CATACUMBAS DE LOS CAPUCHINOS

CATACUMBAS DE LOS CAPUCHINOS

Piazza Cappuccini 1, Palermo.

€
Catacumbas
momias de las catacumbas de los capuchinos de palermo
Ir a:

Bienvenido a las Catacumbas de los Capuchinos de Palermo, Sicilia. Situadas en los sótanos del Convento de Palermo que los monjes capuchinos tienen, en Via Cappuccini, a las afueras de Palermo. Este cementerio bajo tierra es una de las visitas turísticas más raras, morbosa, de la ciudad, pero son fascinantes para visitar, y donde podrás observar las cerca de 8000 momias de Palermo.

Las Catacumbas de los Capuchinos de Palermo consisten en largos túneles comunicantes excavados en la toba, que cubren una superficie de unos 300 metros cuadrados. En estas salas se conservan unos 8.000 esqueletos y cuerpos momificados, lo que convierte a las Catacumbas de Palermo en la mayor y más extraordinaria colección de momias del mundo.

El estado en el que se conservan la gran cantidad de cadáveres y momias que hay, hacen del cementerio del Convento de los Frailes Capuchinos, uno de los lugares más impresionantes para visitar en el mundo. Un espectáculo macabro que destaca los usos, costumbres y tradiciones de hombres y mujeres de la sociedad de la ciudad de Palermo que vivió del siglo XVII al XIX. Vemos que hace más de un siglo las catacumbas ceremoniales de Palermo atrajeron a visitantes de todo el mundo intrigados por su contenido macabro y su colección de cadáveres momificados. 

Los cadáveres se enfrentan a la muerte de pie en nichos blancos, con ropas notablemente conservadas durante siglos y con carteles con sus nombres, apellidos y fecha de fallecimiento. Según la leyenda, entre estos cuerpos se encuentra el del Conde de Cagliostro, que fue buscado sin éxito por Napoleón cuando visitó el convento.

Momia de Rosalia Lombardo monasterio de los capuchinos en Palermo

Un patrimonio cultural único que, a lo largo de muchos siglos de historia, ha atraído y fascinado a curiosos de todo el mundo, entre ellos numerosos intelectuales, poetas y escritores como Alexandre Dumas, Mario Praz, Guy de Maupassant, Fanny Lewald o Carlo Levi. Es un lugar tan evocador que ni siquiera Ippolito Pindemonte se quedó insensible. Visitó las catacumbas de los Capuchinos el 2 de noviembre de 1777 y las elogió en los versos de su “Sepolcri”:

“Morte guarda li e in tema par’aver falli i colpi”.

La ciudad, agradecida y alabada por el ilustre poeta, bautizó con el nombre de Pindemonte la carretera que lleva a la iglesia de Santa Maria della Pace y, después, al cementerio.

Como llegar a  Las Catacumbas de los Capuchinos de Palermo

Llegar a las catacumbas en transporte público

Desde la Estación Central en autobús
Autobús 109 o 318 hasta Piazza Indipendenza.
Desde Piazza Indipendenza, continúe con el autobús 327 o a pie por via Cappuccini (15 minutos). En el primer cruce, gire a la derecha en via Pindemonte. Siga hasta Piazza Cappuccini, donde se encuentran la Iglesia de Santa Maria della Pace y las Catacumbas.

Desde la estación central en metro
Bájese en la parada Palazzo Reale-Orleans. Continúe a pie hacia Palazzo dei Normanni (o Palazzo Reale) y cruce la Piazza Indipendenza. Finalmente, tome via Cappuccini y tome la primera a la derecha, Corso Calatafimi. Siga hasta Piazza Cappuccini, donde se encuentran la Iglesia de Santa Maria della Pace y las Catacumbas.

Desde fuera de Palermo
Salga de la autopista en Corso Catalafimi. Siga toda la carretera y, al llegar al primer semáforo, gire a la izquierda en Via Pindemonte. Siga hasta Piazza Cappuccini, donde se encuentran la Iglesia de Santa Maria della Pace y las Catacumbas.
La plaza también sirve como estacionamiento.

