BAS√ćLICA DE SAN PEDRO DEL VATICANO

BAS√ćLICA DE SAN PEDRO DEL VATICANO

plaza de san pedro, el vaticano

Basilica de San Pedro en el Vaticano Roma
Ir a:

Bienvenido a la Basilica de San Pedro del Vaticano. En esta ciudad de iglesias excepcionales, ninguna puede competir con la de San Pedro, la bas√≠lica m√°s grande, rica y espectacular de Italia. La Bas√≠lica de San Pedro del Vaticano se levanta en medio de la Plaza de San Pedrosobre la tumba del ap√≥stol san Pedro, ubicada en una necr√≥polis del siglo I.

La primera bas√≠lica vaticana fue construida por Constantino en el siglo IV, y estuvo en pie durante m√°s de 1.000 a√Īos. Pero, al igual que muchas iglesias medievales, acab√≥ deterior√°ndose y no fue hasta mediados del siglo XV cuando se hicieron esfuerzos para restaurarla, primero por el Papa Nicol√°s V y luego, con bastante m√°s √©xito, por Julio II. La Bas√≠lica de San Pedro en el Vaticano, oficialmente la Bas√≠lica Papal de San Pedro en el Vaticano, es una bas√≠lica cat√≥lica en la Ciudad del Vaticano; el s√≠mbolo del Estado Vaticano, rematado por la monumental Plaza de San Pedro.

Como capilla papal, situada junto al Palacio Apostólico, la Basílica de San Pedro es la sede de las principales manifestaciones del culto católico y, por tanto, está en función solemne durante las principales celebraciones papales. Bajo el papa Pío IX acogió las sesiones del Concilio Vaticano I y bajo los papas Juan XXIII y Pablo VI las del Concilio Vaticano II.

Es la mayor de las cuatro basílicas papales de Roma, a menudo descrita como la mayor iglesia del mundo y el centro del catolicismo. Sin embargo, no es la iglesia catedral de la diócesis romana, ya que este título pertenece a la basílica de San Juan de Letrán, que también es la primera en dignidad, al ser la Madre y Cabeza de todas las Iglesias de la Ciudad y del Mundo.

La Bas√≠lica de San Pedro es uno de los edificios m√°s grandes del mundo: 218 metros de longitud y 132,30 metros de altura hasta la c√ļpula, la superficie total es de unos 23 000 metros cuadrados y puede acoger a 60 000 fieles (seg√ļn otras fuentes 20 000).

El edificio es totalmente transitable a lo largo de su per√≠metro, aunque est√° conectado con los Palacios Vaticanos por un pasillo elevado a lo largo de la nave derecha y por la Scala Regia en el borde de la fachada de la Plaza de San Pedro; dos pasillos lo conectan con la Sacrist√≠a adyacente. Si bien este aspecto delata la idea de una construcci√≥n aislada en el centro de una vasta plaza, como probablemente pretend√≠a Miguel √Āngel Buonarroti, la presencia de pasillos elevados, que no interfieren en el per√≠metro de la bas√≠lica, tambi√©n permite captar la compleja articulaci√≥n del templo. El exterior de travertino se caracteriza por el uso de un orden gigante m√°s all√° del cual se encuentra el √°tico. Esta configuraci√≥n fue esencialmente obra de Michelangelo Buonarroti y se mantuvo tambi√©n en la carrocer√≠a longitudinal a√Īadida por Carlo Maderno.

A lo largo de las naves, en los 45 altares y en las 11 capillas que se abren en el interior de la bas√≠lica, hay varias obras maestras de inestimable valor hist√≥rico y art√≠stico, como varias obras de Gian Lorenzo Bernini y otras de la iglesia cristiana primitiva, como la estatua de bronce de San Pedro (n.¬ļ 89), atribuida a Arnolfo di Cambio.

Todos los arquitectos que participaron en la construcción de la Basílica de San Pedro del Vaticano

  • de 1506 Bramante, con la colaboraci√≥n de Giuliano da Sangallo
  • a partir de 1514 Rafael, con la colaboraci√≥n de Giuliano da Sangallo (a partir de 1515 sustituido por su sobrino Antonio da Sangallo el Joven) y Fr√† Giocondo hasta su muerte en 1515
  • desde 1520 Antonio da Sangallo el Joven, con el colaborador Baldassarre Peruzzi hasta 1527
  • desde 1546 Miguel √Āngel
  • de 1564 Pirro Ligorio y Jacopo Barozzi da Vignola
  • desde 1573 Giacomo Della Porta con Domenico Fontana
  • desde 1603 Carlo Maderno
  • desde 1629 Gian Lorenzo Bernini

La nueva Basilica de San Pedro del Vaticano

En 1506 se inici√≥ la construcci√≥n de una nueva bas√≠lica seg√ļn el dise√Īo de Bramante, basada en una planta de cruz griega, con cuatro brazos iguales y una enorme c√ļpula central. Pero a la muerte de Bramante, en 1514, la construcci√≥n se detuvo porque los arquitectos, entre ellos Rafael y Antonio da Sangallo, intentaron modificar sus planes originales. No se avanz√≥ mucho y no fue hasta que Miguel √Āngel se hizo cargo de la obra en 1547, a la edad de 72 a√Īos, cuando la situaci√≥n cambi√≥. Miguel √Āngel simplific√≥ los planes de Bramante y elabor√≥ los dise√Īos de lo que ser√≠a su mayor logro arquitect√≥nico, la c√ļpula.

Sin embargo, nunca vivi√≥ para verla construida, y fue Giacomo della Porta y Domenico Fontana quienes la terminaron en 1590. Las obras se prolongaron durante 160 a√Īos y en ellas trabajaron artistas de primer orden. La fachada de Madernola c√ļpula de San Pedro del Vaticano es obra de Miguel √Āngel, cupula a la cual se puede ascender con un ticket aparte de la entrada a los museos vaticanos,la Plaza de San Pedro de Bernini  que son √ļnicas en el mundo‚Ķ pero la primera vez que uno penetra en el interior de la bas√≠lica recibe una impresi√≥n casi sobrecogedora.

Sus dimensiones eran tan gigantescas que la empresa parec√≠a irrealizable, y estuvo a punto de sucumbir. 

Vistas de la Plaza de San Pedro, el Vaticano
Vistas de la Plaza de San Pedro del Vaticano

Fachada de la Basilica de San Pedro del Vaticano

Construida entre 1607 y 1614, la inmensa fachada de Carlo Maderno tiene unos 114,69 metros de ancho y 45,44 metros de alto. Ocho columnas gigante de 27 m de altura sostienen el ático superior sobre el que se levantan 13 estatuas que representan a Cristo Redentor, San Juan Bautista y los 11 apóstoles. (Falta Judas Iscariote). El balcón central es conocido como la Loggia della Benedizione, y es desde aquí donde el Papa imparte su bendición Urbi et Orbi en Navidad y Pascua y que enmarcan las entradas y la Loggia delle Benedizioni, el lugar donde se anuncia a los fieles la elección del nuevo Papa; debajo hay un altorrelieve de Ambrogio Buonvicino, titulado Consegna delle Chiavi (Entrega de las llaves), de alrededor de 1614. En el entablamento, bajo el frontón central, se encuentra la inscripción

“IN HONOREM PRINCIPIS APOST PAVLVS V BVRGHESIVS ROMANVS PONT MAX AN MDCXII PONT VII”.

Latin

¬ęIn onore del principe degli apostoli; Paolo V Borghese Pontefice Massimo Romano anno 1612 settimo anno del pontificato¬Ľ

Italiano

La fachada est√° precedida por dos estatuas de San Pedro y San Pablo, esculpidas respectivamente por Giuseppe De Fabris y Adamo Tadolini en 1847 para sustituir a las anteriores realizadas por Paolo Taccone y Mino del Reame en 1461. En la parte superior hay estatuas, algunas de m√°s de 5,7 m de altura, de Jes√ļs, Juan el Bautista y once de los doce ap√≥stoles (falta San Pedro). A los lados del reloj hay dos relojes fabricados en 1785 por Giuseppe Valadier: el reloj de la izquierda, llamado Oltremontano, indica la hora real, basada en el huso horario, mientras que el reloj de la derecha, llamado Italiano, indica la hora solar it√°lica, que empieza a contar al atardecer y termina a las veinticuatro horas de la puesta del sol; otra diferencia es que el reloj de la izquierda tiene dos agujas cl√°sicas de horas y minutos, mientras que el de la derecha tiene una sola.

Fachada de San Pedro del Vaticano
Livioandronico2013 – Opera propria

Debajo del reloj de la izquierda se encuentra el campanario, que alberga las seis campanas: en el centro de la ventana est√° la campana mayor realizada por Valadier en 1785, en los lados superiores las dos campanas menores; en el interior, detr√°s de la campana mayor, el “Campanoncino” de 1725 y detr√°s de ella la “Rota” del siglo XIII; sobre √©stas la “Predica” del siglo XIX.

La fachada fue restaurada con motivo del Jubileo del a√Īo 2000, y se le devolvieron los colores originalmente deseados por Maderno.

El pórtico

Una vez atravesada la puerta central, se accede a un pórtico que se extiende a todo lo ancho de la fachada y al que se abren las cinco entradas de la basílica.

El atrio est√° flanqueado por dos estatuas ecuestres: Carlomagno, a la izquierda, de Agostino Cornacchini (1725, n.¬ļ 2) y, en el lado opuesto, Constantino, creado por Bernini en 1670 y que subraya la entrada a los Palacios Vaticanos por la Scala Regia (n.¬ļ 8). Unos estucos enriquecen toda la b√≥veda superior, dise√Īados por Martino Ferrabosco pero realizados por Ambrogio Buonvicino, a quien pertenecen tambi√©n las treinta y dos estatuas de papas colocadas a los lados de los lunetos.

En la pared sobre la entrada principal de la basílica se encuentra un importante fragmento del mosaico de la Navicella degli Apostoli, realizado por Giotto para la basílica original y colocado en su ubicación actual sólo en 1674 (n. 1).

Las Puertas

Para entrar en la basílica, hay cinco puertas tras la fachada principal.

La puerta del extremo izquierdo fue realizada por Giacomo Manz√Ļ en 1964, y es conocida como la Puerta de la Muerte (n. 3): fue encargada por Juan XXIII y toma este nombre porque de esta puerta parten los cortejos f√ļnebres de los Pont√≠fices. Est√° estructurada en cuatro paneles; en el principal aparece la deposici√≥n de Cristo y la asunci√≥n de Mar√≠a al cielo. En la segunda, se representan los s√≠mbolos de la Eucarist√≠a: el pan y el vino, recordados simb√≥licamente por los sarmientos y las espigas cortadas. En el tercer panel se recuerda el tema de la muerte. Representa el asesinato de Abel, la muerte de Jos√©, el martirio de San Pedro, la muerte del propio Juan XXIII que no vivi√≥ para verla (en un rinc√≥n se recuerda la enc√≠clica “Pacem in Terris”), la muerte en el exilio de Gregorio VII y seis animales en el acto de la muerte. En el interior de la bas√≠lica se encuentra la huella de la mano del escultor y un momento del Concilio Vaticano II, cuando el cardenal Rugambwa, el primer cardenal africano, rinde homenaje al Papa.

L'atrio con la Porta del Filarete San Pedro del Vaticano
L’atrio con la Porta del Filarete. Vicent de Groot photo

A continuación, la Puerta del Bien y del Mal (n. 4), de Luciano Minguzzi, que trabajó en ella de 1970 a 1977.

La Puerta Central, o Puerta de Filarete (n. 5), fue encargada por el Papa Eugenio IV a Antonio Averulino, también conocido como Filarete, y fue ejecutada entre 1439 y 1445 para el acceso a la basílica constantiniana. Está formado por dos badajos de bronce y cada badajo está dividido en tres paneles superpuestos. Los paneles superiores representan a Cristo en el trono, a la izquierda, y a la Virgen en el trono, a la derecha; los paneles centrales muestran a San Pedro y San Pablo, el primero entregando las llaves al Papa Eugenio IV, el segundo sosteniendo una espada y un jarrón de flores. Los paneles inferiores representan el martirio de los dos santos. A la izquierda, la decapitación de San Pablo; a la derecha, la crucifixión invertida de San Pedro. Los paneles están enmarcados por espirales animadas con perfiles de emperadores y en el hueco entre ellos hay frisos con episodios del pontificado de Eugenio IV. En el interior se encuentra la inusual firma del artista. Ha representado a sus alumnos siguiendo a una mula que él mismo monta.

