BARRIO JUDIO DE VENECIA

BARRIO JUDIO DE VENECIA

Calle Ghetto Vecchio, 1139, 30121 Venezia VE, Italia

Free
Barrio Judio
Italiano
Euro
judios en el ghetto de venecia
Ir a:

Bienvenido al Barrio judío de Venecia o el Ghetto Judio, que fue el distrito de Venecia donde los judíos fueron obligados a residir durante el período de la República de Venecia, a partir de 1516.

Si es la primera vez que estas en Venecia y aunque sea con una parada corta en la ciudad, siempre hay que visitar el gueto judío, el más antiguo de Europa, nacio en la época de la República de Serenissima. A pocos pasos de la estación en el Sestiere di Cannaregio, será agradable perderse en las calles, observar las pequeñas tiendas, la vida del mercado, las coloridas casas y sigue siendo el centro de la comunidad judía de Venecia y alberga sinagogas  y otras instituciones religiosas.

Barrio Judio de Venecia

Incluso aquellos que nunca han pisado Venecia en su vida han oído hablar de la Piazza San Marco, el Campanile, el Puente de Rialto, el paseo en góndola, etc.  pero quizá nunca del Barrio Judio de Venecia.

En la época medieval, el Gueto era la zona de la ciudad donde se concentraban las fundiciones públicas y recién a partir de 1516 se utilizó como residencia obligatoria de los judíos. De ahí el nombre común ghetto para indicar un barrio judío y, en un sentido aún más amplio, un distrito en el que se concentran las minorías socialmente excluidas de una comunidad.

El gueto veneciano es la primera prisión pública de Italia. Se encuentra en el barrio de Cannareggio, en una zona de la periferia de la ciudad, un ejemplo histórico no sólo de marginación sino también de desarrollo cultural. En esta pequeña guía encontrará muchas sugerencias útiles sobre qué ver en el gueto de Venecia hoy, para descubrir una historia triste pero muy interesante.

En resumen, los lugares y hábitos que más contribuyeron a la formación de la imaginación turística de la ciudad de la laguna. Pero Venecia también es otra cosa. Por ejemplo, vale la pena visitar el ghetto judío en el distrito de Cannaregio. Cinco sinagogas, un museo y el casetorri (el gueto veneciano es el único barrio de la ciudad que ha tenido un desarrollo predominante en altura) para descubrir cómo vivieron los judíos de Venecia durante casi tres siglos, desde 1516 hasta 1797.

El museo judío y las cinco sinagogas, con una apariencia simple pero suntuosa en su interior, hacen que el sestiere sea auténtico. Hoy el ghetto es un distrito dinámico y animado donde aún viven 500 miembros de la comunidad judía, custodios de una cultura antigua e historias que revelan las limitaciones sufridas primero por la República de la Serenissima y, más de un siglo después, en 1938 (año de la promulgación de leyes raciales en Italia), por el régimen fascista.

Que ver en el Barrio Judío de Venecia

A continuación se muestran algunos edificios y lugares de interés que han sobrevivido a lo largo de los siglos y que forman parte del patrimonio del gueto veneciano y de su comunidad.

  • El cementerio Judio
  • La Scala Matta
  • EL Museo Judio de Venecia
  • Las Sinagogas del Barrio Judio de Venecia
  • La leyenda de la puerta a otra parte
  • EL Banco Rojo y las casas de empeño en el Barrio Judio de Venecia
Fotos del gueto de Venecia
Fotos de Athanecon

Museo y Tours por el Ghetto de Venecia

El gueto judío es la pieza central de la historia de los judíos en Venecia.

El Museo Ebraico (Museo Judío) del Ghetto ofrece un recorrido que lo lleva al interior de algunas de las 5 sinagogas y explica la historia de los judíos de Venecia y las sinagogas en las que rezaban. 40 minutos, entradas compradas en el museo antes del tour.

¿No puedes viajar a Venecia en este momento? Descubra nuestros Tours virtuales en Rebbetzin Unplugged.