Horario de apertura de Las Catacumbas de los Capuchinos

Están abiertas todos los días del año (incluidos festivos). Precaución Las catacumbas permanecerán cerradas los domingos por la tarde desde finales de octubre hasta finales de marzo. Los horarios de visita son los siguientes: 9 – 13 y 15 – 18

Precios de Las Catacumbas de los Capuchinos

El precio de la entrada es de 3,00 €.

Reglas para la visita
Para preservar el estado de conservación de las momias y en cumplimiento de las prescripciones bioéticas, los visitantes tienen prohibido tomar fotografías, filmar, tocar los hallazgos.

El Patrimonio Bioantropológico Momificado se inserta en contextos religiosos como iglesias y criptas. Por tanto, se recomienda cuidar que los visitantes sigan normas elementales de conducta, evitando el uso de teléfonos móviles y el consumo de alimentos o bebidas. También está prohibido mantener un tono de voz alto y dejar residuos.

http://www.catacombepalermo.it/

Las Catacumbas de los Capuchinos de Palermo entre la vida y la muerte

La momificación es una antigua tradición que se ha hecho especialmente popular en Sicilia, y las Catacumbas de los Capuchinos de Palermo son la máxima expresión de esta tradición, por la cantidad de cuerpos que se conservan en su interior.

Este sorprendente y fascinante panorama da testimonio del desafío del hombre a la inmortalidad y de la fuerza de una solemne costumbre arraigada en Sicilia (como en todo el Mezzogiorno anterior a la unificación) y, en particular, en la sociedad urbana de Palermo.

Momias expuestas en las Catacumbas de Palermo
Momias de las Catacumbas de los Capuchinos de Palermo

Los pasillos de la muerte de las Catacumbas de los Capuchinos de Palermo

Las momias se colocaron en diferentes pasillos según la profesión, el sexo y el estatus social. El grupo más antiguo está formado por el corredor de los frailes capuchinos, momificado con el hábito, típico de su orden.

También está el pasillo dedicado a los prelados, que guardan ricas vestimentas sacerdotales. El pasillo de las mujeres es encantador, vestidas con ropas bordadas y con bonetes ornamentales en la cabeza. En una capilla, conocida como la Capilla del Crucifijo, están los cuerpos de jóvenes vírgenes.

En el pasillo de los hombres yacen figuras de la burguesía emergente de Palermo. En medio de este pasillo se puede ver el último colador visible. Está la capilla de los niños y el pasillo de las familias (que agrupa a las momias de una misma familia).

El pasillo de los profesionales contiene las momias de médicos, abogados, pintores, oficiales y soldados, entre ellos el pintor Velásquez, los escultores Filippo Pennino y Lorenzo Marabitti y el cirujano Salvatore Manzella.

Que ver en el Interior de las Catacumbas de los Capuchinos de Palermo

La mayoría de las momias que veras en las Catacumbas de Palermo (unas 8.000 momias) son del siglo XIX. Después del embalsamamiento, los cadáveres se colgaron por las paredes del cementerio vestidas con sus mejores vestimentas, que todavía usan con orgullo, como el oficial militar con un uniforme completo con sombrero de tricornio del siglo XVIII.

Aunque las galerías fueron excavadas en el siglo XVI y el primer hombre enterrado en estas catacumbas sera el 16 de octubre de 1599, el hermano Silvestro de Gubbio tendrá el honor de ser la primera momia de esta colección. Los cuerpos y momias de esta gran cripta de Palermo están agrupados según la profesión, el sexo y la edad. Cuando eran enterrados todos los cuerpos y momias tenían ojos de cristal pero los soldados americanos saquearon todos tras el desembarco en Sicilia durante la II Guerra Mundial.

Los túneles dan una sensación un poco espeluznante y la experiencia puede ser bastante emotiva; conviene mantener el silencio, respeto y cuidado por los antepasados. Esta visita puede ser inquietante para algunos. No está permitido hacer fotos a las momias y cadáveres de las catacumbas de Palermo y los visitantes deben tratar el lugar con respeto, manteniendo el ruido al mínimo. Los cuerpos y momias de esta gran cripta de Palermo están agrupados según la profesión, el sexo y la edad.

