CATACUMBAS DE SAN SEBASTIAN

CATACUMBAS DE SAN SEBASTIAN

Via Appia Antica, 136, 00179 Roma RM, Italia

interior de catacumbas de san sebastian
Ir a:

Bienvenido a las Catacumbas de San Sebastian, que también se encuentran en la Via Appia en Roma.

El nombre de estas catacumbas es una figura legendaria y se dice que fue asesinado durante el reinado del emperador Diocleciano (284-302 d.C.) por desertar al cristianismo mientras servía como capitán de la Guardia Pretoriana.

Estas cámaras funerarias subterráneas, que se extienden por debajo de la Basílica de San Sebastián del siglo XIII, fueron las primeras en recibir el nombre de catacumbas, derivado del griego kata (cerca) y kymbas (cavidad), por estar situadas cerca de una cueva.

Se desarrollaron mucho a partir del siglo I y, durante el reinado persecutorio de Vespasiano.

Barranco junto a la basílica de San Sebastian

Cabe destacar el busto sepultado en estas catacumbas, es San Sebastián, a quien está dedicada también la basílica de ingreso al área subterránea, busto atribuido al famoso artista Bernini.

La cripta de san sebastián, restaurada está marcada por un nuevo altar de mesa que se ha construido sobre el sitio del original.

San Pedro y San Pablo

En ellas se venera además la memoria de los apóstoles Pedro y Pablo, pues parece ser que en algún momento de la historia sus reliquias se trasladaron a este cementerio, quizás durante la construcción de sus respectivas basílicas.

Se creía que Pedro y Pablo estaban enterrados aquí en la parte trasera de la basílica.

Sin embargo, las excavaciones revelaron, en cambio, una tumba para otro mártir cristiano, Quirino (5 d. C.).

Aunque, todavía existe una notable inscripción sobre el altar en el mausoleo absidal, que dice “Domus Petri (Hogar de Pedro)”.

Las pinturas del siglo XIII en las catacumbas de San Sebastian son: la pintura de San Pedro y San Pablo, La crucifixión, la Masacre de los inocentes y la Virgen y el niño.

El primer nivel está casi completamente destruido, pero en el segundo pueden verse frescos, estucos y epígrafes.

También hay tres mausoleos perfectamente conservados de mitad del siglo II y una pared enlucida con cientos de invocaciones a Pedro y Pablo, grabadas por fieles de los siglos III y IV.

Hay incluso una sección de tumbas paganas romanas.

Sobre las catacumbas, la basílica, una iglesia del siglo IV muy alterada, conserva una de las flechas que supuestamente se utilizaron para matar a San Sebastián, y la columna a la que fue atado.

Son de las pocas catacumbas que nunca han quedado ignoradas. 

El cementerio “ad Catacumbas”

El lugar se llamaba originalmente “ad catacumbas” o, según la explicación más extendida, “cerca de la depresión”, debido a la presencia de antiguas canteras de puzolana.

Por extensión, este topónimo se tomó para indicar los cementerios subterráneos cristianos, conocidos hoy como catacumbas.

Como ocurría a menudo en la antigüedad, la cantera fue readaptada y utilizada por los cristianos como cementerio, en el que se enterraban esclavos y libertos, con sepulturas muy modestas.

La comunidad cristiana, dado el gran número de sus miembros y la elección de la sepultura, continuó con la excavación de la catacumba, debido al espacio necesario y al elevado coste del terreno suburbano.

Los paganos llamaban a sus lugares de enterramiento con la palabra griega necrópolis, la ciudad de los muertos; los primeros cristianos, sin embargo, prefirieron el nombre de cementerio, que ellos mismos inventaron, y que deriva del griego koimào, que significa “dormir”.

Caminando por las galerías de la catacumba se puede ver la gran variedad de tumbas y decoraciones. Es fácil encontrar muchas tumbas decoradas y trabajadas, junto a otras de simple mampostería.

Cada tumba tenía su propio marcador para ser reconocida.

A menudo se trata de un objeto o de un simple fragmento: una linterna, una moneda, el fondo de una taza, una joya, un juguete de niño.

En muchos casos, un nombre trazado en rojo en las baldosas, o un grafito en la cal de cierre, nos transmitieron el recuerdo del difunto; un acontecimiento fundamental para el desarrollo y la notoriedad de la catacumba fue el depósito del cuerpo del mártir Sebastián.

Memoria Apostólica

Las huellas de los Apóstoles en las Catacumbas de San Sebastian

Hacia mediados del siglo III, la topografía del lugar fue literalmente trastocada: la plaza fue totalmente enterrada con un relleno de tierra y se creó un nuevo gran espacio plano a un nivel más alto que el de los mausoleos.