Cementerio judío

En 1386, la magistratura de la Serenissima concedió a la comunidad del gueto judío una pequeña franja de terreno en el Lido de Venecia, para dedicarla a la sepultura de todos los judíos. Pronto, en la zona de San Nicolò, se registraron los primeros actos de vandalismo contra los difuntos, que incluso fueron desenterrados y sus restos esparcidos por los campos. Por este motivo, la comunidad judía obtuvo el permiso para levantar una valla alrededor de este primer cementerio judío.

El cementerio judío del Lido de Venecia (a 30 minutos en barco del gueto) tiene la intimidad de un bosque vallado y, al mismo tiempo, la perdurabilidad típica de un afloramiento arqueológico.

La “casa de los vivos”
Es una característica común a otros cementerios judíos en Italia y en Europa, donde la alternancia del cuidado y el abandono a lo largo de muchos siglos, refleja el registro histórico – malo y bueno – de sus comunidades.

Las lápidas emergen de un mar de hierba descuidada, inclinada o plana, o apoyada contra la pared de ladrillos, a la sombra de árboles que han crecido salvajemente: algunos han crecido hasta abrazar el borde de una piedra o haberla partido. No solo encontramos los cipreses fúnebres, sino plantas de muchas especies, dejadas casual o intencionalmente como signo de vida (Bet ha-chayim, “casa de los vivos” es, en el judaísmo, el eufemismo que designa al cementerio).

La luz de la laguna se filtra entre las hojas. Las huellas de un orden -un jardín, esfuerzos de una época anterior- se confunden ahora con la vegetación salvaje y las tumbas medio sumergidas recuerdan un regreso a la tierra, dejando en la superficie un residuo de piedra blanca -un desorden silencioso- o, al contrario, un resurgimiento de la memoria.

San Nicolo di Mira
Los terrenos del cementerio tienen su origen en un viñedo adyacente al monasterio benedictino de San Nicolo di Mira. Fue entregado a los judíos a perpetuidad con el propósito de enterrarlo en 1386, en un período en el que la relación entre los judíos y la Serenísima se estaba volviendo más orgánica y formalizada. (De hecho, un año antes, 1385, se concedió la candotta de banco (licencia bancaria) a ciertas familias judías de Mestre).

Cuando, durante el transcurso del siglo XIX, se abrió un nuevo cementerio en un área adyacente y se urbanizó el Lido, las excavaciones revelaron muchas tumbas ocultas durante mucho tiempo. Las lápidas se reencuentran en un pequeño sitio del antiguo cementerio, nuevamente cerrado. Muchas piedras han perdido su lugar original y las muchas “naciones” judías, antes distintas, ahora se encuentran esparcidas juntas en el área de entrada (originalmente reservada para los sefardíes) que mira hacia Venecia.

En esa orilla aterrizaron las góndolas funerarias de la Hevrat Ghemilut Hassadim, la sociedad funeraria judía. Saliendo del gueto, el cortejo de botes atravesó la laguna, tomando una ruta que evitaba pasajes y puentes desde los cuales alguien podría haber arrojado objetos y basura en burla a los judíos.

La Scala Matta

Aún hoy en día, en el Corte Scala Mata se puede admirar la empinada escalera de madera construida en el siglo XVIII que conduce a la planta superior. El nombre se debe a que la escalera se ha adaptado a las continuas divisiones y fragmentaciones de los pisos para los recién llegados.

Las Sinagogas del Barrio Judio de Venecia

Están situados sobre edificios preexistentes y apenas son reconocibles desde el exterior. Son el alma del gueto veneciano y en su interior esconden pequeñas obras maestras, el orgullo de la comunidad judía. Hay cinco sinagogas en total: la Escuela Alemana, la Escuela Italiana, la Escuela Cantonesa, la Escuela Levantina y la Escuela Ponentina (o Española).

Sinagogas Gueto Barrio judío de Venecia
La Sinagoga Alemana – Imagen de Steven Zucker

En la antigüedad había cinco escuelas pero un gran número de rabinos en la zona. La primera sinagoga que se construyó fue la Alemana, la más antigua del gueto veneciano, que sigue encantando con sus frisos y extraordinarias decoraciones doradas.

La leyenda de la puerta a otra parte

Una de las leyendas más curiosas del gueto veneciano se refiere a la Sinagoga Italiana, probablemente la menos conocida y llamativa. La historia habla de una familia judía asquenazí (de origen alemán) y otra sefardí (de origen español) que no querían que sus respectivos hijos se casaran. El rabino aconsejó a los dos amantes que atravesaran una puerta de la Sinagoga Italiana. Nadie los ha visto desde entonces.