Hileras de momias del convento de los Capuchinos de Palermo
Interior de las Catacumbas de ls Capuchinos de Palermo

Origenes de las Catacumbas de los Capuchinos de Palermo

Las Catacumbas de los Capuchinos de Palermo surgieron como lugar de enterramiento de los monjes del monasterio, y su desarrollo actual es en cierto modo fruto del azar.

Los frailes capuchinos se instalaron en Palermo, en la iglesia de Santa Maria della Pace, en 1534. Habían creado un cementerio en el que enterrar a sus hermanos cavando una fosa común que se abría, como una cisterna, bajo el altar de Santa Ana. Los fallecidos fueron bajados a esta tumba/cisterna desde arriba, envueltos en una sábana.

Sin embargo, pronto la fosa/cisterna se hizo insuficiente y en 1597 los frailes decidieron construir un cementerio más grande. Así que empezaron a excavar las Catacumbas (así se definía “cualquier cementerio subterráneo” en una Disposición Papal del 380 d.C.) detrás del altar mayor, se dice, aprovechando la existencia de antiguas cuevas. Después de dos años, el nuevo cementerio estaba listo.

Cuando los frailes trasladaron las reliquias de sus hermanos enterrados en la primera fosa al nuevo cementerio, se sorprendieron al ver que cuarenta y cinco cuerpos habían permanecido prácticamente intactos, momificados por supuesto.

Este hecho fue interpretado como una señal de benevolencia celestial, y los frailes decidieron no enterrar más estos cuerpos, sino exponerlos de pie en nichos colocados alrededor de las paredes del primer corredor de las catacumbas.

El primer cuerpo que se depositó en el nuevo cementerio subterráneo fue el de Fray Silvestro da Gubbio, que todavía se exhibe con un cartel conmemorativo del acontecimiento (16 de octubre de 1599).

momia de silvestro da gubbio
Silvestro da Gubbio

Historia de Los Capuchinos de Palermo

El increíble descubrimiento de 45 cadáveres momificados dio naturalmente cierta fama al monasterio y los frailes empezaron, poco a poco, a recibir un número creciente de cadáveres “seculares” hasta que, en 1783, decidieron conceder sepultura a todos los que pudieran pagar los gastos de embalsamamiento.

Así, las catacumbas capuchinas de Palermo se ampliaron y se crearon nuevos pasillos. Y lo que debía ser el cementerio “privado” de los frailes se convirtió en una especie de museo de la muerte.

Desde el siglo XVII hasta el XIX hubo miles de personas, sobre todo notables y personajes ilustres sicilianos, que decidieron confiar los cuerpos de sus difuntos a los frailes: a cambio de ricas donaciones, éstos y sus familiares podían permitirse el eficaz proceso de momificación natural que los frailes capuchinos con el tiempo perfeccionaron, y ser expuestos dentro del cementerio.

Además del deseo de preservar el cuerpo a toda costa incluso después de la muerte, los familiares del difunto no sólo podían llorar la tumba de su ser querido, sino también verlo, hablar con él, “visitarlo” como si aún formara parte del mundo de los vivos.

El cementerio se cerró en 1880, salvo para recibir excepcionalmente dos cadáveres más a principios del siglo XX: el primero, en 1911, fue el de Giovanni Paterniti, vicecónsul de los Estados Unidos; el segundo, en 1920, fue el de la pequeña Rosalía Lombardo, que murió a la tierna edad de dos años y que ahora se conoce como la “momia más bella del mundo”.

cabeza de momia de palermo
Cabeza de momia

La momia de Rosalia Lombardo, La Bella Durmiente

Al final del primer pasillo de las Catacumbas de los Capuchinos de Palermo, en la capilla de Santa Rosalía, entre dos ataúdes de cadáveres de niñas, se encuentra el féretro increíblemente bien conservado de la pequeña Rosalía Lombardo, una niña de dos años que murió en 1920, con la conmovedora apariencia de una niña dormida.