En esta fase se creó la triclia, era una sala cubierta, a la que se accedía por una pequeña escalera, formada por una gran sala porticada, con un banco apoyado en la pared del fondo.

Muchos estudiosos creen que, en esta época, el complejo albergaba temporalmente los restos de los Santos Apóstoles y mártires Pedro y Pablo y que sus restos estaban dentro de este pequeño monumento.

Además de las fuentes antiguas que recuerdan la veneración de los dos mártires en este lugar, llamado “Memoria Apostolorum”, en la pared posterior de la triclia se encontraron numerosos grafitos de peregrinos con invocaciones y oraciones dirigidas a Pedro y Pablo, como testimonio del profundo culto a los dos santos en este sitio.

Algunos de estos grafitos son todavía visibles y especialmente interesantes y sugerentes, como el de cierto peregrino que, hacia el siglo III, escribió: Paule et Petre petite pro Victore, una petición de intercesión dirigida a los dos mártires más importantes de toda la cristiandad.

Los restos de los dos santos habrían sido transportados hacia el año 258 d.C. a este lugar para evitar que fueran robados durante las persecuciones de Valeriano y luego llevados de vuelta al Vaticano y al Ostiense en un periodo más seguro.

Más información

  • www.catacombe.org. El sitio web ofrece información práctica en castellano (precio entradas, horarios…) y buena información, sólo en italiano, sobre las catacumbas en general y sobre las de San Sebastián en particular.
  • Si quieres reservar para un grupo numeroso, o solicitar celebrar misa dentro de las catacumbas (máx. de 20 personas), debes escribir a: info@catacombe.org
  • Se encuentran cercanas a las Catacumbas de San Calixto.

Las visitas se ofrecen en varios idiomas y duran unos 45 minutos, con una subida moderada de escaleras.

CONTACTOS:
Tel:+39 – 06.78.50.350
Fax: +39 – 06.78.43.745
Correo electrónico: info@catacombe.org
sitio web: www.catacombe.org

Detalles

Horario:

Horario de apertura:
Entrada : De lunes a sábado 10:00 - 16:30
Última admisión 16:30 - Hora de cierre 17:00
Día de cierre semanal: domingo
Otros días de cierre: 25 de diciembre (Navidad del Señor), 1 de enero (Año Nuevo).
Periodo de cierre anual: diciembre .

 

Precio:

ENTRADAS PARA VISITAS GUIADAS
Billete completo 8,00 euros: Todas las categorías no incluidas en las siguientes.
Entrada a precio reducido 5,00 euros:

  • Menores entre 7 y 16 años.
  • Grupos formados por estudiantes pertenecientes a escuelas e institutos de primer y segundo grado
  • Estudiantes de arqueología, arquitectura, historia del arte y patrimonio cultural de hasta 25 años de edad, con la certificación correspondiente
  • Sacerdotes, religiosos y religiosas, seminaristas y novicios, que se presenten con una certificación adecuada.

La gratuitidad:

  • Niños de O a 6 años
  • Las personas discapacitadas y cualquier acompañante
  • Estudiantes del Instituto Pontificio de Arqueología Cristiana (con tarjeta expedida por la Comisión Pontificia de Arqueología Sagrada)
  • Profesores, maestros y catequistas que acompañen a grupos (una entrada gratuita por cada 15 visitantes de pago)
  • Para los grupos de al menos 35 personas que compren una entrada de tarifa completa, se conceden dos entradas gratuitas.
  • Guías turísticos con un documento de identidad válido
  • Los estudiosos que, documentando el objeto de su investigación, hagan una petición específica a la Comisión Pontificia de Arqueología Sagrada.

RESERVAS:
Las reservas para las visitas a las catacumbas están reservadas únicamente para grupos de visitantes y escuelas previamente organizados (mínimo 15 personas).
Las reservas pueden enviarse por correo electrónico: info@catacombe.org o por fax: 067843745.
Los visitantes individuales no necesitan reservar, es responsabilidad de la recepción de la taquilla organizar visitas guiadas por idiomas.
La Catacumba de San Sebastiano organiza visitas guiadas en: Italiano, inglés, francés, alemán y español.
CELEBRACIONES:
Los grupos que deseen celebrar en la Catacumba de San Sebastián (máximo 20 personas), pueden solicitar la disponibilidad en la central de reservas por: teléfono 067850350, correo electrónico info@catacombe.org o fax 067843745.
Los grupos más grandes aún pueden solicitar disponibilidad para las celebraciones en la Basílica de San Sebastiano.

Ir a:

Otras Visitas que pueden interesarte

Localiza CATACUMBAS DE SAN SEBASTIAN en el mapa