EL Banco Rojo y las casas de empeño en el Barrio Judio de Venecia

Debido a la sensación de precariedad y de tener que huir siempre, los judíos de Venecia nunca invirtieron en ladrillos y cemento, sino que prefirieron guardar el dinero que ganaban con el comercio en efectivo. Por ello, pudieron abrir negocios de préstamo de dinero, como el “Banco Rosso”, recientemente restaurado y abierto al público.

Banco dei Pegni Gueto veneciano Casa de empeño en el barrio judio de venecia
Foto de la página oficial de Facebook del Banco Rosso

Hace tiempo había aquí tres puertas y cada una correspondía a un tipo de préstamo diferente. Aquí los mostradores y las estanterías estaban llenos de pequeños objetos de valor entregados en prenda por los necesitados de dinero.

No había muchas familias ricas, la mayoría se ganaba la vida haciendo todo tipo de oficios. El gueto veneciano era como un gran mercado al aire libre, lo que hoy llamamos un outlet. Los venecianos y los extranjeros acudían al barrio judío de Venecia no sólo para pedir dinero prestado, sino también para buscar productos difíciles de encontrar en otros lugares: alimentos, telas y tejidos, incluso de segunda mano, especias raras y mano de obra… ¡aquí se podía encontrar de todo!

EL Museo Judio de Venecia

Aquí todavía se pueden encontrar obras maestras de plata y oro de hace siglos, muchas de ellas vinculadas a rituales religiosos. En las vitrinas del museo se conservan numerosos documentos y libros. La primera biblia rabínica de la historia se imprimió en Venecia. Este es, sin duda, uno de los museos más interesantes de Venecia que le recomendamos que no se pierda.

Museo del Gueto Judío de Venecia
El Museo Judío de Venecia – Foto de la página web oficial

Esto se debe a que a partir de los años 20, la cultura comenzó a florecer gracias a los desarrollos vinculados a la imprenta y al proyecto cultural llevado a cabo conjuntamente por las distintas comunidades judías residentes.

Que Hacer en el Barrio Judio de Venecia

La tradición Culinarias de las Ocas

El aceite de oliva no era tan común en la cultura popular, pero se utilizaba mucho la grasa de oca. Esto se debe a que el barrio judío estaba lleno de gansos que vagaban por las calles en absoluta libertad. Este precioso animal criado por la comunidad judía era como un cerdo: se utilizaba para todo tipo de necesidades. De los huevos a las plumas, de la carne a la grasa. En el siglo XIX se registró la presencia en el gueto veneciano de más de 1.700 gansos.

De compras en el Barrio judio de Venecia

En nuestro paseo por el gueto judío nos encantó la originalidad de las actividades locales. Pierdete por el Barrio Judio quizas acabes en una pequeña galería de arte y encuentres algun tesoro.

Si quiere probar algo típico, hay una pequeña panadería justo enfrente de la galería donde podrá degustar muchas pequeñas especialidades judías, sin levadura y fruto de una tradición milenaria de cocina kosher.

La historia del Gueto Judio de Venecia

Por orden del dux Leonardo Loredan, en un plazo de tres días los judíos deben convivir en el patio de las casas situadas en la franja de tierra conocida como San Gerolamo, conocida como Getto, lugar de las fundiciones públicas. Y para que no deambulen toda la noche, se harán dos puertas: se abrirán por la mañana en Marangona y se cerrarán por la tarde a las veinticuatro, con cuatro custodios cristianos destinados a este fin y pagados por sus judíos al precio que le parezca a nuestro colegio. Así lo aprobó el Senado veneciano el 29 de marzo de 1516.

Dux Leonardo Loredan

Con este anuncio se creó el gueto veneciano: cuatro guardias para controlar las dos únicas puertas de esta pequeña ciudad dentro de Venecia, que sólo se abría a determinadas horas y que pronto se convirtió en un eje indispensable en el proceso histórico de la Serenísima.