A la derecha de la anterior se encuentra la Puerta de los Sacramentos (n¬ļ 6) realizada por Venanzo Crocetti e inaugurada por el Papa Pablo VI el 12 de septiembre de 1965. En la puerta est√° representado un √°ngel que anuncia los siete sacramentos.

La puerta m√°s a la derecha es la Puerta Santa (n¬ļ 7) realizada por Vico Consorti, fundida en bronce por la Fonderia Artistica Ferdinando Marinelli en 1950 y donada al Papa P√≠o XII. En los diecis√©is paneles que componen la puerta, se puede ver al propio P√≠o XII y la bula de Bonifacio VIII que proclam√≥ el primer Jubileo en 1300. Arriba hay algunas inscripciones: PAVLVS V PONT MAX ANNO XIII, mientras que en el que est√° justo encima de la puerta se lee GREGORIVS XIII PONT MAX. Entre estas dos inscripciones hay unas losas que conmemoran las recientes inauguraciones.

La Puerta Santa de San Pedro del Vaticano
La Puerta Santa, Mattana – Vico Consorti

IOANNES PAVLVS II P.M.

ITERVM PORTAM SANCTAM

APERVIT ET CLAVSIT

ANNO MAGNI IVBILAEI

AB INCARNATIONE DOMINI

MM – MMI

FRANCISCVS PP.

PORTAM SANCTAM

A√ĎO DE DIGNO IVB. MM – MMI

A IOANNE PAVLO PP. II

RESERATAM Y CLAVSAM

APERVIT ET CLAVSIT

A√ĎO IVB. MISERICORDIAE

MMXV – MMXVI

Juan Pablo II, Pont√≠fice M√°ximo, abri√≥ y cerr√≥ la Puerta Santa, en el A√Īo del Gran Jubileo de la Encarnaci√≥n del Se√Īor 2000 – 2001 Francisco, Papa, la Puerta Santa, abierta y cerrada por Juan Pablo II, en el A√Īo del Gran Jubileo 2000 -2001, abierta y cerrada de nuevo en el A√Īo del Jubileo de la Misericordia, 2015 – 2016
La nave principal

C√ļpula de la Basilica de San Pedro del Vaticano, Roma

Basada en el dise√Īo de Brunelleschi para el Duomo de Florencia, la imponente c√ļpula se apoya en cuatro pilares de piedra que llevan el nombre de los santos cuyas estatuas adornan los nichos dise√Īados por Bernini: Longinos, Helena, Ver√≥nica y Andr√©s. Con la c√ļpula ya construida, Carlo Maderno hered√≥ el proyecto en 1605. Dise√Ī√≥ la fachada monumental y alarg√≥ la nave hacia la plaza.

Con m√°s de 133 metros de altura, un di√°metro interior de 41,50 metros (ligeramente inferior, sin embargo, al del Pante√≥n de Roma), un di√°metro exterior m√°ximo de 58,90 metros y 551 escalones desde la base de la obra hasta la linterna, la c√ļpula es el emblema de la propia bas√≠lica y uno de los s√≠mbolos de toda la ciudad de Roma.

Se apoya en un alto tambor (construido bajo la direcci√≥n de Miguel √Āngel), definido en el exterior por una teor√≠a de columnas acopladas y abierto por diecis√©is ventanas rectangulares, separadas por el mismo n√ļmero de nervios. Cuatro inmensos pilares, con un per√≠metro de 71 metros, sostienen toda la estructura, cuyo peso se estima en 14.000 toneladas.

Cupula de San Pedro del Vaticano Interior
La cupola di Michelangelo vista dall’interno della basilica
Attila Terb√≥cs – Made by Pasztilla

Como ya se ha dicho, la c√ļpula fue construida en s√≥lo dos a√Īos por Giacomo Della Porta, siguiendo los dibujos de Miguel √Āngel, que podr√≠a haber previsto una c√ļpula perfectamente esf√©rica, al menos seg√ļn los grabados de Stefano Dup√©rac publicados poco despu√©s de la muerte del artista. La maqueta de madera de la c√ļpula, conservada en el interior de la bas√≠lica, tampoco ayuda a revelar las verdaderas intenciones de Miguel √Āngel. El modelo fue realizado entre 1558 y 1561, cuando ya se hab√≠an iniciado las obras del tambor, pero fue modificado posteriormente y presenta algunas diferencias sustanciales en el dise√Īo de la c√ļpula y otros detalles ornamentales. Adem√°s, Miguel √Āngel se hab√≠a reservado el derecho de introducir cambios en la estructura de toda la bas√≠lica, de la que no se ha conservado ning√ļn proyecto definitivo, por lo que la presencia de un modelo no deb√≠a considerarse estrictamente vinculante para la realizaci√≥n de la obra. As√≠ lo demuestran, por ejemplo, los t√≠mpanos de las diecis√©is ventanas que marcan el per√≠metro del tambor: en el modelo son todos de forma triangular, mientras que en la c√ļpula real alternan formas curvas y triangulares.

En cualquier caso, la configuraci√≥n actual de la c√ļpula se debe a Della Porta, quien, entre 1588 y 1593, la construy√≥ con un arco elevado, unos 7 metros m√°s alto que el de Miguel √Āngel, y rode√≥ la base con cadenas de hierro para evitar la inestabilidad estructural. Sin embargo, con el paso de los siglos, debido a la aparici√≥n de peligrosas grietas, sobre todo en el tambor, fue necesario realizar nuevos trabajos de consolidaci√≥n, a cargo del ingeniero Giovanni Poleni, con la inserci√≥n de otras cadenas en la estructura del tambor y la c√ļpula.

Desde el punto de vista estructural, la c√ļpula est√° formada por dos casquetes superpuestos, como ya hab√≠a hecho Brunelleschi en Florencia: el casquete interior, m√°s grueso, es el que soporta las cargas, mientras que el exterior, cubierto con placas de plomo y expuesto a la intemperie, protege al primero. Ochocientos hombres trabajaron para completar la c√ļpula, que se cerr√≥ en 1593 con la alt√≠sima linterna de columnas gemelas.

Seg√ļn el grabado de Dup√©rac, otras cuatro c√ļpulas menores, puramente ornamentales, deber√≠an haberse levantado alrededor de la mayor para realzar su centralidad, pero s√≥lo se completaron las que est√°n sobre las capillas gregoriana y clementina.

La decoraci√≥n interior fue realizada con la t√©cnica del mosaico, como la mayor√≠a de las representaciones de la bas√≠lica: ejecutada por el mencionado Cavalier d’Arpino y Giovanni De Vecchi a instancias del papa Clemente VIII, presenta escenas de Cristo, los ap√≥stoles y bustos de papas y santos. La escalera que lleva a la cima de la c√ļpula tiene un peculiar dise√Īo de tablas en relieve y est√° hecha de terracota ferentina.

Desde la entrada de la c√ļpula, a la derecha del p√≥rtico principal de la bas√≠lica, se pueden subir a pie los 551 escalones hasta la cima o tomar un peque√Īo ascensor hasta la mitad y luego seguir a pie los √ļltimos 320 escalones. En cualquier caso, es una subida larga y empinada. Pero si llega a la cima, se ver√° recompensado con unas impresionantes vistas de la azotea.

Cupula de San Pedro del Vaticano
Cupula de San Pedro del Vaticano

Interior de San Pedro del Vaticano

Tiene un interior abrumador, que contiene muchas obras de arte espectaculares, entre ellas tres de las obras maestras m√°s c√©lebres de Italia: La Piedad de Miguel √Āngel, que est√° protegida por vidrio a prueba de balas desde el ataque da√Īino en 1972. En el pasillo central se encuentra la estatua de bronce de San Pedro de Arnolfo da Cambio, su pie desgastado por el flujo constante de besos de peregrinos.

El inmenso interior, de 186,36 metros de longitud (en la inscripci√≥n de la entrada se lee 837 P.R., que significa palmas romanas), est√° dividido en tres naves mediante robustos pilares en los que se abren grandes arcos de medio punto de 23 metros de altura y 13 de anchura. La superficie del suelo es de 15.160 metros cuadrados. La nave, desde la contrafachada hasta el primer arco del crucero, tiene 90 metros de largo, 26 metros de ancho y unos 45 metros de alto, y cubre por s√≠ sola una superficie de casi 2.500 metros cuadrados. Est√° cubierta por una gran b√≥veda de ca√Ī√≥n y culmina, m√°s all√° de la c√ļpula y detr√°s del colosal Baldaquino de Bernini sobre el altar papal en la monumental C√°tedral.

Orgullosamente descansando sobre el altar papal est√° el Trono de San Pedro de Bernini. El cavernoso interior, de 187 metros de longitud, ocupa m√°s de 15.000 metros cuadrados y contiene muchas obras maestras del arte, entre ellas la inquietantemente bella Piedad de Miguel √Āngel en la cabecera de la nave derecha. Esculpida cuando s√≥lo ten√≠a 25 a√Īos, es la √ļnica obra que el artista firm√≥: su firma est√° grabada en la faja que atraviesa el pecho de la Virgen.

Cerca, un disco rojo en el suelo marca el lugar donde Carlomagno y los posteriores emperadores del Sacro Imperio Romano Germ√°nico fueron coronados por el Papa. El famoso baldaquino de Bernini domina el centro de la bas√≠lica. Apoyado en cuatro columnas en espiral y realizado con bronce tomado del Pante√≥n, se alza sobre el altar mayor, que a su vez se asienta en el lugar de la tumba de San Pedro. El Papa es el √ļnico sacerdote autorizado a servir en el altar.

El dise√Īo del suelo de m√°rmol es especialmente refinado, con elementos de la bas√≠lica anterior, como el disco de p√≥rfido rojo egipcio sobre el que se arrodill√≥ Carlomagno el d√≠a de su coronaci√≥n (la llamada Rota Porphyretica). El suelo de m√°rmol sustituye al anterior de ladrillo (este √ļltimo estaba presente inicialmente s√≥lo en el cuerpo a√Īadido por Maderno) y fue realizado por Gian Lorenzo Bernini para el Jubileo de 1650, junto con las decoraciones de la nave. Diez mil metros cuadrados de mosaicos cubren las superficies interiores y son obra de numerosos artistas que trabajaron principalmente entre los siglos XVII y XVIII, como Pietro da Cortona, Giovanni De Vecchi, Cavalier d’Arpino y Francesco Trevisani.

Arriba, la c√ļpula de Miguel √Āngel se eleva hasta una altura de 119 metros. En la base del Muelle de San Longino se encuentra la muy querida estatua de bronce de San Pedro, del siglo XIII, cuyo pie derecho est√° desgastado por siglos de caricias.

Hasta la intersecci√≥n con el crucero, en los nichos de los pilares a la derecha de la entrada, est√°n las estatuas de: Santa Teresa de Jes√ļs (1754), Santa Magdalena Sof√≠a Barat (1934), San Vicente de Pa√ļl (de Pietro Bracci, 1754), San Juan Eudes (1932), San Felipe Neri (de Juan Bautista Maino, 1737), San Juan Bautista de La Salle (1904), la antigua estatua de bronce de San Pedro (Arnolfo di Cambio) y San Juan Bosco (1936). En los pilares de la izquierda: San Pedro de Alc√°ntara (1713), Santa Luc√≠a Filippini (1949), San Camilo de Lellis (1753), San Luis Mar√≠a Grignion de Montfort (1948), San Ignacio de Loyola (1733, de Camillo Rusconi), San Antonio Mar√≠a Zaccaria (1909), San Francisco de Paula (de Giovanni Battista Maino, 1732) y San Pedro Fourier (1899).