Rosalía Lombardo, la “bella durmiente de Palermo”, fue una de las últimas personas a las que se les permitió ser enterradas en el cementerio de los frailes capuchinos.

Rosalia Lombardo hija de una familia acomodada, que nació el 13 de Diciembre en Palermo y murio de neumonia el 6 de diciembre de 1920 y que fue embalsamada por el profesor Alfredo Salafia a petición del padre, a quien su desconsolado padre decidió confiársela para que “viviera para siempre”. El cuerpo de Rosalia Lombardo se conserva casi intacto, da una sensación extraña y se hace cómica e histriónica ver el continuo desfile de visitantes que siguen la ruta, para ver el estado y hábitos de los esqueletos.

Los resultados del método utilizado por el Dr. Salafia en la pequeña Rosalía aún son visibles hoy en día: unas largas pestañas que perfilan sus ojos cerrados, un rostro regordete y colorido rodeado de mechones dorados y un lazo amarillo que sujeta su pelo hacen de la pequeña Rosalía la momia más bella del mundo.

Ahora la momia descansa en una caja de alta tecnología saturada de nitrógeno para evitar cualquier indicio de descomposición.

Unos informes de 2009 descubrieron que para realizar el embalsamado utilizaron, los siguientes ingredientes:

  • formalina (para matar bacterias),
  • alcohol (que habría contribuido a la deshidratación) glicerina (por prevenir el secado excesivo), ácido salicílico (que habría evitado el crecimiento de hongos)
  • sales de zinc (que confieren rigidez) en una especia de mezcla.

El cuerpo de la niña parece intacto, de hecho, se le realizo una radiografía donde se puede ver que la niña está perfectamente intacta. Se aprecia claramente el hemisferio cerebral como el órgano hepático. Esta tan sumamente cuidado que parece estar durmiendo, adquiriendo el apodo de La Bella Durmiente de Palermo. Y para acabar los fieles del Gattopardo podeis visitar el cementerio adyacente a las catacumbas de los capuchinos, donde está enterrado el príncipe de Lampedusa.

Y RECUERDA que desde 1599, el año del primer entierro, ningún cadáver se ha movido.  De Momento…..

Momia de Rosalia Lombardo en el convento de los Capuchinos, la bella durmiente de Palermo
Rosalia Lombardo, “La bella Durmiente” de Palermo

Alfedro Salafia, El maestro del sueño eterno

La momia de Rosalía Lombardo es el ejemplo más increíble del trabajo de Alfredo Salafia, un famoso embalsamador palermitano que dedicó su vida a investigar y estudiar cómo contrarrestar la muerte evitando que el tiempo deteriorara la forma y el aspecto de los muertos.

Salafia desarrolló un método de conservación de la materia orgánica basado en la inyección de productos químicos. El resultado fueron unas momias cuyo aspecto se conserva extraordinariamente bien incluso en la actualidad.
Se creía que la fórmula secreta basada en compuestos químicos se había perdido con la muerte de Salafia, unos años después de la preparación del cuerpo de la pequeña Rosalía Lombardo.

Sólo recientemente, el estudio de unas hojas manuscritas conservadas por los herederos por un joven antropólogo siciliano, Dario Piombino-Mascali, ha sacado a la luz la fórmula milagrosa que había permitido a Salafia embalsamar cadáveres ilustres.
Una única inyección intravascular de formol, glicerina, sales de zinc, alcohol y ácido salicílico, a la que Salafia solía añadir un tratamiento de parafina disuelta en éter para mantener el aspecto vivo y redondeado del rostro.

Este método fue tan eficaz que el cuerpo de la pequeña Rosalía Lombardo, analizado recientemente con una máquina de rayos X muy sofisticada, todavía revela la presencia de todos sus órganos internos, en particular el cerebro, el hígado y los pulmones.

A lo largo de su vida, Salafia embalsamó más de un centenar de cadáveres, entre los que se encontraban personajes ilustres como el estadista Francesco Crispi, el cardenal Michelangelo Celesia, el senador Giacomo Armò, el etnógrafo Giuseppe Pitrè o el conde de Francavilla.
Y entre los que aún se conservan en la cripta de los Capuchinos, además de la pequeña Rosalía, su hermano Ernesto Salafia y el vicecónsul Giovanni Paterniti.

