PIAZZA SAN CARLO

PIAZZA SAN CARLO, turin

piazza san carlo de torino
Ir a:

Bienvenido a Plaza San Carlo de Turin

Ubicada en medio de la lujosa Via Roma, donde se encuentran las tiendas más chic y de moda del centro, Piazza San Carlo le dará la bienvenida con sus palacios del siglo XVII, colores pastel y elegantes arcadas barrocas, bajo las cuales algunos de los más antiguos y más cafés famosos de Turín.

Es una de las plazas barrocas m√°s elegantes de Italia.

Para todos los turineses, esta plaza es considerada ‚Äúel buen sal√≥n‚ÄĚ de la ciudad, ¬°y las razones de esta fama son m√°s que evidentes!

La plaza de San Carlo, en Turín, es el fulcro social de la ciudad piamontesa, lugar de eventos y conciertos, de celebraciones como la Nochevieja en la plaza o las victorias futbolísticas de la Juventus y el Torino.

Así describió el francés Charles de Brosses a la antigua Julia Augusta Taurinorum cuando en 1740 regresó a su tierra natal tras un viaje a tierras saboyanas.

Turín me pareció la ciudad más agraciada de Italia y, por lo que creo, de Europa, por la alineación de las calles, la regularidad de los edificios y la belleza de las plazas….

Charles de Brosses

Si está buscando un lugar tranquilo para disfrutar de un café o una comida, esta plaza ofrece la opción perfecta debido a los numerosos cafés y restaurantes que se encuentran bajo los arcos.

Una plaza de estilo barroco, la Piazza San Carlo se estableció y desarrolló en los siglos XVI y XVII y rinde homenaje a Charles Borromeo, quien fue un influyente cardenal y arzobispo.

En el centro de esta plaza se encuentra una estatua de bronce del Duque de Saboya. 

La plaza está enmarcada por una serie de arcos y edificios revestidos de mármol que le dan una hermosa simetría.

La plaza se completa con las dos iglesias ‚Äúgemelas‚ÄĚ que dominan la plaza: las iglesias de Santa Cristina y San Carlo Borromeo y el monumento de bronce dedicado a Emanuele Filiberto: sin duda, un paseo aqu√≠ y ¬°Cualquiera se sentir√° inmediatamente mucho m√°s noble!

Una de las iglesias gemelas de la Piazza San Carlo, es la que fue dedicada a San Carlo Borromeo, esta belleza barroca encargada por Carlo Emanuele I en 1619, aunque la fachada data de 1834.

Santa Cristina es es otra de las dos iglesias de la Piazza San Carlo, iglesia ornamentada con fachada de m√°rmol y granito y data de 1639.

Detalles de la Plaza San Carlo de Turín

Inaugurada en 1638 (antes de esta fecha no existía, ya que la ciudad de Turín estaba dentro de las murallas romanas y la expansión hacia el sur llegó más tarde), a lo largo de los siglos la plaza de San Carlo ha adoptado diferentes nombres, como plaza Real y plaza de Armas hasta la plaza Napoleón.

Desde 1618, está dedicada al arzobispo de Milán, que luego se convirtió en santo, Carlo Borromeo, así como a una de las dos iglesias gemelas que la dominan (la otra es Santa Cristina).

Unas d√©cadas antes, en 1578, Emanuele Filiberto llev√≥ la S√°bana Santa a Tur√≠n para que Carlos Borromeo, que ten√≠a una especial devoci√≥n por el pa√Īo sagrado, no tuviera que peregrinar a Chambery.

Muchos a√Īos despu√©s, casi como un intercambio de cortes√≠as, el 4 de noviembre de 1838, con motivo de la fiesta en honor del arzobispo, la plaza de San Carlo acogi√≥ la inauguraci√≥n de la estatua ecuestre de Emanuele Filiberto di Savoia, el famoso “Caval ed Bronz” de Carlo Marochetti que antes de ser colocado en el coraz√≥n de Tur√≠n hab√≠a sido expuesto en el Louvre de Par√≠s con gran √©xito.

Considerada una de las plazas con m√°s historia de la capital piamontesa, hasta el punto de ser definida como “la sala de estar”, se extiende por casi 12.800 metros cuadrados, desarroll√°ndose en forma rectangular por una longitud de 168 metros y una anchura de 76 metros, dimensiones que la convierten en la sexta m√°s grande de la ciudad.

Via Roma, una de las vías más importantes de Turín, conecta la plaza San Carlo con la plaza Castello y la plaza Carlo Felice.

Elegida en 2006 por la NBC para la cobertura en directo de los XX Juegos Olímpicos de Invierno, la plaza de San Carlo siempre ha sido escenario de acontecimientos culturales e históricos de gran importancia, como conciertos, retransmisiones televisivas en directo y eventos de todo tipo, así como acontecimientos deportivos y mítines electorales.

Sin embargo, también fue protagonista de un episodio sangriento en la historia de la ciudad cuando, en septiembre de 1864, los ciudadanos decidieron manifestarse en la plaza de San Carlo para protestar contra la decisión del ministro Minghetti de trasladar la capital del Reino de Italia de Turín a Florencia.

Seg√ļn los informes, la represi√≥n de la protesta fue lo suficientemente excesiva como para causar la muerte de 184 personas.