Las pilas, de casi dos metros de altura, fueron realizadas entre 1722 y 1725 seg√ļn un dise√Īo de Agostino Cornacchini. Se trata de dos jofainas en amarillo de Siena, de Giuseppe Lironi, y de dos parejas de putti de Francesco Moderati y Giovanni Battista de Rossi.

vista interior de san pedro desde la subida a la cupula
Vista cenital del Baldaquino y el altar de San Pedro

La nave de la derecha

En la primera capilla de la derecha (n¬ļ 9) se encuentra la famosa Piedad de Miguel √Āngel, una obra de juventud del maestro (1499) que llama la atenci√≥n por la armon√≠a y la blancura de sus superficies; la escultura est√° protegida por una vitrina despu√©s de que fuera da√Īada en 1972, cuando un loco la atac√≥, golpe√°ndola en varios lugares con un martillo.

piedad de miguel angel en el vaticano
La Piedad de Miguel Angel en San Pedro, el Vaticano

Tras el monumento a Le√≥n XII (1835-36) y el monumento a Cristina de Suecia del siglo XVII, obra de Giuseppe Fabris y Carlo Fontana respectivamente (n.¬ļ 10, 11), llegamos a la capilla de San Sebasti√°n (n.¬ļ 13), donde hay un monumento a la Virgen Mar√≠a. La capilla, cubierta por una b√≥veda decorada con mosaicos de Pietro da Cortona, alberga tambi√©n los monumentos realizados durante el siglo XX para P√≠o XI y P√≠o XII (n√ļmeros 12, 14). En el altar de la capilla se encuentra la tumba de San Juan Pablo II, colocada all√≠ despu√©s de la exposici√≥n con motivo de su beatificaci√≥n.

Siguiendo adelante, encontramos los monumentos a Inocencio XII (de Filippo della Valle, 1746, n.¬ļ 15) y a Matilde di Canossa (de Gian Lorenzo Bernini, 1633-37, n.¬ļ 16), que preceden a la entrada de la capilla del Sant√≠simo Sacramento (n.¬ļ 17), protegida por una puerta dise√Īada por Francesco Borromini. La capilla fue dise√Īada por Carlo Maderno para conectar la bas√≠lica de Miguel √Āngel con el cuerpo longitudinal del siglo XVII. En su interior se encuentra el tabern√°culo del Sant√≠simo Sacramento, realizado en bronce dorado por Gian Lorenzo Bernini en 1674, tomando como modelo el peque√Īo templo de San Pietro in Montorio de Bramante. El retablo, que representa a la Trinidad, es obra de Pietro da Cortona. En el exterior, la capilla tiene un techo m√°s bajo que el cuerpo de la bas√≠lica y est√° cerrada por un √°tico alto, para ocultar la diferencia de altura del techo cuando se ve desde abajo. En la capilla del Sant√≠simo Sacramento ten√≠a lugar el ritual del “besapi√©s” del cuerpo del papa fallecido, es decir, la exposici√≥n de los restos mortales de los papas difuntos a los fieles antes del funeral. Esta pr√°ctica fue interrumpida por P√≠o XII, para quien la exposici√≥n tuvo lugar en la nave central.

Dos monumentos, respectivamente a Gregorio XIII (Camillo Rusconi, 1723, n¬ļ 18) y a Gregorio XIV (n¬ļ 19), cierran la nave derecha antes del deambulatorio que rodea la c√ļpula.

El pasillo de la izquierda

La nave se abre con la Capilla del Bautismo (n. 71), dise√Īada por Carlo Fontana y decorada con mosaicos de Baciccio, completados posteriormente por Francesco Trevisani; el mosaico que domina detr√°s del altar fue compuesto a imitaci√≥n de una pintura de Carlo Maratta, que ahora se encuentra en la bas√≠lica de Santa Maria degli Angeli e dei Martiri. En el centro se encuentra la tapa del sarc√≥fago del emperador Adriano, realizada en p√≥rfido rojo y transformada en pila bautismal en 1698 por Carlo Fontana.

Cubierta del sarcófago del emperador Adriano transformada en pila bautismal
Coperchio del sarcofago dell’imperatore Adriano trasformato in fonte battesimale
Jebulon Photo

Inmediatamente despu√©s se encuentra la tumba de Maria Clementina Sobieska (Pietro Bracci, 1742, n. 70) y luego el Monumento a Stuart (Antonio Canova, 1829, n. 69). En la adyacente capilla de la Presentaci√≥n (n¬ļ 67) se encuentra el cuerpo de P√≠o X, mientras que a lo largo de las paredes hay monumentos a Juan XXIII y Benedicto XV, realizados durante el siglo XX (n¬ļ 66 y 68 respectivamente).

En el espacio delimitado por el pilar de la nave se encuentran el monumento a P√≠o X (1923, n.¬ļ 65) y la tumba de Inocencio VIII (n.¬ļ 64), realizada por Antonio Pollaiolo (siglo XV).

Otra puerta de Borromini delimita la Capilla del Coro (n. 63), reflejando la Capilla del Sant√≠simo Sacramento, de la que tambi√©n toma su configuraci√≥n externa. En el √ļltimo pilar antes del deambulatorio se encuentran los monumentos a Le√≥n XI (Alessandro Algardi, 1644, n. 61) y al Papa Inocencio XI (n. 60).

El deambulatorio

El deambulatorio, el espacio que rodea a los cuatro pilares que sostienen la c√ļpula, nos introduce en el coraz√≥n de la bas√≠lica tal y como la concibi√≥ Miguel √Āngel Buonarroti. En el pilar correspondiente a la nave derecha se encuentra el altar de San Jer√≥nimo (n. 20), con la tumba del Papa Juan XXIII colocada en la base de un gran mosaico que reproduce una pintura de Domenichino.

La capilla situada entre la capilla del Sant√≠simo y el crucero es la capilla gregoriana (n¬ļ 21). Est√° cerrado por una c√ļpula situada dentro del muro cortina de la bas√≠lica, pero en el exterior est√° coronado por una de las dos c√ļpulas ornamentales que rodean a la principal. Aqu√≠ se encuentra la tumba de Gregorio XVI (Luigi Amici, 1848-57, n¬ļ 22). El muro norte est√° delimitado por el altar de Nuestra Se√Īora del Socorro (n√ļm. 23), junto al cual se encuentran la tumba de Benedicto XIV (n√ļm. 25) y el altar de San Basilio (n√ļm. 24), embellecido con un mosaico del siglo XVIII.

M√°s all√° del crucero se encuentra el monumento a Clemente XIII (Antonio Canova, 1787-92, n¬ļ 31), delante del cual est√° el altar de la Navicella (n¬ļ 32). Luego est√°n los altares de San Miguel Arc√°ngel (33), Santa Petronilla (34) y San Pedro criando a Tabita (36); el muro oeste alberga el monumento a Clemente X, una obra de finales del siglo XVII de Mattia de Rossi (35).

En el lado sur del deambulatorio se encuentra una reproducci√≥n en mosaico de la famosa Transfiguraci√≥n de Rafael Sanzio, colocada en el pilar del final de la nave izquierda (n. 59). La capilla adyacente, similar a la gregoriana, se llama Clementina (58), y en ella reposan los restos de Gregorio Magno (56) y P√≠o VII (57, obra de Bertel Thorvaldsen, 1831, el √ļnico artista no cat√≥lico que ha trabajado para la bas√≠lica). Frente al monumento a P√≠o VIII (Pietro Tenerani, 1866, n. 54) se encuentra el Altar de las Mentiras (n. 55), todav√≠a adornado con un mosaico del siglo XVIII; desde aqu√≠, un pasillo conduce a la gran Sacrist√≠a de la Bas√≠lica Vaticana, situada fuera de la propia iglesia.

Monumento dedicado a Pio VII en el Vaticano
Bertel Thorvaldsen, monumento a Pio VII
Gunnar Bach Pedersen – Fotografia autoprodotta

Desde aquí, un pasillo conduce a la gran Sacristía de la basílica vaticana, situada en el exterior de la propia iglesia. Tras el transepto sur, se puede ver el monumento al papa Alejandro VII, una notable obra de Gian Lorenzo Bernini (n. 47), en la que el papa aparece absorto en la oración, con la muerte, representada por un esqueleto que sostiene un reloj de arena, precediendo a una puerta, el pasaje simbólico a la otra vida.

A continuaci√≥n se encuentra el altar del Sagrado Coraz√≥n de Jes√ļs (n¬ļ 48, con su mosaico que data de los a√Īos 30) y luego la Capilla de la Virgen de la Columna (n¬ļ 44), con el altar del mismo nombre y el altar dedicado a San Le√≥n Magno (n¬ļ 45), con un grandioso retablo del mismo nombre. El deambulatorio se cierra con el altar del siglo XVIII de San Pedro curando a un paral√≠tico (n. 43) y el monumento al Papa Alejandro VIII (n. 42).

Alessandro Algardi, tumba de León XI
Torvindus. – Photo
Alessandro Algardi – Monument to en:Pope Leo XI (1634-1644). San Pietro in Vaticano, Roma.

El crucero

El transepto norte, hacia los Palacios Vaticanos, se construy√≥ seg√ļn un proyecto de Miguel √Āngel Buonarroti, que elimin√≥ el deambulatorio previsto por sus predecesores, tapiando los accesos al pasillo exterior, que no se realiz√≥, y creando unos nichos coronados por grandes ventanas rectangulares. Los nichos contienen tres altares, dedicados a San Wenceslao (n. 27), San Erasmo (n. 29) y, en el centro, a San Processo y San Martiniano (n. 28).

El transepto sur, similar al anterior, se caracteriza por los altares dedicados a San Jos√© (centro, n¬ļ 51), la crucifixi√≥n de Pedro (n¬ļ 52) y Santo Tom√°s (n¬ļ 50).

A lo largo del crucero, en los nichos de los pilares, hay estatuas de santos; en el crucero derecho: San Bonfiglio Monaldi (1906), San Giuseppe Calasanzio (1755), San Paolo della Croce (1876) y San Bruno (1744); en el crucero izquierdo: San Guglielmo da Vercelli (1878), San Norberto (1767), Santa Angela Merici (1866) y Santa Giuliana Falconieri (1740).

El altar papal

El espacio bajo la c√ļpula est√° marcado por el monumental Baldacchino di San Pietro (dosel de San Pedro) (n. 82), dise√Īado por el genio de Gian Lorenzo Bernini y erigido entre 1624 y 1633. Realizada en bronce tomado del Pante√≥n, tiene casi 30 metros de altura y se apoya en cuatro columnas retorcidas a imitaci√≥n del Templo de Salom√≥n y del cop√≥n de la antigua bas√≠lica constantiniana, cuyas columnas hab√≠an sido recuperadas e insertadas como adornos en los pilares de la c√ļpula de Miguel √Āngel. En el centro, a la sombra del Baldaquino, envuelto por el inmenso espacio de la c√ļpula, se levanta el Altar Papal, conocido como el Altar de Clemente VIII (que lo consagr√≥ en 1594), situado en la l√≠nea vertical exacta de la Tumba de San Pedro.

A lo largo de los cuatro inmensos pilares que rodean la c√ļpula se encuentran las esculturas encargadas por Urbano VIII: se trata de San Longino (n¬ļ 88) de Gian Lorenzo Bernini (1639), Santa Elena (n¬ļ 84) realizada por Andrea Bolgi en 1646, Santa Ver√≥nica (n¬ļ 80) de Francesco Mochi (1632) y, por √ļltimo, San Andr√©s (n¬ļ 76) de Fran√ßois Duquesnoy (1640).

Baldaquino Basilica de San Pedro en el Vaticano Roma
Baldaquino Basilica de San Pedro en el Vaticano Roma
Altar Basilica de San Pedro en el Vaticano Roma
Altar Basilica de San Pedro en el Vaticano Roma, photo Dnalor 01 

El Coro

La estructura del coro es similar a la del transepto y está dominada, en el centro del muro que cierra la basílica, por la Cátedra de San Pedro (n. 39), relicario monumental de Gian Lorenzo Bernini que contiene la cátedra paleocristiana, sostenida por las estatuas de los cuatro Padres de la Iglesia e iluminada por la deslumbrante aparición de la paloma.

A la izquierda de la catedral se encuentra el monumento a Pablo III, realizado por Guglielmo Della Porta (n. 40). A la derecha se encuentra el Sepulcro de Urbano VIII (n. 38), también obra de Bernini, que trabajó en él a partir de 1627. El conjunto está dominado por la estatua del Papa en acto de bendición, con las figuras alegóricas de la Caridad y la Justicia a ambos lados del sarcófago. En el centro, un esqueleto escribe el epitafio.

En los pilares hay estatuas de Santo Domingo (1706), San Francisco Caracciolo (1834), San Francisco de Asís (1727) y San Alfonso María de Ligorio (1839).