Las Tecnicas de momificación

Una momia es un cadáver que se ha conservado después de la muerte para que no se descomponga. Un cuerpo que conserva parte de sus tejidos blandos, como la piel, el pelo o los músculos, se considera una momia y no un esqueleto. Esto puede ocurrir como un proceso natural, llamado momificación natural, o como un proceso intencional, llamado momificación artificial.

Los Hermanos menores capuchinos de Palermo, comenzaron a momificar y embalsamar los cuerpos de los nobles de la ciudad en 1533. La tradición continuó durante siglos hasta que en 1920 se embalsamó el último cuerpo (una niña de siete años llamada Rosalía Lombardo), una de las momias más famosa de las Catacombe dei Cappuccini.

Los procesos para la conservación de los cuerpos son los siguientes:

  1. mantener el cadáver en una cueva de ambiente muy seco para que el cuerpo “sude” la humedad durante ochos meses.
  2. despues dejarlo secar al sol, dandole antes un baño de vinagre al aire libre hasta que la piel se acartone, dotando a las momias esos gestos de la cara y muecas grotescas y desencajadas.
Momia en Los capuchinos de Palermo

Momificación Natural

La mayoría de los cadáveres de las catacumbas de Palermo han sufrido un proceso de momificación natural.
La momificación natural es un proceso de transformación del cuerpo basado en la deshidratación: al eliminar los fluidos presentes en los tejidos, se detiene el crecimiento bacteriano y, en consecuencia, también el proceso de putrefacción del cuerpo.
Y este es el proceso que los frailes capuchinos perfeccionaron tras el prodigioso hallazgo de cuarenta y cinco cadáveres prácticamente intactos: tras la muerte, los frailes llevaban los cuerpos de los difuntos al “colador”, donde se les extraían los órganos internos; en su lugar, se añadía paja u hojas de laurel para ayudar al proceso de deshidratación.

Durante casi un año, los cuerpos estuvieron encerrados en estas salas subterráneas de baja humedad, tumbados horizontalmente sobre estructuras especiales de drenaje, perdiendo lentamente el agua de sus tejidos y secándose. A continuación, los cuerpos se colocaban al aire libre y se limpiaban con un poco de vinagre. A continuación se les vistió con sus mejores galas y se les colocó en el nicho que se les había reservado.
Al final, la piel adquirió la consistencia del cuero y un color marrón y el cuerpo se caracterizó por un peso reducido y una rigidez general.

Baños de Arsenico

Para hacer frente a las epidemias, se añadían baños de arsénico o de leche de cal en determinadas épocas. Los resultados fueron momias sorprendentemente intactas, incluso hoy en día. Este es el método utilizado para el cadáver de Antonio Prestigiacomo, que descansa de pie en un nicho con el rostro rojizo.

Momificación Artificial

La momificación artificial también se conoce como embalsamamiento y se consigue mediante inyecciones de sustancias químicas.
En las catacumbas de Palermo, este proceso de conservación de los cuerpos sólo se utilizaba ocasionalmente. Un caso célebre es el de Rosalía Lombardo, una niña de dos años de Palermo que murió en 1920 y fue embalsamada por el doctor Alfredo Salafia. El resultado sigue siendo visible hoy en día: su rostro sereno, los rizos dorados que caen sobre su frente, su piel suave y relajada le dan una increíble sensación de vida, hasta el punto de ser considerada la “momia más bella del mundo”.

Detalles

Telefono: 390916527389

Website: http://www.catacombepalermo.it/

Horario:

Horario de apertura de Las Catacumbas de los Capuchinos

Están abiertas todos los días del año (incluidos festivos). 9 - 13 y 15 - 18

 

Precio:

Precios de Las Catacumbas de los Capuchinos

El precio de la entrada es de 3,00 €.

Ir a:

Otras Visitas que pueden interesarte

Localiza CATACUMBAS DE LOS CAPUCHINOS en el mapa