Barrio Judio de Venecia

Los primeros núcleos de la comunidad judía de Venecia ya están atestiguados antes del año mil pero hasta finales del siglo XIV no hubo un asentamiento consistente y estable. Hasta el establecimiento del gueto, los judíos, a pesar de estar sujetos a diversas restricciones, podían vivir en cualquier lugar de la ciudad.

La zona donde más tarde se construyó la judería se denominó “Gueto” al menos desde principios del siglo XIV, ya que allí se encontraban las ferrerías públicas para la fabricación de bombardas . Incluso entonces estos espacios se dividieron en dos partes, llamadas respectivamente Ghetto Vecchio y Ghetto Nuovo.

Hacia principios del siglo XV las ferrerías dejaron de funcionar y el área del Ghetto Nuovo fue confiada a los hermanos Da Brolo, quienes pretendían construir allí un conjunto residencial, que incluyera veinticinco casas para alquilar y una iglesia. Hacia 1460 surgió una disputa entre las parroquias de San Geremia y San Marcuola sobre la relevancia eclesiástica del nuevo barrio. Finalmente, el proyecto fue abandonado y el área permaneció deshabitada durante varias décadas. Los tres pozos en el centro del Campo del Ghetto Novo datan de este período y llevan el escudo de armas de Da Brolo.

Establecimiento de la Judería

En Venecia ya existía algo parecido al futuro gueto porque desde el siglo XIII en el almacén de los alemanes había un único edificio, todavía existente al pie del Puente de Rialto ), en el que los mercaderes llamados alemanes, procedentes de Europa central como húngaros y bohemios , fueron encerrados por la noche. Los otomanos también tenían un almacén, donde vivían en reclusión, con su propio lugar de culto y un hammam.

Entre los siglos XIII y XVI , los judíos fueron perseguidos y expulsados ​​por toda Europa (de Inglaterra en 1290, de Francia en 1394, de muchas ciudades alemanas en 1470, de España en 1492, de Portugal en 1497) y muchos de ellos encontraron refugio en Venecia. . Una nueva ola de llegadas se produjo a principios del siglo XVI, cuando los trastornos de la guerra de la Liga de Cambrai llevaron a numerosos judíos a verter desde el continente a la laguna.

En el siglo XVI

Durante el siglo XVI se construyeron varias sinagogas , una para cada grupo de origen homogéneo. Surgieron así la Gran Escuela Alemana , la Escuela de Cantón ( rito Ashkenazi ), la Scola Levantine , la Scola Spagnola (de rito sefardí) y la Scola Italiana de rito italiano. Los edificios aún constituyen un conjunto arquitectónico de gran interés.

Poco a poco la comunidad se consolidó económicamente y fue rica en fermentos culturales. A los judíos asquenazíes, el gobierno veneciano concedió como ocupación, además del ejercicio de la medicina y la strazzeria (venta de bienes usados), la profesión de prestamistas, es decir, una actividad crediticia que los cristianos estaban impedidas por razones religiosas, en lo que se consideraba contrario a la moral para ganar intereses sobre las sumas prometidas. Quedan numerosos testimonios literarios y epistolares de esta actividad, ya que acudir al gueto a pedir un préstamo oa redimir objetos en garantía formaba parte del uso habitual. Las actividades de préstamo prendario se llevaron a cabo en derogación de la prohibición actual de la práctica de préstamo contra interés , y también se menciona en El Mercader de Venecia de Shakespeare .

Este crecimiento exponencial de la comunidad judía despertó sospechas y preocupaciones por parte de los residentes cristianos. En la ciudad iba creciendo el pesimismo, debido a los derrumbes militares de años anteriores, y sobre todo los predicadores franciscanos reiteraban continuamente la necesidad de limitar la libertad de los judíos para recuperar el favor de Dios.El aislamiento de quienes negaban la divinidad de Jesús. fue visto como una especie de rito de expiación. 

El 20 de marzo de 1516, Zaccaria Dolfin, en el Collegio dei Savi , atacó duramente a los judíos y pidió que fueran confinados en el Ghetto Nuovo. El 29 de marzo de 1516 el Senado, con una abrumadora mayoría de 130 sí y 44 no, puso mano a la pregunta, estableciendo que todos los judíos tenían que residir en la localidad del Ghetto Nuovo. Así nació una institución, que luego será ampliamente aplicada también en el resto de Europa . La ley establecía que “Los judíos deben vivir todos juntos en la Corte de Case, que están en el gueto cerca de San Girolamo”. 