Los salones octogonales y los niveles superiores

En el espacio entre las b√≥vedas de las naves menores y el techo hay una serie de vastas salas. Las situadas en el lado vertical del n√ļcleo del siglo XVI tienen planta octogonal y gravitan sobre los arcos que separan la girola de la nave principal. Se les conoce como el oct√≥gono de San Andr√©s, el oct√≥gono de Sim√≥n Mago (actual altar del Sagrado Coraz√≥n), el oct√≥gono del tullido, el oct√≥gono de la Navicella, el oct√≥gono de San Basilio, el oct√≥gono de San Jer√≥nimo, el oct√≥gono de San Sebasti√°n y el oct√≥gono de la Transfiguraci√≥n. Fueron construidos bajo la direcci√≥n de Antonio da Sangallo el Joven, pero un dibujo de la Galer√≠a de los Uffizi de Florencia sugiere la presencia del arquitecto Guidetto Guidetti en el lugar.

El oct√≥gono de Sim√≥n Mago, que se abre al borde de la c√ļpula de la Madonna della Colonna, en el lado suroeste de la bas√≠lica, alberga los archivos hist√≥ricos de la F√°brica de San Pedro. Las otras salas contienen numerosas maquetas de los proyectos realizados para la bas√≠lica: podemos citar la famosa maqueta de madera para la terminaci√≥n del templo vaticano construida por Sangallo a escala 1:30, la de la c√ļpula de Miguel √Āngel, la de la sacrist√≠a dise√Īada por Filippo Juvarra y la a escala 1:10 del imponente √≥rgano, nunca construido, dise√Īado por Aristide Cavaill√©-Coll.

A lo largo del cuerpo longitudinal de la bas√≠lica hay algunas salas de planta rectangular. Las situadas a lo largo del lado sur se denominan una “Stanza degli Architetti” (Sala de los Arquitectos) y la otra “Stanza dei Vetri” (Sala de los Vidrios); ocupan un volumen de m√°s de mil metros c√ļbicos y su altura original variaba de 11,50 a 15,50 metros respectivamente. En ellas trabajaron Vanvitelli y sus colaboradores, que deb√≠an decidir sobre la restauraci√≥n de la c√ļpula de Miguel √Āngel. Las dos salas fueron restauradas a finales de los a√Īos ochenta, con la construcci√≥n de techos intermedios de hierro; esto permiti√≥ aumentar el espacio disponible (de 135 a m√°s de 400 metros cuadrados), con el fin de satisfacer las crecientes necesidades de la Fabbrica di San Pietro. La sacrist√≠a fue utilizada como sala de trabajo por Vanvitelli y sus colaboradores, que deb√≠an decidir sobre la restauraci√≥n de la c√ļpula de Miguel √Āngel.

La sacristía

Originalmente, la sacrist√≠a se encontraba en la Rotonda di Sant’Andrea (o iglesia de Santa Maria della Febbre), un edificio de planta central en el lado sur de la bas√≠lica; hab√≠a sido construido como mausoleo funerario de la √©poca imperial y sobrevivi√≥ hasta la segunda mitad del siglo XVIII.

Tras varios intentos fallidos, hacia 1715 se convoc√≥ el concurso para la construcci√≥n de la nueva sacrist√≠a y el dise√Īo de Filippo Juvara, que present√≥ una maqueta de madera que hoy se conserva en los almacenes de la bas√≠lica, destac√≥ entre los distintos participantes. Sin embargo, el elevado coste de la obra impidi√≥ su realizaci√≥n.

No fue hasta 1776 cuando el Papa P√≠o VI encarg√≥ a Carlo Marchionni el dise√Īo del actual edificio, que se termin√≥ en 1784. La sacrist√≠a dise√Īada por Marchionni es una de las piezas m√°s importantes de la arquitectura romana de finales del siglo XVIII, pero no es especialmente innovadora, ya que intenta armonizar con el estilo de la bas√≠lica. En el momento de su construcci√≥n, fue criticada incluso por el erudito Francesco Milizia (1725-1798), que se vio obligado a abandonar la ciudad por este motivo.

Es un edificio situado fuera de la bas√≠lica, a la izquierda de la misma; dos pasillos sostenidos por arcos escarzanos lo conectan con la nave de San Pedro, en correspondencia con la tumba de P√≠o VIII y la capilla del coro. La sala octogonal de la Sacrist√≠a Com√ļn, cubierta por una gran c√ļpula y flanqueada por las sacrist√≠as de los Can√≥nigos y de los Benefactores, la Sala Capitular y las salas del Tesoro de San Pedro, donde se guardan numerosos objetos sagrados, se abre en el interior de este complejo volumen, que en planta y en alzado parece la agregaci√≥n de varios edificios. En la sacrist√≠a de los Beneficiati se encontraba el Tabern√°culo del Sacramento de Donatello y Michelozzo (1432-1433), actualmente expuesto en el adyacente Museo del Tesoro.

Sacristia Basilica de San Pedro en el Vaticano Roma
Sacristia Basilica de San Pedro en el Vaticano Roma, photo Berthold Werner

Las dimensiones de la basílica de San Pedro

La Basílica de San Pedro es la mayor iglesia católica. En el suelo de la nave, moviéndose desde la entrada hacia el ábside, pueden verse estrellas doradas insertadas en el mármol: indican la longitud total (medida desde el ábside de San Pedro) de varias grandes iglesias repartidas por el mundo.

Aparentemente, la supremac√≠a s√≥lo le fue arrebatada en 1989 por la bas√≠lica de Nuestra Se√Īora de la Paz de Yamusukro, en Costa de Marfil, un edificio inspirado √ļnicamente en las formas de la bas√≠lica romana y definido propagand√≠sticamente como la “bas√≠lica m√°s grande del mundo”: en realidad s√≥lo es la “bas√≠lica m√°s alta del mundo” (158 m), mientras que el edificio es considerablemente m√°s peque√Īo que San Pedro.

  • Longitud exterior m√°xima: 218 m
  • Longitud interior: 186,36 m
  • Longitud del atrio: 71 m
  • Altura de las b√≥vedas: unos 45 m
  • Altura de la c√ļpula: 133,30 m (136,57 m seg√ļn algunas fuentes)
  • Altura de la marquesina: 28 m
  • Altura de la fachada: 45,44 m (48 m con estatuas)
  • Altura del atrio: 19 m
  • Anchura de la nave: 26 m
  • Anchura del tambor de la c√ļpula: 41,50 m
  • Anchura de la fachada: 114,69 m
  • Superficie del edificio: 23.000 m¬≤ (de los cuales 15.160 m¬≤ son transitables)
  • N√ļmero de escalones para la subida de la c√ļpula: 537.

PUNTOS DE INTER√ČS DE LA BAS√ćLICA DE SAN PEDRO DEL VATICANO

Aqu√≠ tienes un esquema de la planta de la Basilica Vaticana con los principales puntos de inter√©s en el interior de la bas√≠lica, se√Īaladas con colores seg√ļn su relevancia. Por orden de importancia, a nuestro criterio: rojo, azul, verde y gris.

Plano Basilica de San Pedro del Vaticano
  1. Estatua ecuestre de Constantino* (Bernini)
  2. Puertas de bronce** (Filarete, s. XV). Estaban ya en la antigua basílica
  3. La Piedad***. Una absoluta obra maestra, realizada por Miguel √Āngel con 23-25 a√Īos.La siguiente capilla (la segunda) contiene la tumba de Juan Pablo II.
  4. Disco de p√≥rfido donde se arrodill√≥ Carlomagno (a√Īo 800) al ser coronado emperador
  5. Longitud de las principales iglesias del mundo, se√Īalada en el pavimento. La de San Pedro, con 186 m., es la mayor
  6. Estatua de bronce de San Pedro***, conocida como El Pescador. De origen incierto, probablemente obra de Arnolfo di Cambio (s. XIII).
  7. Baldaquino de bronce*** (Bernini)
  8. Tumba de San Pedro***
  9. Interior de la c√ļpula***. Est√° decorada con mosaicos, como toda la bas√≠lica, aunque parezcan frescos.
  10. Pilares de las reliquias: Longinos* (Bernini), con la lanza; San Andr√©s con la cruz en aspa; Santa Elena con la cruz y La Ver√≥nica con el velo en las manos
  11. Monumento de Clemente XIII*** (Cánova). La zona suele estar cerrada y sólo se ve de lejos
  12. La C√°tedra de San Pedro***
  13. Monumento de Pablo III Farnese*** (Guglielmo della Porta, disc√≠pulo de Miguel √Āngel). Es uno de los mejores monumentos de la bas√≠lica. Habitualmente s√≥lo se puede contemplar de lejos
  14. Monumento de Urbano VIII*** (Bernini). Rivaliza en calidad con el de Pablo III
  15. Monumento de Alejandro VII* (Bernini, siendo ya anciano)
  16. Entrada al Museo del Tesoro
  17. Monumento de Inocencio VIII** (Pollaiolo, s. XV). Un monumento extraordinario. Por desgracia, est√° muy elevado y no se aprecia bien.

La Basílica de San Pedro como modelo para otras Iglesias

Las formas de la Bas√≠lica de San Pedro, y en particular la de su c√ļpula, han influido mucho en la arquitectura de las iglesias cristianas occidentales. Por ejemplo, el modelo de San Pedro fue tomado en la c√ļpula de la bas√≠lica romana de Sant’Andrea della Valle ya en el siglo XVII. Se cree que de San Pedro, as√≠ como de la c√ļpula de Santa Maria della Salute en Venecia, tambi√©n derivan las c√ļpulas con c√ļpulas separadas que se encuentran en la catedral de San Pablo en Londres (1675) y en el Pante√≥n. La catedral de San Pablo de Londres (1675) y el Pante√≥n de Par√≠s (de Jacques-Germain Soufflot) como dos de los mejores ejemplos, y, aunque construida de forma t√©cnicamente diferente, la c√ļpula de los Inv√°lidos de Par√≠s (1680-1691).

El renacimiento de la arquitectura, que caracteriz√≥ el periodo entre finales del siglo XIX y principios del XX, llev√≥ a la construcci√≥n de un gran n√ļmero de iglesias inspiradas, en mayor o menor medida, en la bas√≠lica petrina, entre ellas la iglesia de Santa Mar√≠a de los √Āngeles de Chicago (de 1899), la Bas√≠lica de San Jos√© en Milwaukee (1901), la Iglesia del Inmaculado Coraz√≥n de Mar√≠a en Pittsburgh (1904), la Bas√≠lica de Oudenbosch (1865-1892) y la Catedral de Mar√≠a Reina del Mundo en Montreal (1875-1894), que reproduce muchos aspectos de San Pedro a menor escala. La segunda mitad del siglo XX vio adaptaciones libres de San Pedro en la Bas√≠lica de Nuestra Se√Īora de LicheŇĄ, la Bas√≠lica de Nuestra Se√Īora de la Paz en Yamusukro y la Bas√≠lica de la Madre Coronada del Buen Consejo en N√°poles.

Construcción de la Basilica de San Pedro en el Vaticano

La bas√≠lica del Vaticano como te dije al inicio de este articulo, se encuentra sobre la tumba de San Pedro, donde fue enterrado entre el 64 y el 67 d. C.

La iglesia original fue encargada por el emperador Constantino y construida hacia el a√Īo 349, hasta que los Papas del Renacimiento la derribaron para poder levantar la que hoy contemplamos que fue consagrada en 1626 tras largos a√Īos de construcci√≥n.

La construcci√≥n de la actual Bas√≠lica de San Pedro se inici√≥ el 18 de abril de 1506 bajo el papa Julio II y se termin√≥ en 1626, durante el pontificado del papa Urbano VIII, mientras que el arreglo de la plaza frente a ella no se termin√≥ hasta 1667. Los dibujos originales de la bas√≠lica fueron encontrados en 1866 por el historiador de arte austriaco Heinrich von Geym√ľller.

