DUOMO Y CLAUSTRO DE MONREALE

DUOMO Y CLAUSTRO DE MONREALE

Piazza Vittorio Emanuele, Monreale

catedral de monreale
Ir a:

Bienvenido al Duomo y Claustro de Monreale, Palermo

Seg√ļn un antiguo proverbio siciliano, quien visita Palermo sin visitar Monreale lleva un burro y deja un asno.

La razón: esta humilde ciudad en la ladera reclama uno de los mayores tesoros culturales de Sicilia, la Cattedrale di Monreale, declarada Patrimonio de la Humanidad.

Es uno de los mejores ejemplos de arquitectura normanda en Europa, y sus interiores con incrustaciones de mosaicos son pura majestuosidad medieval.

Dejando a un lado las maravillas arquitect√≥nicas, la ciudad tambi√©n ofrece impresionantes vistas sobre Palermo, la Conca d’Oro (Valle Dorado) y el Mar Tirreno.

Juntos, hacen un viaje lateral a Monreale, a 7 km al suroeste del centro de Palermo, pr√°cticamente no negociable.

Duomo o Catedral de Monreale

La Catedral de Monreale es uno de los lugares de culto arquitectonicamente hablando, mas fascianantes y hermosos de los que hay en la ciudad de Palermo. ubicado en las afueras de Palermo, Monreale (en siciliano Murriali) y sobre el denominado Mons Regalis que fue una finca de caza de los reyes normandos.

Bajo la sugerente excusa de que un sue√Īo-visi√≥n en el cual encontraba un tesoro oculto por su padre, el rey normando¬†Guillermo II¬†llevo a cabo la construcci√≥n de una de las catedrales m√°s bellas de¬†Europa, donde cada a√Īo, millones¬†de¬†turistas y peregrinos¬†llegan a este lugar sagrado, con la excusa de ver uno de los ejemplos m√°s bonitos de¬†arte bizantino¬†italiano.

Realizado entre 1154 y 1189 por voluntad del rey normando Guillermo II de Altavilla el Duomo está dedicado a la Virgen María.

Se dice, de hecho, que la Virgen se apareci√≥ en  esos sue√Īos a Guillermo II y le indic√≥ el lugar donde estaba escondido el gran tesoro. Como agradecimiento el rey construy√≥ un templo en su honor.

Además de las dos torres, la imponente fachada alberga también puertas de bronce de gran valor, una de las cuales data de 1185 y es obra de Bonanno Pisano.

El pórtico del lado izquierdo fue realizado entre 1547 y 1569 por Giovanni Domenico Gagini y Fazio Gagini; el altar mayor es obra de Luigi Valadier y el organo del siglo XX es obra de los Hermanos Ruffati de Padova.

Además de esto, el interior de la Iglesia esconde muchos otros numerosos tesoros, ocupando una superficie aproximada de 6.340 m2 de mosaicos dorados, su interior es una verdadera maravilla y el acceso a la misma es totalmente gratuito, a excepción del  precioso claustro románico del siglo XII, el ingreso al claustro  tiene una tarifa y al cual se accede desde la parte externa de la Catedral y que cuenta con 228 columnas dobles exquisitamente ornamentadas de piedra tallada, muchas con incrustaciones de mosaicos que representan escenas de la historia normanda de Sicilia.

Por una peque√Īa cantidad, puede comprar un esquema de los mosaicos en el puesto en la entrada principal, que explica las escenas b√≠blicas e hist√≥ricas representadas en el interior; Se recomienda tener esta gu√≠a, o investigar un poco antes de llegar, porque hay mucho inter√©s en los mosaicos intrincados y extensos; algunos visitantes incluso se proponen traer binoculares para examinarlos adecuadamente.

A escasos metros de la Catedral existe una terraza desde la cual se pueden lograr las mejores vistas de Palermo y su bahía.

El acceso a Monreale es muy f√°cil y cuenta con excelente se√Īalizaci√≥n partiendo desde el centro de la ciudad de¬†Palermo¬†y cogiendo por el Corso Vitorio Emanuele.

UN POCO DE HISTORIA DEL ARTE DEL DUOMO DE MONREALE

Musta‚Äôizz bi‚Äôllah ‚ÄúEl que exalta a a Dios‚ÄĚ como gustaba autodenominarse el rey normando, ten√≠a minada su autoridad ante la ostentaci√≥n de poder del arzobispo ingl√©s de Walter of the Mill, que hab√≠a recabado apoyos entre la nobleza local.

Con objeto de combatir ese foco de poder, el rey Guillermo II financió las obras de la catedral de Monreale contentando al Papado de tal manera que el Papa condeció su bendición convirtiendo el templo en Catedral y al Abad en Arzobispo desafiando la autoridad de Walter.