Todo ello no impidió el crecimiento demográfico de la comunidad, favorecido también por importantes oleadas de inmigración de toda Europa. Para obtener un número suficiente de viviendas, los edificios debían ampliarse verticalmente; todavía hoy los edificios del Ghetto, un caso único en Venecia, se caracterizan por su considerable altura, hasta ocho pisos. Sin embargo, las autoridades venecianas se vieron obligadas, en dos ocasiones, a ampliar el Ghetto Nuovo: en 1541 se añadió el Ghetto Vecchio, concedido a los llamados judíos levantinos, venidos de la Península Ibérica y del Imperio Otomano ; en 1633se abrió el Ghetto Novissimo, una pequeña área al este del Ghetto Nuovo, que consta de solo dos calles. Estas áreas también tenían que estar provistas de entradas vigiladas.

Vida económica y derecho veneciano

De acuerdo con el IV Concilio de Letrán , la comunidad judía de Venecia estaba obligada a llevar signos distintivos cosidos en sus prendas, como la O amarilla , sustituida desde 1496 por el gorro amarillo y, en ocasiones, con el “privilegio del gorro negro”. , reservado a los médicos israelitas muy famosos, como David de Pomis , Giacobbe Mantino y Marco Calò. Se garantizaba la protección en caso de guerra, la libertad religiosa y comercial mediante la gestión de la casa de empeño a un tipo de interés máximo fijado por ley, que oscilaba entre el 5 % y el 10 % y controlado por un representante de la República.

Las tres principales casas de empeño sobrevivieron hasta 1797, fueron nombradas en base al color de los billetes emitidos, paralelo al de los impresores venecianos del siglo XVI , prohibidos a partir del año 1566. A los judíos se les prohibió registrarse en los gremios de Artes y Oficios, y el decreto del Senado veneciano (2 de abril de 1566) permitió la apertura de cinco casas de empeño con una reserva de 5.000 ducados venecianos .a un interés máximo del 10% y con un horizonte temporal máximo de cinco años, disponiéndose la nulidad de cualquier acto o pacto en contrario y la prohibición de prestar asistido por la garantía de armas extranjeras y algunos bienes importados, objetos sagrados, el quinta parte de una renta fija. A la comunidad se le permitió comprar terrenos para el entierro de parientes, teñir, tejer y comerciar en particular con objetos usados ​​de valor modesto (strazzeria).

La vida cultural

Tras la muerte de San Pío V (1504-1572), las estructuras autónomas de la República y sus fricciones con el papado hicieron que la Inquisición veneciana fuera menos invasiva y opresiva que en cualquier otro lugar italiano. En la zona fronteriza entre el gueto y la ciudad veneciana, se compusieron y luego se publicaron juntas en 1638 dos obras fundamentales del judaísmo, como son: la Historia de ‘Rites Hebraici del (1571-1648), yLeon Modenarabino de su alumno y futuro rabino Simone (Simcha) Luzzatto (1583-1663). Los patricios de principios del siglo XVII frecuentaban asiduamente el salón de Sara Coppio Sullam, una de las mujeres más cultas de la época, autora de obras literarias de las que no queda nada.

El gueto fue un centro de producción, difusión y fruición de la cultura judeo-veneciana, donde incluso los cristianos acudían a encontrar amuletos y horóscopos, hechizos, traducciones ilustradas de textos hebreos sobre magia, astrología , cábala y alquimia , que fácilmente podrían haber sido o llegar a ser puesto en el Índice por la Inquisición.

En los siglos XVII y XVIII 

Las relaciones de la comunidad con la República eran inestables y periódicamente se realizaban campañas de conversión al catolicismo. Los que se adhirieron también cambiaron su nombre, asumiendo el de quienes los habían inducido a cambiar su fe religiosa, a menudo un miembro de la aristocracia .

Con la caída de la República y el advenimiento de Napoleón , se eliminaron las puertas del gueto, así como la obligación de residencia.