Sin embargo, se trata de una reconstrucci√≥n, ya que en el mismo lugar, antes de la bas√≠lica actual, se encontraba otra bas√≠lica del siglo IV, construida por el emperador romano Constantino I en el lugar del circo de Ner√≥n y una necr√≥polis contigua donde, seg√ļn la tradici√≥n, San Pedro, el primero de los ap√≥stoles de Jes√ļs, fue enterrado tras su crucifixi√≥n. Hoy s√≥lo es posible imaginar la grandeza de este edificio, inmortalizada s√≥lo en algunas representaciones art√≠sticas: la estructura, enriquecida a lo largo de los siglos con preciosas obras de arte, estaba dividida en cinco naves con techo de madera y era similar a la de la bas√≠lica de San Pablo Extramuros, ten√≠a 120 altares, 27 de los cuales estaban dedicados a la Virgen Mar√≠a.

El coro de Rossellino

Bajo el mandato del papa Nicolás V (1447-1455), la basílica constantiniana, que había sobrevivido a los saqueos e incendios sufridos por la ciudad tras la caída del Imperio Romano de Occidente, fue objeto de un importante proyecto de transformación, encargado a Bernardo Rossellino, que preveía mantener el cuerpo longitudinal de cinco naves, cubriéndolo con bóvedas de crucería sobre los pilares que debían incorporar las antiguas columnas, mientras que la parte absidal se renovaba con la ampliación del crucero, la adición de un coro, que era la continuación lógica de la nave y una sala abovedada en la intersección del crucero y el coro.

Esta configuración pudo influir en el posterior proyecto de Bramante de renovación total del edificio, que de hecho conservó inicialmente lo ya construido Las obras comenzaron hacia 1450.

Los trabajos se iniciaron en torno a 1450, pero con la muerte del papa no se siguieron desarrollando y se detuvieron sustancialmente durante los siguientes pontificados. Entre 1470 y 1471 se produjo una reanudación parcial de las obras bajo la dirección de Giuliano da Sangallo, que preparó un proyecto de renovación global para Pablo II, pero sin mayor seguimiento En 1505 se colocaron los cimientos y las bases de la iglesia y se completó el edificio.

Hacia 1505, los cimientos y la mampostería del coro absidal se elevaron a una altura de aproximadamente 1,75 m.

El coro Rossellino

Proyectos de Bramante

La obra fue reabierta por Julio II, quien probablemente ten√≠a la intenci√≥n de continuar las obras emprendidas por Nicol√°s V. Sin embargo, en 1505, tal vez por consejo de Miguel √Āngel, probablemente para dar un contorno grandioso al gigantesco mausoleo que hab√≠a concebido para su propio lugar de enterramiento, y en cualquier caso dentro de un clima cultural plenamente renacentista que hab√≠a implicado a la Iglesia, Julio II decidi√≥ construir una nueva bas√≠lica colosal.

El pont√≠fice consult√≥ a los mejores artistas de la √©poca, entre ellos a Fray Giovanni Giocondo, que envi√≥ desde Venecia un proyecto con cinco c√ļpulas inspiradas en la Bas√≠lica de San Marcos.

La obra se encarg√≥ a Donato Bramante, que hab√≠a llegado a Roma desde Mil√°n unos a√Īos antes, y que super√≥ la comparaci√≥n con el arquitecto de confianza del pont√≠fice, Giuliano da Sangallo, erigi√©ndose en el arquitecto m√°s importante de la √©poca, hasta el punto de que tambi√©n se le encarg√≥ el dise√Īo del cercano Patio del Belvedere.

El debate, no exento de polémica y rivalidad, que tuvo lugar durante 1505, se centró en la idea de construir un edificio con una planta central perfecta, compartida por los arquitectos e intelectuales de la Curia, entre ellos el neoplatónico Egidio da Viterbo.

Bramante no dej√≥ un proyecto definitivo para la bas√≠lica, pero es opini√≥n com√ļn que sus ideas originales preve√≠an una revolucionaria planta de cruz griega (una referencia ideal a la primera martyria del cristianismo), caracterizada por una gran c√ļpula semiesf√©rica situada en el centro del complejo. Esta configuraci√≥n puede deducirse, en parte, de la imagen grabada en una medalla de Caradosso acu√Īada para conmemorar la colocaci√≥n de la primera piedra del templo, el 18 de abril de 1506, y sobre todo de un dibujo que se cree aut√≥grafo, conocido como “plano de pergamino”, en el que la b√ļsqueda de un perfecto equilibrio entre las partes llev√≥ al propio arquitecto a omitir incluso la indicaci√≥n del altar mayor, se√Īal clara de que los ideales del Renacimiento hab√≠an madurado incluso dentro de la iglesia.

Este proyecto representa un momento crucial en la evoluci√≥n de la arquitectura renacentista, siendo la conclusi√≥n de varias experiencias proyectuales e intelectuales y la confluencia de m√ļltiples referencias. La gran c√ļpula se inspir√≥ en la del Pante√≥n y deb√≠a ser de conglomerado de cemento; en general, todo el proyecto hac√≠a referencia a la antigua arquitectura romana en la caracter√≠stica de tener los muros como masas pl√°sticas capaces de articular el espacio en sentido din√°mico. Las referencias a la arquitectura romana tambi√©n estaban presentes en las grandes b√≥vedas de ca√Ī√≥n de los brazos de la cruz.

En el proyecto de Bramante cabe destacar tambi√©n la soluci√≥n de los cuatro pilares que sostienen la c√ļpula, as√≠ como la relaci√≥n que quiso crear entre los vol√ļmenes internos c√≥ncavos (ahuecando los muros como si fueran esculturas) y la convexidad externa.

La construcción de la nueva basílica habría representado también la aplicación más grandiosa de los estudios teóricos emprendidos por Francesco di Giorgio Martini, Filarete y, sobre todo, Leonardo da Vinci para las iglesias de planta central, cuyas elaboraciones se inspiran claramente en la tribuna octogonal de la catedral de Florencia. Otras referencias proceden de la arquitectura renacentista florentina y, en particular, de Giuliano da Sangallo, que había utilizado la planta de cruz griega y ya había propuesto un proyecto de planta central para la basílica de San Pedro.

Sin embargo, no todos los dibujos de Bramante indican una soluci√≥n de planta central perfecta, lo que tal vez sea una se√Īal de que la configuraci√≥n final de la iglesia segu√≠a siendo una cuesti√≥n abierta cuando se inici√≥ la construcci√≥n.

La obra de 1505 a 1514

Durante los trabajos en la obra, de hecho, se mantuvo lo que hab√≠a sido construido por Rossellino para el coro absidal, continuando de hecho los trabajos en el muro perimetral con pilastras d√≥ricas, en contraste con el proyecto de la “planta de pergamino”, al que por tanto en 1506 Bramante y Julio II hab√≠an renunciado de alguna manera. La √ļnica certeza sobre las √ļltimas intenciones de Bramante y Julio II es la realizaci√≥n de los cuatro poderosos pilares unidos por cuatro grandes arcos destinados a sostener la gran c√ļpula, desde el principio, por tanto, el elemento fundador de la nueva bas√≠lica.

Para realizar estas obras, Bramante hizo demoler casi toda la parte presbiteral de la antigua y venerable bas√≠lica, lo que suscit√≥ una permanente pol√©mica dentro y fuera de la iglesia, en la que participaron Miguel √Āngel, que critic√≥ la destrucci√≥n de las columnas, e incluso Erasmo de Rotterdam. Bramante recibi√≥ el apodo de “maestro ruinante” (es decir, destructor) y fue objeto de burla en el di√°logo sat√≠rico Simia (“Mono”) de Andrea Guarna, publicado en Mil√°n en 1517, en el que se narra c√≥mo el arquitecto, al aparecer muerto ante San Pedro, fue reprendido por √©ste por la demolici√≥n, respondiendo con la propuesta de reconstruir todo el Para√≠so.

La fuerte polémica por el gigantismo del proyecto, por la destrucción de los restos más antiguos de la iglesia y por el escándalo de las indulgencias que Julio II había concedido desde 1507 a quienes habían ofrecido limosnas para la construcción de la basílica, continuó incluso después de la muerte del papa y jugó un papel en el nacimiento de la Reforma Protestante de Lutero, que vio las obras en curso durante su viaje a Roma a finales de 1510.

La muerte del Papa Julio II (1513), seguida del fallecimiento del arquitecto (1514), supuso un importante revés para la obra.

La obra de 1514 a 1546

A partir de 1514, Rafael Sanzio, Giuliano da Sangallo y Fra’ Giocondo fueron llamados a suceder a Bramante.

Tras la muerte de Rafael, a partir de 1520 Antonio da Sangallo el Joven tomó el relevo como primer arquitecto junto a Baldassarre Peruzzi. Todos los arquitectos mencionados elaboraron proyectos para completar la basílica, lo que dio lugar a un gran debate que ralentizó las obras. La mayoría de las soluciones propuestas para la finalización del edificio, incluida la de Rafael, preveían la vuelta a una planta de tipo basilical, con un cuerpo longitudinal de tres naves, mientras que sólo el proyecto de Peruzzi se mantuvo sustancialmente fiel a la solución de planta central. Tras la reanudación de las obras en 1525, que permitió la finalización de la tribuna y el avance decisivo del brazo sur (como se ve en las vistas de Maarten van Heemskerck), el Saco de Roma (1527) detuvo la realización de estos proyectos.

Proyecto de Antonio da Sangallo el Joven
Proyecto de Antonio da Sangallo el Joven

S√≥lo bajo el papa Pablo III, en torno a 1538, se reanudaron las obras por parte de Antonio da Sangallo el Joven, quien, al darse cuenta de que no podr√≠a ver el final de la obra debido a su edad, prepar√≥ una grandiosa y costosa maqueta de madera (que hoy se conserva en la llamada “sala octagone” que se abre entre las b√≥vedas y el √°tico de la bas√≠lica) en la que trabaj√≥ desde 1539 hasta 1546, con la ayuda de Antonio Labacco, para ilustrar su dise√Īo en detalle. El proyecto de Sangallo era una s√≠ntesis de la planta central de Bramante y de la cruz latina de Rafael. La planta central, tambi√©n defendida por Peruzzi, se injert√≥ de hecho en un antepecho abovedado, flanqueado por dos campanarios muy altos; la c√ļpula tambi√©n se alej√≥ del ideal cl√°sico de Bramante, levant√°ndose con una b√≥veda de base circular y arco elevado, mitigada en el exterior para hacerla parecer redonda con un doble tambor cl√°sico con pilastras y columnas.

Durante el periodo comprendido entre 1538 y 1546, en el que estuvo a cargo de la obra, Antonio da Sangallo cubri√≥ la b√≥veda del brazo oriental, inici√≥ los cimientos del brazo norte, reforz√≥ los pilares de la c√ļpula tapiando los nichos previstos por Bramante y elev√≥ la altura de dise√Īo del suelo creando as√≠ las condiciones para la realizaci√≥n de las Grutas Vaticanas.

Proyecto de Rafael
Proyecto de Rafael

Una parte de la nave de la antigua bas√≠lica constantiniana sobrevivi√≥, ahora como ap√©ndice de la nueva estructura, de la que fue separada en 1538 por un tabique (“muro farnesiano”), probablemente para protegerla del ruido y el polvo de la obra. Sangallo tambi√©n se encarg√≥ de reconstruir el coronamiento del campanario medieval que flanqueaba la antigua fachada, quiz√° una se√Īal de que a√ļn no se hab√≠a decidido la demolici√≥n completa de la estructura preexistente.

El proyecto de Miguel √Āngel

Despu√©s de Sangallo, que muri√≥ en 1546, Miguel √Āngel Buonarroti, que entonces ten√≠a m√°s de setenta a√Īos, asumi√≥ la direcci√≥n de la obra. La historia del proyecto de Miguel √Āngel est√° documentada por una serie de documentos de obra, cartas, dibujos del propio Buonarroti y de otros artistas, frescos y testimonios de contempor√°neos como Giorgio Vasari. A pesar de ello, la informaci√≥n que se puede obtener es a menudo contradictoria. La raz√≥n principal reside en el hecho de que Miguel √Āngel nunca elabor√≥ un proyecto definitivo para la bas√≠lica vaticana, prefiriendo proceder por partes. Sin embargo, tras la muerte de Miguel √Āngel, se imprimieron varios grabados para intentar dar una visi√≥n de conjunto del dise√Īo concebido por el artista toscano, entre ellos los de Stefano Dup√©rac, que se convirtieron inmediatamente en los m√°s populares y aceptados Miguel √Āngel, creyendo que el proyecto era costoso, no pudo completarlo.