A pesar de la remodelaci√≥n que se llev√≥ a cabo en este espacio urbano antes de los Juegos Ol√≠mpicos de Invierno, el aspecto actual de la plaza de San Carlo sigue siendo el del proyecto dise√Īado por Carlo di Castellamonte al que, un siglo despu√©s, se a√Īadieron algunas modificaciones de Benedetto Alfieri.

La plaza sigue siendo la misma hoy en día.

A principios de la década de 2000, el Ayuntamiento de la capital del Piamonte optó por hacer la plaza completamente peatonal, eliminando así el tráfico rodado y el aparcamiento en los lados más largos de la zona.

Lo que lo hace a√ļn m√°s atractivo son los adoquines de p√≥rfido que complementan la hermosa iluminaci√≥n de estilo Imperio.

Gracias a la construcción de un aparcamiento subterráneo, se han sacado a la luz preciosos hallazgos de la época romana en la plaza, incluidos los restos de un antiguo puente.

Que ver en La Plaza San Carlo de Turin

Coraz√≥n hist√≥rico de Tur√≠n, la plaza de San Carlo se ha convertido tambi√©n en el sal√≥n moderno de la ciudad, gracias a algunas tecnolog√≠as avanzadas que la han hecho mucho m√°s accesible al p√ļblico en general: desde el sistema de conexi√≥n wifi hasta el sistema de iluminaci√≥n basado en par√°metros astron√≥micos y la videovigilancia, esta plaza atrae cada a√Īo a decenas de miles de turistas de todo el mundo.

A la plaza se asoman importantes residencias como el Palacio Turinetti di Pertengo, situado en el n√ļmero 156 y sede de Intesa Sanpaolo y del Goethe Institut, pero no faltan prestigiosos edificios sagrados, empezando por las iglesias barrocas de San Carlo y Santa Cristina, la primera construida en 1619 con una fachada exterior remodelada por el arquitecto lombardo Caronesi en 1836, la segunda dise√Īada por Castellamonte en 1639 y con una fachada totalmente redise√Īada por Juvarra en 1715.

Ambos en el lado sur de la plaza, dan al corazón de la ciudad ese toque de religiosidad siempre tan querido por los gobernantes de la Casa de Saboya.

Y si lo sagrado y la historia han sido muchas veces protagonistas de los acontecimientos de Piazza San Carlo, también la política no ha sido una excepción, teniendo en cuenta la frecuentación de la realeza y de personajes importantes como artistas y nobles en este rincón del Turín que contaba.

Así, los cafés que alberga la plaza se han transformado a lo largo de los siglos en lugares de encuentro donde se pueden intercambiar opiniones importantes.

Un espléndido ejemplo es el Caffè San Carlo, el primer café de Italia que contaba con iluminación de gas (para hacer visibles los espléndidos frescos que decoraban las salas), lugar de encuentro de personalidades de la talla de Giacomo Noventa, Giacomo Debenedetti y Filippo Burzio.

No menos importante es el Caff√® Torino, situado bajo los p√≥rticos construidos por Maria Cristina di Francia, viuda de Vittorio Amedeo I¬į, que cuando hace buen tiempo permite sentarse agradablemente en una mesa exterior.

Y tambi√©n el Neuv Caval’d Brons con su majestuosa escalera que lleva al piso superior donde los torineses (siempre) y los turistas (¬°por consejo de los torineses!) tienen una vista realmente √ļnica sobre el coraz√≥n de la ciudad.

Y luego c√≥mo no mencionar la famosa Confetteria Stratta que desde 1836 es apreciada en toda Italia por sus almendras garrapi√Īadas que mantienen en alto el nombre del arte pastelero del Piedemonte.

piazza san carlo turin


En la Piazza San Carlo, justo en el centro, se encuentra el imponente Caval ed Bronz, el monumento ecuestre en honor a Emanuele Filiberto.

Considerada por muchos como el símbolo mismo de la ciudad, esta obra de arte de Marochetti es tan majestuosa que ha sido comparada con la de Gattamelata.

La estatua, que representa a Emanuele Filiberto envainando su espada tras su brillante victoria en San Quintino, fue fundida en París, mientras que la base de granito rojo es obra de Bonsignore, que la realizó en Turín.

Las luces que iluminan el monumento por la noche crean una atm√≥sfera a√ļn m√°s legendaria en torno a la historia representada.

Pero Turín, como es bien sabido, es también una ciudad de misterios, leyendas y anécdotas curiosas que, sin duda, no podían excluirse de lo que se cuenta sobre la plaza de San Carlo.

Como la tradici√≥n seg√ļn la cual rozar los zapatos contra la efigie de bronce del toro incrustada en el pavimento frente a la entrada del Caf√© Torino traer√≠a buena suerte, casi sin darse cuenta.

Se nos olvidaba, el gesto que siempre han hecho los turineses y que también se ha hecho frecuente entre los turistas es el de pisar al toro de pata en las partes íntimas…¡Buen paseo!

Detalles

Horario:

Espacio Publico abierto 24 horas

Precio:

Espacio Publico abierto y Gratuito

Ir a:

Otras Visitas que pueden interesarte

Localiza PIAZZA SAN CARLO en el mapa