El barrio Judío de Venecia en la actualidad

El Ghetto Nuovo todavía parece una isla, a la que solo se puede acceder a través de dos puentes. Correspondían a estos recios portones, que se cerraban y vigilaban de noche, ya que a los habitantes se les permitía salir del barrio sólo de día y con signos distintivos. Los barcos de la Serenissima custodiaban canales y casas contra el riesgo de robo y violaciones de la prohibición de actividades nocturnas.

Hoy en día, este complejo se ha mantenido bastante intacto, incluso si los judíos venecianos ahora se reducen a unos pocos cientos y ya no residen en su mayoría en el gueto. Dos sinagogas todavía están abiertas al culto en períodos alternos del año y casi todos los demás edificios de la comunidad todavía cumplen funciones institucionales (museo, casa de retiro, etc.). El Museo Judío de Venecia alberga dos de las cinco sinagogas de Venecia que se pueden visitar con visitas guiadas.

La vida en el barrio Judio de Venecia

Ya a finales del siglo XIII los judíos se dedicaban a los préstamos y pronto se convirtieron en hábiles mercaderes a los que se referían muchas personas prominentes. A partir de 1516 fueron confinados en el gueto, dentro de unos muros que, sin embargo, no les impedían compartir los ritmos y tiempos de la tradición judía: desde el descanso del sábado, las oraciones diarias, los rituales y las fiestas anuales

Debido al gran número de flujos migratorios y al espacio limitado, las viviendas del gueto veneciano son muy pequeñas, a menudo divididas. Con el paso del tiempo han crecido hasta alcanzar los 8-9 pisos con una altura de unos 2,10 metros cada uno.

Debido también a la sensación de precariedad e incertidumbre, casi todas las casas se alquilaban, por lo que con el tiempo se estableció una especie de derecho por el que a la muerte de uno de los padres, el hijo hereda la posibilidad de quedarse con la casa.

Gueto judío veneciano
Ilustración artística del Campo del Gueto

La historia del gueto veneciano es muy relevante porque es el símbolo de la reacción de los residentes a una migración masiva del pueblo judío. La comunidad era numerosa y muy importante para la ciudad, hasta el punto de que los judíos nunca dejaron de tener buenas relaciones con los cristianos. Pronto se unieron al gueto nuevo el llamado gueto viejo (1541) y el gueto nuevo (1630): tres pequeñas islas bordeadas de agua y conectadas por tres pequeños puentes.

Así que cuando hablamos del gueto de Venecia, en realidad estamos hablando de tres guetos judíos diferentes, muy densamente poblados. Las distintas comunidades encerradas entre estos altos muros aprendieron con el tiempo a convivir y a organizarse pacíficamente: aprendieron juntos el italiano, que se convirtió en la lengua que les permitía entenderse.

¿DE DÓNDE VIENE LA PALABRA GUETO?

La palabra gueto, deriva de la palabra getto e indica el lugar donde se arrojaban los restos de cobre. Como el gueto veneciano se construyó justo al lado de las fundiciones y como también había muchos judíos de origen alemán en la zona que pronunciaban la letra G como GH, nació la palabra Ghetto.

Con el declive de la República de Venecia y la llegada de Napoleón, los judíos ya no se vieron obligados a permanecer en su barrio. Mientras que la gente común, en parte por costumbre y por un sentido de protección, no abandonó el gueto, las pocas familias más ricas comenzaron a mudarse, comprando casas fuera de las murallas. Uno de los edificios más prestigiosos tomados fue Ca D’Oro, un edificio medieval que ahora es la colección de arte del barón Franchetti (un judío).

Durante la Primera Guerra Mundial, la comunidad judía se integró aún más en la comunidad veneciana e italiana, ya que cientos de chicos del gueto participaron en el conflicto sin volver a casa. A finales de los años 30, tras la promulgación de las Leyes Raciales, muchos huyeron a Suiza o a Estados Unidos. El gueto se vació y demasiados fueron deportados a campos de concentración:

  • sólo 8 de ellos regresaron.

Tour Por el Barrio Judio de Venecia

¿Quiere sumergirse en la cultura judía? Elija un guía veneciano: le acompañará en un maravilloso paseo de 2 horas por sinagogas y pequeños caminos para descubrir el auténtico ritmo de la vida judía.