Miguel √Āngel, considerando el car√≠simo modelo de Sangallo falto de luminosidad, demasiado artificial y con referencias a la arquitectura alemana (agujas, elevaciones, etc.), rechaz√≥ la idea de su predecesor; por lo tanto, volvi√≥ a la planta central del proyecto original, para resaltar a√ļn m√°s el impacto de la c√ļpula, pero anulando la perfecta simetr√≠a estudiada por Bramante con la disposici√≥n de un pronaos.

Proyecto de Miguel Angel
Proyecto de Miguel Angel

No faltaron las cr√≠ticas, expuestas con fuerza por los partidarios del modelo de Sangallo, en primer lugar Nanni di Baccio Bigio (que era √©l mismo un aspirante a director de obras), seg√ļn el cual Miguel √Āngel hab√≠a gastado m√°s en la demolici√≥n que en la construcci√≥n. Para evitar el riesgo de que alguien alterara su dise√Īo despu√©s de su muerte, Miguel √Āngel empez√≥ a trabajar en varias partes de la bas√≠lica (a excepci√≥n de la fachada, donde a√ļn quedaban los restos de la bas√≠lica paleocristiana), para obligar a sus sucesores a continuar la construcci√≥n seg√ļn su concepci√≥n.

As√≠, contrast√≥ el equilibrio renacentista con la fuerza y el dramatismo de su genio: en primer lugar, en el lado oriental dise√Ī√≥ una fachada porticada coronada por un √°tico, dando as√≠ una direcci√≥n principal a todo el edificio; luego, deseando crear una unidad estil√≠stica entre el interior y el exterior, derrib√≥ el deambulatorio previsto por Sangallo al final de los √°bsides, y uniform√≥ las superficies con un gigantesco orden corintio, reforzando a√ļn m√°s las estructuras de soporte de la c√ļpula y alej√°ndolas de las delicadas proporciones de Bramante. Miguel √Āngel sustituy√≥ la planta de Bramante, con una cruz mayor flanqueada por cuatro cruces menores, por una cruz centrada en un deambulatorio cuadrado, simplificando as√≠ la concepci√≥n del espacio interior. As√≠, la pieza central del nuevo dise√Īo ser√≠a la c√ļpula, inspirada en el dise√Īo de Filippo Brunelleschi para la catedral florentina de Santa Mar√≠a del Fiore.

Sin embargo, los partidarios del proyecto de Sangallo siguieron criticando la obra de Miguel √Āngel, sin perder la oportunidad de poner al maestro en evidencia. En 1551, un derrumbe debido a un error t√©cnico del maestro de obras de Miguel √Āngel no hizo m√°s que echar le√Īa al fuego, y las obras se interrumpieron. Miguel √Āngel present√≥ su renuncia en 1562, cuando su rival Nanni di Baccio se convirti√≥ en asesor de la comisi√≥n, enredado como estaba en la especulaci√≥n sobre la obra.

En 1564, en el momento de la muerte del artista, la c√ļpula a√ļn no estaba terminada y las obras hab√≠an llegado a la altura del tambor: fue Giacomo Della Porta (1533 – 1602), conocido artista y escultor de la escuela de Porlezza, quien la complet√≥ (1588 – 1590), d√°ndole un aspecto de arco elevado para reducir los empujes laterales de la c√ļpula. Las c√ļpulas menores que rodean la c√ļpula principal tambi√©n se remontan a la √©poca de Della Porta; son esencialmente ornamentales y presumiblemente fueron dise√Īadas por Jacopo Barozzi da Vignola y Pirro Ligorio. Seg√ļn algunos estudiosos, no se puede excluir la atribuci√≥n al propio Ligorio del √°tico que recorre la parte superior de la bas√≠lica, que quiz√°s fue concebido por Miguel √Āngel s√≥lo como una simple superficie lisa. Un estudio sobre la reutilizaci√≥n de las antiguas columnas de la bas√≠lica ha demostrado que no se utilizaron como columnas.

Un estudio sobre la reutilizaci√≥n de columnas antiguas en el interior de la bas√≠lica, recuperadas durante la direcci√≥n de Miguel √Āngel, demostr√≥ que, con toda probabilidad, algunas de las columnas de granito gris del crucero y del √°bside posterior proced√≠an del Templo de Venus y de Roma.

La finalización de la basílica

En 1603 el papa Clemente VIII confi√≥ la direcci√≥n de la obra a Carlo Maderno, que se enfrent√≥ a la cuesti√≥n de completar la bas√≠lica. Las intenciones del papa eran probablemente las de hacer coexistir las naves longitudinales de la antigua bas√≠lica constantiniana con el cuerpo central del siglo XVI, pero con la elecci√≥n del papa Pablo V en 1605 la orientaci√≥n predominante era la de completar la planta central de Miguel √Āngel con un nuevo cuerpo longitudinal. Consciente de estos deseos Maderno prepar√≥ un dibujo, quiz√° su primer proyecto conocido para la bas√≠lica de San Pedro, que preve√≠a la inserci√≥n de un espacio biaxial yuxtapuesto al existente. El proyecto inclu√≠a dos grandes capillas, que actuaban como enlace entre el deambulatorio del siglo XVI y el cuerpo longitudinal. La planta adopt√≥ una forma escalonada, estrech√°ndose considerablemente hacia la fachada de la iglesia; √©sta se abri√≥ con un gran atrio, que introdujo otro eje transversal en la composici√≥n.

Proyecto final de Carlo Maderno
Proyecto final de Carlo Maderno

La finalización de la basílica fue probablemente objeto de un concurso, del que no se conservan pruebas documentales. Además de Maderno, participaron Flaminio Ponzio, Girolamo Rainaldi, Orazio Torriani, Giovanni Antonio Dosio, Cigoli, Niccolò Branconio y Domenico Fontana, pero también se registran las propuestas de Fausto Rughesi, Giovanni Paolo Maggi y Martino Ferrabosco, en diversas funciones.

Entre ellos se impuso Carlo Maderno, cuyo proyecto se plasm√≥ en un modelo de madera entre abril y noviembre de 1607. En el proyecto final, Maderno mantuvo las capillas de conexi√≥n entre la nave y la planta central previstas en su primer dise√Īo, pero elimin√≥ tanto la composici√≥n biaxial del ala este como el arco de triunfo que deb√≠a servir de enlace entre la nueva nave y el n√ļcleo de Miguel √Āngel; En cualquier caso, la distinci√≥n entre las partes se acentu√≥ con una ligera diferencia de √©nfasis entre la b√≥veda de ca√Ī√≥n del transepto y la de la nave; la nave estaba originalmente separada del transepto de Miguel √Āngel por unos escalones y un tipo de pavimento diferente, precisamente para enfatizar las dos partes diferentes del edificio. Las obras, realizadas a partir de 1608, cambiaron radicalmente el proyecto de Miguel √Āngel y suavizaron el impacto de la c√ļpula en la plaza que ten√≠a delante. Los tramos transformaron la iglesia en una estructura de tres naves, con profundas capillas insertadas a lo largo de los muros perimetrales. En el clima de la Contrarreforma, la planta se redujo as√≠ a una cruz latina; como se ha observado, esta tipolog√≠a era capaz de acoger a un mayor n√ļmero de fieles, transformando la iglesia en un “instrumento de culto de masas”. Las naves laterales se cubr√≠an con c√ļpulas ovaladas, incrustadas en el cuerpo de la bas√≠lica y caracterizadas en el exterior s√≥lo por peque√Īas linternas, por lo que tambi√©n es conocida la propuesta de Ferrabosco de cerrarlas en la parte superior del tejado con numerosas c√ļpulas ornamentales octogonales, que no se llev√≥ a cabo.

Paralelamente a la construcci√≥n de la nave, Maderno trabaj√≥ tambi√©n en la fachada, donde retom√≥ el orden gigante previsto por Miguel √Āngel, pero lo reinterpret√≥ en un √ļnico plano de perspectiva, sin el marcado avance del pronaos central. Cuando las obras estaban pr√°cticamente terminadas, a instancias del Papa Pablo V, se a√Īadieron a la fachada los campanarios laterales. En el prospecto grabado por Matteo Greuter en 1613, Maderno represent√≥ la que quiz√° sea la fachada definitiva de la ampliaci√≥n, con los campanarios caracterizados por dos esbeltos ed√≠culos, abiertos por serlianas de t√≠mpano y coronados por una linterna. Sin embargo, la construcci√≥n de los campanarios -por los que tambi√©n se conoce el proyecto de Ferrabosco- se interrumpi√≥ en 1622, y las dos torres, dejadas incompletas en el primer orden, acabaron por aumentar las dimensiones horizontales de la fachada, que, por tanto, aparec√≠a desproporcionada y plana, a pesar del intento, t√≠picamente barroco, de reforzar la plasticidad del eje central mediante el uso gradual de pilares, columnas y avant-corps salientes.

Secci√≥n de una de las c√ļpulas menores, en la que se destaca su funci√≥n exclusivamente ornamental
Secci√≥n de una de las c√ļpulas menores, en la que se destaca su funci√≥n exclusivamente ornamental

El tema de los campanarios fue retomado posteriormente por Gian Lorenzo Bernini. Una vez aprobado el proyecto e iniciadas las obras, surgieron preocupantes problemas est√°ticos en los cimientos, lo que llev√≥ a la suspensi√≥n de las obras y a la demolici√≥n de todo lo construido hasta entonces. Sin embargo, las columnas del √ļnico campanario parcialmente terminado se reutilizaron para las fachadas de las iglesias de Santa Maria dei Miracoli y Santa Maria in Montesanto en la Piazza del Popolo. En un intento de dar impulso a la severa perspectiva, Gian Lorenzo Bernini, autor de la plaza frente a la bas√≠lica, llev√≥ a cabo una serie de transformaciones: limit√≥ la escalera de entrada a la iglesia s√≥lo a la parte central y, frente a los dos arcos que deb√≠an sostener los citados campanarios, excav√≥ el terreno inferior, acercando la nueva superficie de tr√°nsito al nivel de la plaza.

Mientras tanto, en 1611, se imparti√≥ por primera vez la bendici√≥n papal desde la nueva logia; en 1614, se realizaron obras en la b√≥veda de ca√Ī√≥n de la nave, y en 1615 se derrib√≥ el tabique que divid√≠a la antigua bas√≠lica de la nueva. Al mismo tiempo, se construyeron las b√≥vedas de las capillas laterales y en 1616 se complet√≥ la Confesi√≥n. Al mismo tiempo, numerosos obreros trabajaron en el aparato decorativo, que ya hab√≠a comenzado en 1576 con el revestimiento de mosaico de la capilla gregoriana y continu√≥, entre finales del siglo XVI y principios del XVII, con la decoraci√≥n de mosaico de la gran c√ļpula y de la capilla Clementina Gian Lorenzo Bernini y sus ayudantes desempe√Īaron un papel fundamental en la definici√≥n del aparato ornamental, trabajando en el oct√≥gono bajo la c√ļpula y en el revestimiento de la cubierta madrile√Īa. La bas√≠lica, que se complet√≥ con las grandes b√≥vedas de las capillas laterales, se termin√≥ en el siglo XVI.

La bas√≠lica, completada con las grandes estatuas de la parte superior de la fachada, fue consagrada por el papa Urbano VIII el 18 de noviembre de 1626. Urbano VIII, que subi√≥ al trono papal en 1623, desempe√Ī√≥ un papel importante en la concepci√≥n y el dise√Īo de la nueva bas√≠lica. Hizo levantar su propia tumba con una estatua de bronce parecida a la de San Pedro, y en la d√©cada de 1630 hizo decorar los cuatro altares bajo la c√ļpula con s√≠mbolos her√°ldicos y crestas familiares, para realzar su figura y el car√°cter sagrado de su poder. El revestimiento de m√°rmol de las grandes pilastras de la c√ļpula era de m√°rmol.

El revestimiento de mármol de las grandes pilastras del interior, hasta entonces tratadas en falso mármol blanco, sólo se realizó a partir del pontificado de Pío IX, con la realización de algunas bases; los trabajos se reanudaron bajo el papa Pío X, en 1913, prolongándose hasta la época de Pío XII.

Museo Histórico Artístico

El Museo Storico Artistico, al que se accede desde la nave izquierda, est√° repleto de reliquias sagradas, como un tabern√°culo de Donatello y la Crux Vaticana del siglo VI, una cruz repleta de joyas que fue un regalo del emperador Justiniano II.

