero sobre todo, son impresionantes los mosaicos y frescos romanos. Clica para más información.
Monumentos cercanos a Santa María Mayor
Localizacion de Santa Maria la Mayor

Informacion detallada de La Basilica de Santa Maria

ARTISTA: Gian Lorenzo Bernini
DÓNDE: Basílica de Santa María la Mayor
REALIZACIÓN: Siglo IV-V
DIRECCIÓN: Piazza di Santa Maria Maggiore, 42
SITIO DE BILLETES ELECTRÓNICOS: http://www.vatican.va/various/basiliche/sm_maggiore/index_it.html
CORREO ELECTRÓNICO: sagrestiasmm@org.va
TELÉFONO: 06 69886800
TELÉFONO DE RESERVAS: 06 69886800
HORARIO DE APERTURA: DE 7:00 A 18:45
TRANSPORTE: Metro: líneas A y B, parada Termini, línea B Cavour | Autobús: C3, 70, 71, 360, 590, 649, 714 | Tranvía: 5, 14
DURACIÓN DE LA VISITA: aproximadamente 1 hora

Detalles

Telefono: 390669886800

Website: http://www.vatican.va/various/basiliche/sm_maggiore/index_it.html

Email: sagrestiasmm@org.va

Horario:

Horario de la Basilica de Santa Maria la Mayor

Abierta todos los días del año: 7 – 18,45 h. 

Precio:

Basilica de Santa Maria la Mayor entradas y precios

Adultos: 3,00€
Estudiantes y mayores de 65 años: 2,00

Ir a:

Otras Visitas que pueden interesarte

Localiza BASILICA DE SANTA MARIA LA MAYOR en el mapa