La consecuci√≥n de una obra fue sumamente veloz ya que en diez a√Īos las obras fueron acabadas, constituyendo un misterio su financiaci√≥n. Sea como fuese la¬†catedral de Monreale¬†se convirti√≥ en el edificio normando m√°s importante de¬†Europa, al tiempo que signific√≥ una simbiosis de la aplicaci√≥n de las corrientes art√≠sticas √°rabes y europeas conjuntando los mosaicos medievales m√°s grandiosos de toda la Edad Media.

La sublimidad de la obra no es apreciable desde el exterior aunque para las puertas de bronce (1186) se recurriera a Bonanno de Pisa, autor de la famosa torre hom√≥nima qui√©n retrato en sus 46 paneles escenas del Antiguo y el Nuevo Testamento.

Los mosaicos del interior de la catedral de Monreale necesitaron 2.200 Kg de oro y cubren casi 6.000 metros cuadrados de superficie.

No fueron finalizados  hasta 1182 y participaron artistas griegos, bizantinos sicilianos y probablemente artistas venecianos enviados por el Papa para los mosaicos posteriores de la nave y los muros.

La temática abarca la Creación hasta la Pasión de Cristo, siguiendo una cronología lineal en el sentido de las agujas del reloj. El ábside lo preside un Pantocrator que corona la jerarquía de Virgen, ángeles y santos.

Los transeptos contienen los cuerpos de los Reyes Guillermo I y II al sur (derecho), y de Margarita, Roger y Enrique, la mujer e hijos de Guillermo I al norte (Transepto izquierdo).

Aparte de los tesoros que se encuentran contiguos a las tumbas, formando parte del Museo Diocesano, se hace imprescindible subir los 180 escalones que llevan al tejado y que nos permiten admirar los claustros desde lo alto además de ofrecernos una panorámica de Palermo desde Monreale.

El Claustro de la Catedral de Monreale

El claustro de Monreale, a los que accederemos desde fuera de la catedral son parte del monasterio benedictino adosado a la catedral.

Los arcos porticados contienen 228 columnas ricamente decoradas capiteles rom√°nicos del siglo XII obra de alba√Īiles borgo√Īeses y provenzales, y con iconografias que combinan lo religioso, con lo pagano,¬† los elementos cl√°sicos y la mitolog√≠a popular.

Las terrazas del Duomo de Monreale

Una escalinata obtenida en la torre sur, donde en varios niveles se exhiben las vestimentas y la plata del rico tesoro de la Catedral, conduce a la pasarela que, en la parte superior, circunnavega casi en su totalidad la iglesia.

A través de un pasaje exterior, que discurre a lo largo de la nave sur, se tiene una espectacular panorámica del conjunto monástico cuyo centro de vida comunitaria, además de la iglesia, era el claustro, un cuadrado de más de cuarenta metros de lado derivado del peristilo de la domus romana, símbolo del Edén, de María, de la Iglesia y del Paraíso por el que el cristiano debe esforzarse.

Está dividido en cuatro sectores, cada uno correspondiente a un jardín bíblico: el Edén primordial de Adán y Eva; el del Cantar de los Cantares, prefigurativo de la Iglesia; la de la pasión de Cristo y la escatológica.

Todo ello basado en el simbolismo del n√ļmero doce, tiene un peque√Īo claustro en la esquina oriental, delimitado por tres arcos a cada lado, donde hay una gran pila, que funciona como fuente y pileta.

En la parte de la pasarela que discurre por el interior del espesor de los muros, varias ventanas de una lanceta se abren dentro del edificio permitiendo una vista espectacular desde arriba del espacio del santuario y los mosaicos.

Una vez en la cima tienes una vista panor√°mica de la cuenca que alberga Palermo, una vez llamada “dorada” y puedes entender la orientaci√≥n de la Iglesia que quiere capturar el amanecer y otros momentos de su recorrido, en relaci√≥n a la liturgia.

También se comprende por qué los ábsides están adornados con tanta abundancia y riqueza como elementos inmediatamente visibles para quienes recorrieron el camino de Palermo para llegar a la abadía.

En la nave norte, un pasaje externo permite disfrutar desde arriba de la gran plaza que fue el claro frente al Palacio Real, ahora incorporado al Ayuntamiento y las fábricas detrás de él.

El descenso es desde la torre norte, que conserva los archivos.

Detalles

Horario:

catedral 8.30 a. m. a 12.30 p. m. y 2.30 a. m. a 5.00 p. m. de lunes a s√°bado, de 8 a 9.30 a. m. y de 2.30 a 5 p. m.

 

Precio:

La entrada a la impresionante catedral es gratuita, pero hay peque√Īos cargos de admisi√≥n para el Tesoro, los Claustros y las Terrazas, que vale la pena explorar.

Catedral gratis,
Capilla de Roano, terraza y claustro
¬†adulto / reducido ‚ā¨ 10/7

 

Ir a:

Otras Visitas que pueden interesarte

Localiza DUOMO Y CLAUSTRO DE MONREALE en el mapa