Las Grutas Vaticanas y catacumbas Vaticanas

Las Grutas Vaticanas, que se extienden bajo la bas√≠lica, contienen las tumbas y sarc√≥fagos de numerosos papas, as√≠ como varias columnas enormes de la bas√≠lica original del siglo IV. La entrada se encuentra en el muelle de San Andr√©s. Se puede llegar a las Grutas del Vaticano, que contienen tumbas papales, desde la estatua de San LonginoLa necr√≥polis Vaticana se encuentra un nivel debajo de las grutas. 

Este es el sitio legendario de la tumba de San Pedro y se debe obtener un permiso previo para verlo. Los recorridos por la Necr√≥polis, llamados Scavi Tour, duran unos 90 minutos y son fascinantes, pero deben reservarse con bastante anticipaci√≥n. No se permiten ni√Īos menores de 11 a√Īos en el recorrido.

De arriba a abajo, se pueden reconocer cuatro niveles en San Pedro:

  • la actual superficie de paso (suelo) de la bas√≠lica;
  • el nivel inferior ocupado por las Grutas Vaticanas;
  • la superficie de paso, ahora borrada, de la primitiva bas√≠lica constantiniana;
  • el antiguo nivel del suelo, obtenido por Constantino al excavar y rellenar la pendiente original de la colina del Vaticano.

Las llamadas Grutas Vaticanas, excavadas en el desnivel entre la basílica nueva y la antigua y atravesadas por los cimientos de apoyo de las estructuras superiores, tienen la forma de una iglesia subterránea de tres naves, y fueron utilizadas como lugar de enterramiento de muchos pontífices. Desde el suelo de la basílica superior, justo delante del altar papal coronado por el Baldacchino de Bernini, una doble escalera desciende al piso inferior, cerrada por una elegante balaustrada en la que arden 99 lámparas votivas. Esto nos lleva a la llamada Confesión de San Pedro (n. 65), de Carlo Maderno. Aquí se encuentra el nicho de los pallii, resplandeciente con el mosaico de Cristo Pantocrátor.

Bajo el icono, la preciosa caja contiene los pallii (estolas de lana con cruces bordadas) que el papa entrega a los obispos metropolitanos reci√©n elegidos para marcar su v√≠nculo con el propio ap√≥stol. Detr√°s de la caja, se puede ver un resto de la pared de m√°rmol del sepulcro erigido por el emperador Constantino para el Pr√≠ncipe de los Ap√≥stoles. De hecho, en el fondo del nicho de los Pallii se abre la trampilla de bronce (cataracta o billicus confessionis) que, desde la construcci√≥n de la primera bas√≠lica, daba acceso al lugar de enterramiento de Pedro. Normalmente no se desciende a las Grutas desde la escalera central, sino desde unas escaleras de caracol talladas en el grosor de los cuatro pilares que sostienen la c√ļpula. En las horas de mayor afluencia, se accede desde el exterior, por el lado derecho de la bas√≠lica.

Nada m√°s ser elegido (1939), el Papa P√≠o XII promovi√≥ la investigaci√≥n arqueol√≥gica con nuevas excavaciones que, a lo largo de diez a√Īos, sacaron a la luz primero el suelo de la antigua bas√≠lica constantiniana y, m√°s tarde, los restos de una necr√≥polis romana, que ocupaba la ladera de la colina vaticana, y que fue enterrada (como s√≥lo el emperador pod√≠a ordenar) por los constructores de la primera bas√≠lica. La presencia de este espacio en el cementerio confirmar√≠a as√≠ la creencia de que el lugar de enterramiento de San Pedro se encontraba en el mismo lugar donde se erigi√≥ primero una tumba y luego la bas√≠lica.

Como resultado de la campa√Īa de excavaci√≥n, en 1953 se encontraron unos huesos envueltos en un precioso pa√Īo de color p√ļrpura; proced√≠an con toda seguridad de un nicho de la misma necr√≥polis en el que se pod√≠a reconocer una inscripci√≥n incompleta en griego con el nombre de Pedro. Este descubrimiento convenci√≥ al papa Pablo VI de que deb√≠a tratarse con toda probabilidad de los restos del cuerpo de San Pedro; los restos fueron entonces reubicados en su posici√≥n subterr√°nea original, que corresponde exactamente a la l√≠nea vertical de los tres altares papales sucesivos, del baldaquino de bronce sobre ellos y de la c√ļpula que los rodea a todos.

Tumba de Juan Pablo II
Tomba di Paolo II
it:Utente:Riccardov

C√ďMO LLEGAR A LA BASILICA DE SAN PEDRO DEL VATICANO

C√ďMO LLEGAR A SAN PEDRO ‚Äď CIUDAD DEL VATICANO EN METRO

El metro de Roma es mas f√°cil de entender que muchos de los metros del mundo, pero est√° lejos de ser la mejor manera de moverse por la ciudad, porque son dos lineas ya que cada vez que intentan construir una nueva l√≠nea en Roma, sucede que descubren un nuevo hallazgo arqueol√≥gico, que es la raz√≥n fundamental por la que el Metro de Roma solo ha tenido dos l√≠neas durante muchos a√Īos. Afortunadamente para aquellos que visitan el Vaticano desde el centro de Roma, sin embargo, una de esas l√≠neas te acerca razonablemente al Vaticano.

Puedes coger la l√≠nea roja del metro (l√≠nea A) en la parada de Ottaviano o de Ciprola primera est√° m√°s cerca de la Bas√≠lica de San Pedro, la segunda est√° m√°s cerca de la entrada de los Museos Vaticanos. Incluso si no recuerdas los nombres de las dos estaciones, tienes suerte porque est√°n etiquetadas como ‚ÄúOttaviano-San Pietro‚ÄĚ y ‚ÄúCipro-Musei Vaticani‚ÄĚ, por lo que son f√°ciles de entender. Ambas estaciones est√°n a unos 10 minutos a pie de tus objetivos.

C√ďMO LLEGAR A SAN PEDRO ‚Äď CIUDAD DEL VATICANO A PIE

Roma es una ciudad bastante grande y ser√≠a prudente familiarizarse con el transporte p√ļblico en lugar de depender solo de sus propias piernas para ser visitado, pero si el clima es favorable y deseas caminar un poco hacia el Vaticano, Puedes disfrutar de un hermoso camino por la ciudad.

Si nos ponemos como punto de partida La estaci√≥n de Termini y con algunas referencias que est√°n en el mismo lado del T√≠ber como el Coliseo, o el Pante√≥n, tu primer paso es dirigirte hacia el oeste hacia algun puente para llegar al otro lado del r√≠o, si vas con los ojos bien abiertos veras bastantes de los monumentos imprescindibles, aprovecha para hacer algunas fotos antes de visitarlos mas detenidamente, si no lo has hecho ya, algunas de las cosas que veras callejeando son el Colosseo, el Foro Romano, ya estando alli puedes aprovechas y cruzar por el el puente Sisto y asi puedes ver la Isola Tiberina y tener un primer contacto con el barrio del Trastevere. 

Hay varios puentes que cruzan el T√≠ber, y muchos de ellos pueden ser cruzados tanto por peatones como por autom√≥viles.

El puente m√°s hermoso para cruzar, porque en parte porque es peatonal, es el que conduce directamente al castillo de Sant‚ÄôAngelo. Se llama Ponte Sant‚ÄôAngeloOtra opci√≥n cercana es la que conduce desde el gran Corso Emanuele II.

¬ŅC√≥mo visitar la Bas√≠lica de San Pedro sin hacer cola?

Así, la pregunta que se hacen los turistas es si en la Basílica de San Pedro se pueden saltar las colas. En realidad, hay varias formas de saltarse la cola en la Basílica de San Pedro y limitar las largas esperas. En primer lugar, la entrada a la basílica es gratuita. No hay entradas para la Basílica de San Pedro. Por lo tanto, la entrada a San Pedro es gratuita. Sin embargo, veamos cuáles son las opciones para entrar en San Pedro sin hacer cola.

La primera opción es reservar una entrada a la Basílica de San Pedro con un servicio de audioguía. Este servicio de audioguía le permite visitar el interior de la Basílica de San Pedro con total libertad, escuchando las explicaciones de la audioguía oficial en el idioma de su elección. Al reservar el servicio de audioguía tiene derecho a acceder a la basílica desde una entrada reservada.
La audioguía es muy interesante, tiene en cuenta todos los principales puntos de interés de la basílica y puede descargarse en su teléfono móvil o tableta rápidamente. Si el visitante no tiene un teléfono inteligente, se le dará un dispositivo similar para que lo entregue a la salida.

La segunda es reservar una visita guiada a la Basílica de San Pedro con un guía oficial del Vaticano de aproximadamente 1 hora de duración.
Esta visita se realiza diariamente entre las 10:30 y las 13:30 horas.

La tercera opci√≥n es reservar una visita guiada privada a la Bas√≠lica de San Pedro. Con esta opci√≥n podr√° profundizar en su visita y personalizar el recorrido seg√ļn sus intereses. De hecho, se trata de un servicio exclusivo con un gu√≠a dedicado exclusivamente a usted. La visita dura aproximadamente 1 hora y, naturalmente, entrar√° en San Pedro sin tener que hacer cola. Pero ahora hablemos de lo que hay que ver en San Pedro.

INFORMACI√ďN PR√ĀCTICA PARA VISITAR SAN PEDRO, EL VATICANO

Tiempo de visita: debes calcular un par de horas para hacer una visita tranquila solo a la Basilica de San Pedro del Vaticano, entre el tiempo de espera en los controles, y la permanencia en la Bas√≠lica y en la PlazaSi subes a la C√ļpula o haces otras visitas, hay que calcular una hora u hora media mas, y si haces tambi√©n la visita a los Museos Vaticanos puedes reservar todo el dia para ello desde bien temprano. 

La Bas√≠lica de San Pedro es una de las atracciones religiosas m√°s famosas del mundo e incluso desde una perspectiva secular es impresionante, con suficiente arte e historia para impresionar incluso a los viajeros m√°s experimentados. Hay quienes recomiendan dejar la visita a San Pedro del Vaticano para el √ļltimo d√≠a, porque despu√©s de estar all√≠ todo lo que se visita a continuaci√≥n parece peque√Īo y pobre. 

Otros piensan justo al rev√©sprimero, lo m√°s importante, por si acaso. Recogiendo ambos argumentos, nosotros aconsejamos realizar la visita a mitad de estancia. No la dejes para el √ļltimo d√≠a, no sea que coincida con alg√ļn acto solemne en la bas√≠lica (no suele ocurrir) y te quedes sin verla.

La entrada a la bas√≠lica es gratis, y suele haber colas de acceso, pues hay que pasar por los detectores de metales. Espere colas y tenga en cuenta que se aplican estrictas normas de vestimenta (no se permiten pantalones cortos, minifaldas ni hombros descubiertos). Entre octubre y mayo, los seminaristas del Pontificio Colegio Norteamericano organizan visitas gratuitas a la bas√≠lica, de dos horas de duraci√≥n y en ingl√©s. Suelen comenzar a las 14.15 horas los mi√©rcoles, jueves y viernes, con salida desde el Centro Servizi Pellegrini e Turisti (no se necesitan entradas; consulte www.pnac.org para m√°s detalles).

Para subir a la C√ļpula de San Pedro, tienes que dirigirte hacia la Bas√≠lica de San Pedro, y en el atrio externo ir a la derecha siguiendo las indicaciones que llevan a La C√ļpula y a la Tumba de los papas. All√≠ encontrar√°s la taquilla para comprar el ticket para subir.

Direcci√≥n: Piazza San Pietro.

Sitio web: www.stpetersbasilica.info/contacts.htm

Tel√©fono: +39 06 6988 5435

¬ŅQu√© es la Bas√≠lica de San Pedro?