Horario del tour del gueto judío:

Junio a agosto
Domingo a jueves de 10:30 am a 7:30 pm
Cada hora a la mitad

Viernes 10:30 am hasta una hora antes de Shabat.
Sábado cerrado

Resto del año
Lunes a viernes de 10:30 am a 3:30 pm
Cada hora a la mitad

Domingo 10:30 am hasta 4:30 pm cada media hora.
Sábado cerrado.

Como Llegar al barrio judio de Venecia

El gueto judío está en la zona llamada “Cannaregio”. Recomendamos alojarse en Cannaregio. Sin embargo, el Eruv cubre la mayor parte de la ciudad, en el mismo lado del Gran Canal que el gueto judío.

Como llegar al ghetto judio de Venecia desde el Aeropuerto Marco Polo

Tienes Cuatro opciones para llegar al Ghetto Judio de Venecia

  • 1. AliLaguna – alrededor de € 15 / 30-40 minutos – barco acuático público que se detiene en toda la ciudad, incluida una parada justo al lado del Restaurante Kosher GAM GAM, llamado “Guglie” (goo-lee-ye).
  • 2. Autobus – alrededor de 1,50 € / 25 minutos – el autobús justo afuera de la terminal lo lleva al estacionamiento de Venecia llamado Piazzale Roma. Desde allí, puede tomar un barco de la ciudad (vaporetto) o un taxi en barco privado hasta su hotel.
  • 3. Taxi Car – alrededor de 40 € / 20 minutos – recoja justo afuera de la terminal y lo lleva a Piazzale Roma.
    Desde allí, puede tomar un barco de la ciudad (vaporetto) o un taxi en barco privado hasta su hotel.
  • 4. Taxi barco privado, alrededor de 100 € / 20 minutos – Tome la pasarela eléctrica dentro del aeropuerto 7 minutos hasta el muelle. Taxi Boat te lleva directamente a tu hotel

Como llegar al ghetto judio de Venecia desde la estación de tren de Santa Lucia

De cara al canal, de espaldas a la estación, gire a la izquierda. Inmediatamente verá el gran “Puente Ferrovia” a su derecha. No cruce este puente. Pase este puente y continúe por Lista Di Spagna (cinco minutos) hasta llegar al primer puente, “Puente Guglie”. Cruce Guglie, gire inmediatamente a la izquierda y camine por el canal (un minuto). Encontrarás GAM-GAM a tu derecha, en la entrada principal del gueto judío. O tome el vaporetto n. ° 4.2 o 5.2 (se puede ver GAM-GAM desde el puente Guglie).

¿DÓNDE PUEDO APARCAR MI COCHE?

Como se sabe, no hay coches en Venecia. Ni siquiera hay calles por las que conducir, solo caminar. En la entrada de la isla, encontrará aparcamientos en PiazzaLe Roma que cobran tarifas diarias de alrededor de € 30, taxis regulares y autobuses públicos regulares. También puede aparcar en tierra firme, en la próxima ciudad de Mestre (alrededor de 10 € al día) y luego tomar un viaje en tren de 10 minutos a Venecia. La información específica de estacionamiento se encuentra fácilmente en línea.

 

¿DÓNDE PUEDO GUARDAR MI EQUIPAJE?

Hay un depósito de equipaje de pago en la estación de tren, que se encuentra a cinco minutos a pie del gueto judío. Es fácilmente visible en los mapas de Google.

 

¿ESTÁS INTERESADO EN MUDARTE A VENECIA?

Suena como un sueño, pero no tiene por qué serlo. Ya sea que esté buscando su beshert o esté listo para la jubilación, Venecia es una ciudad hermosa para estar.
Ven a descubrir por qué la ciudad mágica sobre el agua es una de las mejores ciudades del mundo para vivir. Hay grandes oportunidades profesionales (incluso en inglés o hebreo) y apartamentos cómodos disponibles. ¡Deja que Chabad of Venice te ayude a hacer realidad un sueño!

RESERVAS MIKVA

La mikva está dirigida por la comunidad italiana y requieren reservaciones, preferiblemente con 24 horas de anticipación. 39 041715 012 o 39 34 9219 9797

Detalles

Website: http://www.veniceghetto500.org/

Ir a:

Otras Visitas que pueden interesarte

Localiza BARRIO JUDIO DE VENECIA en el mapa