Bienvenido a la Basilica de San Pedro del Vaticano. En esta ciudad de iglesias excepcionales, ninguna puede competir con la de San Pedro, la basílica más grande, rica y espectacular de Italia. La Basílica de San Pedro del Vaticano se levanta en medio de la Plaza de San Pedro, sobre la tumba del apóstol san Pedro, ubicada en una necrópolis del siglo I.
La primera bas√≠lica vaticana¬†fue construida por Constantino¬†en el¬†siglo IV, y¬†estuvo en pie¬†durante¬†m√°s de 1.000 a√Īos. Pero, al igual que muchas iglesias medievales, acab√≥ deterior√°ndose y no fue hasta mediados del siglo XV cuando se hicieron esfuerzos para restaurarla, primero por el Papa Nicol√°s V y luego, con bastante m√°s √©xito, por Julio II. La Bas√≠lica de San Pedro en el Vaticano, oficialmente la Bas√≠lica Papal de San Pedro en el Vaticano, es una bas√≠lica cat√≥lica en la Ciudad del Vaticano; el s√≠mbolo del Estado Vaticano, rematado por la monumental Plaza de San Pedro.

¬ŅC√≥mo visitar Bas√≠lica San Pedro?

La Bas√≠lica de San Pedro es una de las atracciones religiosas m√°s famosas del mundo¬†e incluso desde una perspectiva secular es impresionante, con suficiente arte e historia para impresionar incluso a los viajeros m√°s experimentados. Hay quienes¬†recomiendan dejar la visita a San Pedro del Vaticano para el √ļltimo¬†d√≠a, porque despu√©s de estar all√≠ todo lo que se visita a continuaci√≥n parece peque√Īo y pobre.¬†
Otros piensan justo al rev√©s:¬†primero, lo m√°s importante, por si acaso.¬†Recogiendo ambos argumentos, nosotros aconsejamos realizar la visita a mitad de estancia. No la dejes para el √ļltimo d√≠a, no sea que coincida con alg√ļn acto solemne en la bas√≠lica (no suele ocurrir) y te quedes sin verla.
La entrada a la basílica es gratis, y suele haber colas de acceso, pues hay que pasar por los detectores de metales. Espere colas y tenga en cuenta que se aplican estrictas normas de vestimenta (no se permiten pantalones cortos, minifaldas ni hombros descubiertos). Entre octubre y mayo, los seminaristas del Pontificio Colegio Norteamericano organizan visitas gratuitas a la basílica, de dos horas de duración y en inglés. Suelen comenzar a las 14.15 horas los miércoles, jueves y viernes, con salida desde el Centro Servizi Pellegrini e Turisti (no se necesitan entradas; consulte www.pnac.org para más detalles).

¬ŅQui√©n termin√≥ la Bas√≠lica de San Pedro?

En 1603 el papa Clemente VIII confi√≥ la direcci√≥n de la obra a Carlo Maderno, que se enfrent√≥ a la cuesti√≥n de completar la bas√≠lica. Las intenciones del papa eran probablemente las de hacer coexistir las naves longitudinales de la antigua bas√≠lica constantiniana con el cuerpo central del siglo XVI, pero con la elecci√≥n del papa Pablo V en 1605 la orientaci√≥n predominante era la de completar la planta central de Miguel √Āngel con un nuevo cuerpo longitudinal. Consciente de estos deseos Maderno prepar√≥ un dibujo, quiz√° su primer proyecto conocido para la bas√≠lica de San Pedro, que preve√≠a la inserci√≥n de un espacio biaxial yuxtapuesto al existente. El proyecto inclu√≠a dos grandes capillas, que actuaban como enlace entre el deambulatorio del siglo XVI y el cuerpo longitudinal. La planta adopt√≥ una forma escalonada, estrech√°ndose considerablemente hacia la fachada de la iglesia; √©sta se abri√≥ con un gran atrio, que introdujo otro eje transversal en la composici√≥n.
Todos los arquitectos que participaron en la construcción:

  • de 1506 Bramante, con la colaboraci√≥n de Giuliano da Sangalloa partir de 1514 Rafael, con la colaboraci√≥n de Giuliano da Sangallo (a partir de 1515 sustituido por su sobrino Antonio da Sangallo el Joven) y Fr√† Giocondo hasta su muerte en 1515desde 1520 Antonio da Sangallo el Joven, con el colaborador Baldassarre Peruzzi hasta 1527desde 1546 Miguel √Āngelde 1564 Pirro Ligorio y Jacopo Barozzi da Vignoladesde 1573 Giacomo Della Porta con Domenico Fontanadesde 1603 Carlo Madernodesde 1629 Gian Lorenzo Bernini
  • ¬ŅCu√°nto cuesta entrar en la Bas√≠lica de San Pedro?

    La entrada a la basílica es gratis, y suele haber colas de acceso, pues hay que pasar por los detectores de metales. Espere colas y tenga en cuenta que se aplican estrictas normas de vestimenta (no se permiten pantalones cortos, minifaldas ni hombros descubiertos). Entre octubre y mayo, los seminaristas del Pontificio Colegio Norteamericano organizan visitas gratuitas a la basílica, de dos horas de duración y en inglés. Suelen comenzar a las 14.15 horas los miércoles, jueves y viernes, con salida desde el Centro Servizi Pellegrini e Turisti (no se necesitan entradas; consulte www.pnac.org para más detalles).

    ¬ŅCu√°nto se tarda en visitar Bas√≠lica de San Pedro?

    Tiempo de visita:¬†debes calcular¬†un par de horas¬†para hacer una visita tranquila solo a¬†la Basilica de San Pedro del Vaticano,¬†entre el tiempo de espera en los controles, y la permanencia en¬†la Bas√≠lica y en la Plaza.¬†Si subes a la C√ļpula¬†o haces otras visitas,¬†hay que calcular una hora u hora media mas, y si haces tambi√©n la visita a los¬†Museos Vaticanos puedes reservar todo el dia¬†para ello desde bien temprano.¬†

    ¬ŅCu√°nto cuesta subir a la c√ļpula de la Basilica de San Pedro?

    Precio del billete
    Ascensor hasta el nivel de la terraza y subida de 320 escalones Entrada 10,00 euros
    Subir 551 escalones
    Billete 8,00 euros
    Las reducciones para las escuelas son posibles previa presentación en la taquilla de un certificado del Instituto con una lista de participantes.
    Entrada a precio reducido 5,00 euros

    ¬ŅQui√©n mand√≥ a construir la Basilica de San Pedro?

    La primera bas√≠lica vaticana¬†fue construida por Constantino¬†en el¬†siglo IV, y¬†estuvo en pie¬†durante¬†m√°s de 1.000 a√Īos. Pero, al igual que muchas iglesias medievales, acab√≥ deterior√°ndose y no fue hasta mediados del siglo XV cuando se hicieron esfuerzos para restaurarla, primero por el Papa Nicol√°s V y luego, con bastante m√°s √©xito, por Julio II. La Bas√≠lica de San Pedro en el Vaticano, oficialmente la Bas√≠lica Papal de San Pedro en el Vaticano, es una bas√≠lica cat√≥lica en la Ciudad del Vaticano; el s√≠mbolo del Estado Vaticano, rematado por la monumental Plaza de San Pedro.

    ¬ŅCu√°l es la iglesia m√°s grande del mundo?

    Como capilla papal, situada junto al Palacio Apostólico, la Basílica de San Pedro es la sede de las principales manifestaciones del culto católico y, por tanto, está en función solemne durante las principales celebraciones papales. Bajo el papa Pío IX acogió las sesiones del Concilio Vaticano I y bajo los papas Juan XXIII y Pablo VI las del Concilio Vaticano II.
    Es la mayor de las cuatro basílicas papales de Roma, a menudo descrita como la mayor iglesia del mundo y el centro del catolicismo. Sin embargo, no es la iglesia catedral de la diócesis romana, ya que este título pertenece a la basílica de San Juan de Letrán, que también es la primera en dignidad, al ser la Madre y Cabeza de todas las Iglesias de la Ciudad y del Mundo.
    La Bas√≠lica de San Pedro es uno de los edificios m√°s grandes del mundo: 218 metros de longitud y 132,30 metros de altura hasta la c√ļpula, la superficie total es de unos 23 000 metros cuadrados y puede acoger a 60 000 fieles (seg√ļn otras fuentes 20 000).

    ¬ŅD√≥nde comprar entrada cupula Bas√≠lica de San Pedro?

    Para subir a la¬†C√ļpula¬†de¬†San Pedro, tienes que dirigirte hacia la¬†Bas√≠lica de San Pedro, y en el atrio externo ir a la derecha siguiendo las indicaciones que llevan a La¬†C√ļpula¬†y a la Tumba de los papas. All√≠ encontrar√°s la taquilla para¬†comprar¬†el ticket para subir.

    ¬ŅC√≥mo entrar a la Bas√≠lica de San Pedro gratis?

    La entrada a la basílica es gratis, y suele haber colas de acceso, pues hay que pasar por los detectores de metales. Espere colas y tenga en cuenta que se aplican estrictas normas de vestimenta (no se permiten pantalones cortos, minifaldas ni hombros descubiertos). Entre octubre y mayo, los seminaristas del Pontificio Colegio Norteamericano organizan visitas gratuitas a la basílica, de dos horas de duración y en inglés. Suelen comenzar a las 14.15 horas los miércoles, jueves y viernes, con salida desde el Centro Servizi Pellegrini e Turisti (no se necesitan entradas; consulte www.pnac.org para más detalles).

    ¬ŅCu√°ndo se construy√≥ la Bas√≠lica de San Pedro?

    La primera bas√≠lica vaticana¬†fue construida por Constantino¬†en el¬†siglo IV, y¬†estuvo en pie¬†durante¬†m√°s de 1.000 a√Īos. Pero, al igual que muchas iglesias medievales, acab√≥ deterior√°ndose y no fue hasta mediados del siglo XV cuando se hicieron esfuerzos para restaurarla, primero por el Papa Nicol√°s V y luego, con bastante m√°s √©xito, por Julio II. La Bas√≠lica de San Pedro en el Vaticano, oficialmente la Bas√≠lica Papal de San Pedro en el Vaticano, es una bas√≠lica cat√≥lica en la Ciudad del Vaticano; el s√≠mbolo del Estado Vaticano, rematado por la monumental Plaza de San Pedro.
    La bas√≠lica, completada con las grandes estatuas de la parte superior de la fachada, fue consagrada por el papa Urbano VIII el 18 de noviembre de 1626. Urbano VIII, que subi√≥ al trono papal en 1623, desempe√Ī√≥ un papel importante en la concepci√≥n y el dise√Īo de la nueva bas√≠lica. Hizo levantar su propia tumba con una estatua de bronce parecida a la de San Pedro, y en la d√©cada de 1630 hizo decorar los cuatro altares bajo la c√ļpula con s√≠mbolos her√°ldicos y crestas familiares, para realzar su figura y el car√°cter sagrado de su poder. El revestimiento de m√°rmol de las grandes pilastras de la c√ļpula era de m√°rmol.

    Detalles

    Telefono: 390669885435

    Website: www.stpetersbasilica.info/contacts.htm

    Horario:

    Horario de la Basilica de San Pedro del Vaticano

    • Invierno (octubre-marzo): 7 a 18,30
    • Verano (abril-septiembre): 7 a 19

    Durante la audiencia papal de los¬†mi√©rcoles por la ma√Īana¬†la Bas√≠lica permanece cerrada, salvo que la audiencia tenga lugar en el aula Nervi.¬†Se vuelve a abrir sobre las 13 h.

    Horario de Misas en La Basilica Vaticana de San Pedro(no interfieren con las visitas turísticas):

    Precio:

    La entrada a la Basilica es Gratuita.

    Cupula:

    Precio del billete

    - Ascensor hasta el nivel de la terraza y subida de 320 escalones Entrada 10,00 euros

    - Subir 551 escalones
    Billete 8,00 euros

    - Las reducciones para las escuelas son posibles previa presentación en la taquilla de un certificado del Instituto con una lista de participantes.
    Entrada a precio reducido 5,00 euros

    Controles de entrada y colas

    Para entrar en la Basílica de San Pedro hay que pasar un control de seguridad. A veces se forman grandes colas aunque, en general, se absorben con rapidez.

    No es normal esperar m√°s de 15-30 min. en la cola, pero si quieres¬†evitar la cola¬†lo mejor es ir a¬†√ļltima hora de la ma√Īana o a primer√≠sima del d√≠a.

    Atención a la vestimenta Como en muchos de los monumentos religiosos el control de la indumentaria en la entrada es muy estricto:pantalones largos, faldas hasta la rodilla y hombros cubiertos.

    Ir a:

    Otras Visitas que pueden interesarte

    Localiza BAS√ćLICA DE SAN PEDRO DEL VATICANO en el mapa